Riberalta, (SENA).- Comunidades indígenas y campesinas del Norte Amazónico dieron plazo hasta el jueves 3 julio al Presidente Evo Morales para que se haga presente en la población de Guayaramerín y oficialice el rechazo de su gobierno a la construcción de represas del Complejo Hidroeléctrico del río Madera, proyecto impulsado por el gobierno de Lula para favorecer a los intereses transnacionales de Brasil.

Dirigentes de la Federación de Trabajadores de Campesinos de la Provincia de Vaca Diez, Central Indígena de Guajaramerín, Central Indígena de la Región amazónica del Bolivia CIRABO, OITA, CIPOAP y del Movimiento de Afectados por Represas (MAB) de Rondonia-Brasil se reunieron de emergencia el sábado en Riberalta para analizar la situación de comunidades ribereñas que serán seriamente afectadas por las represas en ambos países.

El cónclave, que reunió a 171 representantes campesinos e indígenas en Riberalta, fue convocada luego de conocerse que el Presidente, el pasado 3 de junio, determinó negociar con el gobierno de Brasil la mitigación de los impactos ambientales, sociales y económicos de la construcción de las represas, sin haber consultado a las “organizaciones sociales representativas de las comunidades ribereñas de la cuenca del Río Madera, a pesar que el tema a tratarse involucra intereses y derechos fundamentales de las familias del Norte Amazónico”.

En el voto resolutivo que se emitió, las organizaciones sociales denunciaron que el Foro Amazónico del 18 y 19 de junio de 2007 en Guayaramerin “no fue realizado para informarnos y consultarnos sobre los proyectos del Madera, por tanto, no dimos nuestra aceptación a tal proyecto, como falsamente fue argumentado por el Superintendente de Energía”.

El documento recuerda al Presidente que “no es un mandato de nuestras organizaciones se negocie en nuestro nombre compensaciones e indemnizaciones con el gobierno del Brasil”.

Las comunidades indígenas y campesinas rechazan “rotundamente los proyectos de construcción de las represas del Río Madera, que atentan nuestros intereses de desarrollo regional, derechos, salud integral, bienes y familias. Además de perturbar nuestras actividades agrícolas, de recolección y pesca, en suma, afectando la soberanía y seguridad alimentaria de nuestras regiones”.

Las organizaciones conminan al gobierno de Bolivia a “no negociar ni firmar ningún tipo de acuerdo, carta de intenciones, convenios, análisis y estudios de impacto ambiental, social y económico compartidos con el gobierno del Brasil sobre la construcción de represas y exclusas dentro el Complejo Hidrolectrico del Río Madera”.

Además, exigen al Presidente de la República que “se haga presente personalmente en la Central de Campesinos la ciudad de Guayaramerin, en fecha 3 julio, a partir de horas 8:00 a.m. y se reúna, escuche y dialogue directamente con las comunidades indígenas, campesinas, organizaciones sociales y personas afectadas de Bolivia y de Brasil, las bases y sus dirigentes, en riesgo por el proyecto inconsulto de represas del gobierno del Brasil”.

Para evitar cualquier problema en la seguridad del Jefe de Estado, “los convocantes garantizamos la seguridad de nuestro Presidente”. Pero, “en caso de que el Presidente haga caso omiso a este voto resolutivo tomaremos las medidas de presión necesarias concluido el plazo dado”.

En ese contexto, piden a todas las organizaciones sociales, campesinas e indígenas de Bolivia que se sumen al clamor y a las acciones del pueblo amazónico en contra de un proyecto que no beneficia al país sino a grupos empresariales de Brasil vinculados a las transnacionales.

Propuesta alternativa

Los campesinos e indígenas en emergencia proponen al gobierno boliviano que “ponga en marcha todos los proyectos de construcción de microcentrales hidroeléctricas: Tahuamanu, Machupo, Blanco y Yata que serán la base de nuestro desarrollo regional”.

Estos proyectos aprovechan el potencial existente del Norte Amazónico, se adadptan a la escala de las necesidades locales, es energía renovable que provoca daños ambientales de poca magnitud, puede recibir créditos de carbono por sustitución de gases de efecto invernadero, mejoran la fiabilidad del sistema su implementación es flexible, su costo y puesta en marcha es reducido en comparación a las “megarepresas” sobre el Madera.

Asimismo, las organizaciones presentes expresaron su solidaridad “con las comunidades campesinas e indígenas del Estado de Rondonia del Brasil, afectados por el comienzo de las obras de represas Santo Antonio y Jirao” que comenzarán a construirse en ese país a partir de agosto próximo y que comenzaron a ser desplazados y amedrentados por la fuerzas militares y policiales, ante su oposición.

El complejo del Madera

El Complejo Hidroeléctrico sobre el río Madera incluye la construcción de una hidrovía de 4.200 Km de largo que hará posible la navegación de grandes embarcaciones en los ríos Madera, Madre de Dios y Beni para el transporte de fluvial de la soya brasilera a regiones de Matto Grosso y Rondonia a puertos del Pacífico y de agrocombustibles (palma africana, piñon o caña de azúcar).

También es parte las cuatro represas hidroeléctricas con exclusas para la navegación, situadas dos en el Brasil (San Antonio y Jirau), la tercera en aguas binacionales en Guajaramerín y la cuarta en el interior de Bolivia, en Cachuela esperanza, con una producción de 17.000 MW de electricidad en total para la salud de Brasil y la apertura de nuevos territorios para el agronegocio.

