Preámbulo: Nosotros, las y los parlamentarios de 27 países reunidos en Tokio, Japón del 2 al 3 de julio de 2008, para discutir sobre la población y asuntos de desarrollo sostenible, centrándose en la correlación entre el cambio climático y la población, incluyendo la salud reproductiva, el cuidado médico primario, la seguridad alimentaria y las nuevas y re-emergentes enfermedades infecciosas. Reafirmamos la demanda del 2007 de Berlín y todas las declaraciones anteriores de las reuniones parlamentarias sobre el desarrollo poblacional.

Nosotros RECONOCEMOS que:

1) El involucramiento de la sociedad civil y el trabajo conjunto con las y parlamentarios son esenciales para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODMs).

2) El acceso al cuidado de la salud es un derecho humano.

3) Los asuntos de salud global, las dinámicas de la población, el cambio climático y la seguridad alimentaria se interconectan y requieren una respuesta efectiva, incluyendo la promoción del logro de los ODMs.

4) La dirección del tamaño de la población, la distribución y el crecimiento son muy importantes para atenuar el impacto del desarrollo de la humanidad en el medio ambiente, incluido el cambio climático.

5) La dirección del desarrollo de la población requiere el acceso universal a la salud reproductiva, incluyendo la planificación familiar, la reducción de la mortalidad infantil, mortalidad materna y de los embarazos adolescentes, y la participación de ambos géneros.

6) La consolidación de sistemas de salud es una prioridad para mejorar la salud reproductiva, específicamente la planificación familiar materna de la salud. Esto también se necesita para producir respuestas eficaces a las situaciones de emergencia que se presentan en el cambio climático que afecta en gran parte al segmento más pobre de la población, particularmente, las mujeres y los niños/as.

7) En las actuales proyecciones, la población global crecerá al 20%, llegando a ocho mil millones antes de 2025. Esto creará demandas sin precedentes en recursos globales. Cubrir esta demanda creciente requerirá una respuesta continua y de largo plazo a nivel global y en los niveles nacionales.

8) La pobreza, la desnutrición, la malaria, la tuberculosis, el VIH, otras enfermedades infecciosas, la carencia de agua potable y de saneamiento, son algunas de las cargas más significativas en el contexto del desarrollo sostenible.

9) Los hombres y las mujeres tienen la responsabilidad de mejorar los resultados de la salud reproductiva.

10) Existe la necesidad de atender las necesidades insatisfechas de servicios de salud reproductivos, incluyendo la planificación familiar.

11) Prestar particular atención a los sistemas totales de salud, que posibilitaran el acceso universal a la salud reproductiva, la prevención de nuevas y re-emergentes enfermedades infecciosas en todos los niveles y la promoción de salud de los ODMs; y pondrá en su lugar planes adecuados de respuesta de emergencia para tratar los desastres naturales causados por el cambio climático.

12) Existe la necesidad de asegurar el acceso al cuidado de salud desde un enfoque de género que tenga en cuenta el factor de igualdad, incluyendo la prevención de nuevas y re-emergentes enfermedades infecciosas en todos los niveles.

13) Las y los pequeños productores juegan un rol importante en la administración de los recursos naturales y del rescate del carbón, por ello pueden ser parte importante en el diseño de estrategias para la mitigación del cambio climático. En el mundo los/as pequeños productores son 450 millones, los mismos que alimentan a sus familias que suman cerca de dos mil millones de personas que viven en zonas rurales.

Llamada a la Acción a: Jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de los Ocho a actuar urgente:

1) Integrar los asuntos de población y las estrategias de la reducción de la pobreza en todas las respuestas para el cambio de climático.

2) Retomar los objetivos de acceso universal a la prevención, tratamiento y cuidado del VIH-Sida hasta el 2010, según lo prometido en Gleneagles; revitalizar la agenda de la salud reproductiva y de la planificación familiar en todo el mundo para alcanzar la igualdad de género; reducir la mortalidad neonatal y mortalidad materna y la morbilidad, incluyendo la fístula obstétrica y los abortos inseguros.

