Organizaciones sociales de Riberalta se manifestaron contra el proyecto del gobierno de Brasil para construir represas en el río Madera compartido con Bolivia. Exigen que el gobierno evite la realización de esta iniciativa que afectaría el modo de vida de las comunidades cercanas. Denuncian que con este emprendimiento ambos países vulneran varios tratados de derecho internacional. En estas poblaciones del departamento de Beni esperan al Presidente Evo Morales para informarle lo que sucede.

VOTO RESOLUTIVO

Reunidos en la ciudad de Riberalta en fecha 28 de junio de 2008, la Federación de Trabajadores de Campesinos de la Provincia de Vaca Diez, Central Indígena de Guajaramerin, Central Indígena de la Región Amazónica del Bolivia (CIRABO), OITA, CIPOAP y Movimiento de Afectados por Represas (MAB) -Rondonia, Brasil-, declarados en estado de emergencia, luego de haber analizado la situación de las comunidades ribereñas, indígenas y campesinas; por solidaridad con nuestros hermanos y hermanas del norte amazónico, expresamos la siguientes determinaciones:

CONSIDERANDO:

Que las representaciones firmantes, cuyos derechos, integridad e intereses están siendo vulnerados y puesto en conocimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), debido a la falta de acciones y posiciones soberanas ante el gobierno brasileño.

Que habiendo conocido de la reunión gubernamental del 3 de junio, en la ciudad de La Paz, donde se trató sobre la posición y decisiones sobre el proyecto de las represas del Río Madera, en que participaron la Ministra de Desarrollo Rural, Agropecuario y Medio Ambiente, Ministro de Hidrocarburos y energía, Ministro del Agua, Superintendente de Energía, Viceministero de Recursos Forestales, Biodiversidad y Medio Ambiente;

Que a este mencionado evento no fueron convocadas las organizaciones sociales representativas de las comunidades ribereñas de la cuenca del Río Madera, a pesar de que el tema a tratarse involucra intereses y derechos fundamentales de las familias del norte amazónico,

Que en el Foro Amazónico de fecha 18 y 19 de junio 2007 en Guayaramerín, nosotros, comunidades indígenas y campesinas, organizaciones representativas participantes de dicho evento, no fuimos informados y consultados sobre los proyectos del Madera. Por tanto no dimos nuestra aceptación a tal proyecto, como falsamente ha argumentado el Superintendente de Energía.

Que no es un mandato desde nuestras organizaciones negociar en nuestro nombre compensaciones e indemnizaciones con el gobierno del Brasil.

Que en este evento gubernamental y las actividades de diferentes dependencias del gobierno competentes, hemos sido excluidos, no consultados, limitados en nuestro derecho de participación, acceso a la información y consenso sobre el rumbo de la política energética del país.

Que debido a la exclusión odiosa a nuestras organizaciones del norte amazónico, consideramos crucial superar los obstáculos para que el Presidente de la república pueda conocer directamente nuestras demandas y preocupaciones.

Que consideramos que tanto Bolivia como Brasil deben cumplir la normativa internacional, como el Convenio 169 de la OIT, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Convenio Americano de Derechos Humanos, el Protocolo de San Salvador, la Declaración Universal de la ONU de los Pueblos Indígenas, convenios multilaterales ambientales y regionales, convenciones sobre protección de agua dulce, entre otros, y principios del derecho internacional.

RESUELVE:

ARTÍCULO 1.- Las comunidades indígenas y campesinas rechazamos rotundamente los proyectos de construcción de las represas del Río Madera, que atentan nuestros intereses de desarrollo regional, derechos, salud integral, bienes y familias. Además de perturbar nuestras actividades agrícolas, de recolección y pesca, en suma, afectando la soberanía y seguridad alimentaria de nuestras regiones.

ARTÍCULO 2.- Conminamos al Gobierno de Bolivia a no negociar ni firmar ningún tipo de acuerdo, carta de intenciones, convenios, análisis y estudios de impacto ambiental, social y económico compartidos con el gobierno del Brasil sobre la construcción de represas y exclusas dentro el Complejo Hidroeléctrico del Río Madera.

ARTICULO 3.- Exigir al Presidente de la República, Evo Morales Ayma, se haga presente personalmente en la Central de Campesinos de la ciudad de Guayaramerin, en fecha 3 julio, a partir de horas 8:00 a.m., para que se reúna, escuche y dialogue directamente con las comunidades indígenas, campesinas, organizaciones sociales y personas afectadas de Bolivia y de Brasil, las bases y sus dirigentes, en riesgo por el proyecto inconsulto de represas del gobierno del Brasil.

ARTICULO 4.- Siendo conocedores de la coyuntura política actual, los convocantes garantizamos la seguridad de nuestro presidente.

ARTÍCULO 5.- En caso de que el Presidente haga caso omiso a este voto resolutivo tomaremos las medidas de presión necesarias concluido el plazo dado.

ARTÍCULO 6.- Pedimos a todas las organizaciones sociales de Bolivia, se sumen al clamor y acciones del pueblo amazónico en contra de un proyecto que no beneficia a nuestro país sino a grupos empresariales transnacionales.

ARTÍCULO 7.- Proponemos al gobierno boliviano ponga en marcha todos los proyectos de construcción de microcentrales hidroeléctricas: Tahuamanu, Machupo, Blanco y Yata, que serán la base de nuestro desarrollo regional.

ARTÍCULO 8.- Expresamos las organizaciones presentes, nuestra solidaridad con las comunidades campesinas e indígenas del Estado de Rondonia del Brasil, afectados por el comienzo de las obras de represas Santo Antonio y Jirau.

Firmado por las organizaciones participantes.

Es dado en la ciudad de Riberalta, en la sede de la Federación Regional de la provincia Vaca Díez, a los 28 días del mes julio de 2008.