VOTO RESOLUTIVO DE LOS PUEBLOS DEL NORTE AMAZÓNICO

Reunidos en la ciudad de Riberalta, declarados en estado de emergencia, en fecha 28 de junio de 2008, Federación de Trabajadores de Campesinos de la Provincia de Vaca Diez, Central Indígena de Guajaramerin, Central Indígena de la Región amazónica del Bolivia CIRABO, OITA, CIPOAP y Movimiento de Afectados por Represas (MAB) – Rondonia Brasil, luego de haber analizado la situación de las comunidades ribereñas, indígenas, campesinas, por solidaridad con nuestros hermanos y hermanas, pueblo del norte amazónico, expresamos la siguientes determinaciones:

CONSIDERANDO:

Que las representaciones firmantes, cuyos derechos, integridad e intereses están siendo vulnerados y puesto en conocimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, debido a la falta de acciones y posiciones soberanas ante el gobierno brasilero.
Que habiendo conocido de la reunión gubernamental del 3 de junio, en la ciudad de La Paz, donde se trató sobre la posición y decisiones sobre el proyecto de las represas del Río Madera, en que participaron la Ministra de Desarrollo Rural, Agropecuario y Medio Ambiente, Ministro de Hidrocarburos y energía, Ministro del Agua, Superintendente de Energía, Viceministero de Recursos Forestales, Biodiversidad y Medio Ambiente;
Que a este mencionado evento no fueron convocados las organizaciones sociales representativas de las comunidades ribereñas de la cuenca del Río Madera, a pesar que el tema a tratarse involucra intereses y derechos fundamentales de las familias del norte amazónico,
Que en el Foro Amazónico de fecha 18 y 19 de junio 2007 en Guayaramerin, nosotros comunidades indígenas y campesinas, organizaciones representativas participantes de dicho evento, no fue realizado para informarnos y consultarnos sobre los proyectos del madera, por tanto no dimos nuestra aceptación a tal proyecto, como falsamente fue argumentado por el Superintendente de Energía.
Que no es un mandato desde nuestras organizaciones se negocie en nuestro nombre compensaciones e indemnizaciones con el gobierno del Brasil.
Que en este evento gubernamental y las actividades de diferentes dependencias del gobierno, competentes, hemos sido excluidos, no consultados, limitados en nuestro derecho de participación, acceso a la información y consenso sobre el rumbo de la política energética del pais.
Que debido a la exclusión odiosa a nuestras organizaciones del norte amazónico, consideramos crucial superar los obstáculos que hacen el presidente de la república no pueda conocer directamente nuestras demandas y preocupaciones.
Que consideramos que tanto Bolivia como Brasil, deben cumplir la normativa internacional, como el Convenio 169 de la OIT, Declaración Universal de los Derechos Humanos, Convenio Americano de Derechos Humanos, Protocolo de San Salvador, Declaración Universal de la ONU de los Pueblos Indígenas, convenios multilaterales ambientales y regionales, convenciones sobre proteccion de agua dulce, entre otros y principios del derecho internacional.

RESUELVE:

ARTÍCULO 1.- Las comunidades indígenas y campesinas, rechazamos rotundamente los proyectos de construcción de las represas del Río Madera, que atentan nuestros intereses de desarrollo regional, derechos, salud integral, bienes y familias. Además de perturbar nuestras actividades agrícolas, de recolección y pesca, en suma, afectando la soberanía y seguridad alimentaria de nuestras regiones.

ARTÍCULO 2.- Conminamos al Gobierno de Bolivia, no proceda a negociar ni firmar ningún tipo de acuerdo, carta de intenciones, convenios, análisis y estudios de impacto ambiental, social y económico compartidos con el gobierno del Brasil sobre la construcción de represas y exclusas dentro el Complejo Hidrolectrico del Río Madera.

ARTICULO 3.- Exigir al Presidente de la República, Evo Morales Ayma, se haga presente personalmente en la Central de Campesinos la ciudad de Guayaramerin, en fecha 3 julio, a partir de horas 8:00 a.m. y se reúna, escuche y dialogue directamente con las comunidades indígenas, campesinas, organizaciones sociales y personas afectadas de Bolivia y de Brasil, las bases y sus dirigentes, en riesgos por el proyecto inconsulto de represas del gobierno del Brasil.

ARTICULO 4.- Siendo conocedores de la coyuntura política actual, los convocantes garantizamos la seguridad de nuestro presidente.

ARTÍCULO 5.- En caso de que el Presidente haga caso omiso a este voto resolutivo tomaremos las medidas de presión necesarias concluido el plazo dado.

ARTÍCULO 6.- Pedimos a todas las organizaciones sociales de Bolivia, se sumen al clamor y acciones del pueblo amazónico en contra de un proyecto que no beneficia al nuestro país sino a grupos empresariales transnacionales.

ARTÍCULO 7.- Proponemos al gobierno boliviano ponga en marcha todos los proyectos de construcción de microcentrales hidroeléctricas: Tahuamanu, Machupo, Blanco y Yata que serán la base de nuestro desarrollo regional.

ARTÍCULO 8.- Expresamos las organizaciones presentes, nuestra solidaridad con las comunidades campesinas e indígenas del Estado de Rondonia del Brasil, afectados por el comienzo de las obras de represas Santo Antonio y Jirao.