3) Incrementar la inversión en el desarrollo de nuevas tecnologías para la prevención de enfermedades, tales como microbicidas y vacunas; y transferir estas tecnologías a los países en desarrollo

4) Asegurase que los países en vías de desarrollo tengan igualdad de acceso a las medicinas esenciales, ya sean genéricas o patentadas.

5) Proporcionar la ayuda técnica y financiera adecuada para consolidar los sistemas básicos de salud, incluyendo la capacitación y la retención de trabajadores/as en salud. Esto incluye terminar el reclutamiento activo de las y los trabajadores expertos del cuidado de la salud de países en vías de desarrollo, a menos que haya consentimiento previo entre el receptor y el país de envío.

6) Confiar en alcanzar la meta 5 de los ODMs sobre el acceso universal a la salud reproductiva antes del 2015, a través de la provisión de apoyo técnico y financiero adecuado para tratar las necesidades insatisfechas de servicios médicos y suplementos para la salud reproductiva, incluyendo la planificación familiar.

7) Utilizar la mortalidad materna, la morbilidad materna, la mortalidad infantil, y la vida como indicadores para el funcionamiento de sistema de la salud.

8) Cooperar anticipadamente en la salud global para que la acción oportuna reduzca el impacto de nuevas y de re-emergentes enfermedades infecciosas estableciendo un sistema de alarma temprana y asegurándose de que toda la gente tenga acceso a los suministros médicos esenciales.

9) Apoyar el desarrollo y la investigación global y las sociedades públicas-y privadas (PPPs) de la apoyo, para tratar los desafíos globales de la salud, tales como VIH/SIDA tuberculosis, malaria y enfermedades descuidadas.

10) Apoyar programas que promuevan formas de vida ambientalmente sostenible y sana.

11) Invertir en las y los 450 millones de pequeños productores/as para permitirles aumentar la producción con el acceso mejorado a los insumos esenciales, tales como herramientas agrícolas, semillas y fertilizantes, para responder al aumento global de la demanda alimenticia y asegurarse de que la inversión en Biodisel no ponga en riesgo la creciente competencia por la tierra agrícola para la alimentación y no comprometa la seguridad alimentaria.

12) Comprometer a los Parlamentos de los países receptores de Ayuda para el Desarrollo (ODAs-Oversides, Development Aids) transparentar el acceso de las condiciones y de los detalles de los ODAs de gobiernos receptores y de sus Parlamentos.

13) Los países prestamistas de ODAs deben reducir las condiciones constantes de acuerdo a los principios de París en cuanto al apoyo, particularmente en las condiciones de las consultas, equipos y de las fuentes para que los países receptores maximicen la utilización de los ODAs.

14) Estar de acuerdo con la financiación y planes de actuación con plazos claros en la comisión de Heiligendam (2007) de financiar $60 mil millones para tratar necesidades relativas a la salud de países en vías de desarrollo, incluyendo la ayuda de la consolidación de los sistemas de la salud y esfuerzos en las luchas contra el Sida, Tuberculosis y Malaria.

LLAMAMOS a las y los Parlamentarios para asegurarnos de que la legislación, las políticas y la financiación de lo mencionado anteriormente están bien definidas y deben cumplirse:

15) Llamamos a los países donantes y receptores para que asuman la responsabilidad compartida para alcanzar los ODMs. A los países donantes se les solicita firmemente el cumplimiento del compromiso de dar el 0.7% de GNI para la Ayuda para el Desarrollo. También se hace un llamado a los países receptores para que definan medidas que aseguren el uso transparente y eficaz de la ayuda para el desarrollo.

16) Demandamos a los gobiernos de países en vías de desarrollo fortalezcan la gobernabilidad democrática, el buen gobierno y laresponsabilidad en la fiscalización para lograr el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en sus países antes del 2015.