No de Irlanda

Isaac Bigio

junio 17, 2008Publicado el: 3 min. + -

La Unión Europea hace tiempo busca un acuerdo que le permita irse consolidando y dotarse de más poderes así como de una cancillería propia. Un primer intento fracasó cuando los referendos de Francia y Holanda rechazaron a la constitución europea. Por más que la mayoría de los miembros de la UE la estaba avalando, la negativa de dos Estados centrales y fundadores fue decisiva.

Tras ese fracaso todos los gobernantes firmaronel Tratado de Lisboa donde se re-combinó, aunque con una nueva forma, varios aspectos de la desechada carta magna europea. Esta vez se quiso que la ratificación solo se diera en parlamentos, con lo cual se buscaba impedir que el electorado de alguna nación volviese a ejercer un veto. Empero, Irlanda constitucionalmente estaba obligada a aprobar ello en un plebiscito, en el cual, sintomáticamente, ganó el No y con una participación y margen amplios.

Varios plantean que el voto de menos de un millón de irlandeses no puede alterar la decisión de 500 millones de europeos. Si bien Irlanda no tiene el peso de Francia y no está en condiciones de tumbar al tratado, su veredicto impulsará a los detractores de éste que hay en muchos de esos países. Crisis europeaLa Unión Europea está en crisis a raíz de que el referendo de uno de sus miembros menos poblados y centrales ha rechazado su nuevo tratado (el de Lisboa). Para el ‘Sun’, el diario de mayor venta en la lengua inglesa, el No irlandés debería servir para que los conservadores británicos, que hoy duplican al gobernante laborismo en las encuestas, presionen para que el Reino Unido apruebe un plebiscito para repudiar dicho pacto. El No no solo es impulsado por derechistas nacionalistas o antiaborto sino por izquierdistas que se oponen al recorte de ciertos beneficios sociales o por demócratas que cuestionan el hecho que el presidente de la UE no vaya a ser electo directamente por los votantes.Empero, todos los 27 gobiernos de la UE avalan dicho Tratado y quieren que éste sea ratificado en 26 de éstos para obligar a que recule Irlanda. Cuando en el 2001 un referendo irlandés rechazó al Tratado de Niza la UE persuadió a esta isla a que ratificase dicho pacto en otra consulta aduciendo que en la primera solo votaron el 35% de los inscritos. Mas, el actual referendo tiene más legitimidad pues allí sufragaron el 53% de los irlandeses. Otras opciones serían mantener el status quo buscando ir pasando gradualmente algunas reformas por consenso. Empero, los países centrales de la UE no quieren detener la marcha y podrían acordar llegar a distintos niveles de unidad dentro de la UE o a buscar relegar a Irlanda dentro de la UE como un semi-miembro especial.

Atrás