La Fiesta de la Cruz

Ramón Rocha Monroy

mayo 14, 2008Publicado el: 3 min. + -

La fiesta de la Cruz es una conmemoración muy importante en la tradición andina mientras más nos alejemos de las sociedades urbanas y visitemos las comunidades indígenas. Quizá la razón está, una vez más, en el sincretismo. El Instituto de los Andes me envió una nota sobre Jallukipa, el Señor de las Lluvias, que quisiera compartir con ustedes, sobre todo porque Jallukipa es un héroe nuestro, un héroe aymara.

Según el cronista español Bernardo Cobo, Tupac Inca Yupanqui amó a Huayru ("mujer joven, bonita y coqueta"), que era aymara, y engendraron a Jallukipa ("El que trae lluvia"), criado por su madre. Cuando llegó a su Huarachicuy (edad de convertirse en hombre), el Inca quiso darle bienes, aunque la Corte quechua se oponía porque Jallukipa era hijo no reconocido y además aymara (etnia que no era del agrado de los Quechuas, según el autor de la nota). Para decidir qué tierras darle, el Inca propuso el juego del Machahuay, una cuerda bifurcada en tres, tejida con lana de alpaca que terminaba en bolitas, una representación de los espíritus que benefician la siembra. El juego se hizo en el Cusco, en presencia de la nobleza incaica y Jallukipa ganó y en recompensa pidió el Collao, la tierra de su madre, así como las comunidades de Nunka, Ururo, Asillo, Azángaro y Pucara. De este modo, Jallukipa fue soberano de la vasta región que circunda el Lago Titikaka y se prolonga al sur por todo el Collasuyo.

Veamos qué dice la nota sobre la Fiesta de la Cruz: "Estamos en el mes de Mayo, en el Perú es mes de fiesta en todos los pueblos andinos, se festeja la fiesta de las Cruces." Los indios adoptaron el símbolo cristiano pero lo adornaron con imágenes del Sol y la Luna más una estola de color morado (deidades y color de los dioses Indios), además de los símbolos de la crucifixión. "Los hombres de la Sierra Peruana cargan en su hombro una cruz y suben apresuradamente la cima más alta perteneciente a su pueblo así como bajan corriendo. De esta forma emulan al gran Jallukipa."

La Fiesta de la Cruz o de Jallukipa tiene un alimento ceremonial: el olluko o ulluko, un tubérculo conocido en el Altiplano, que simboliza a las gotas de la lluvia y tiene entre el 82 al 94 % de agua. Sus colores son los mismos del arco iris; por eso el que come olluko en realidad está comiendo lluvia.

Cuenta el cronista que Jallukipa festejó su triunfo subiendo a toda carrera al Apu, cerro protector del Cuzco, y en la cumbre comió ollukos para agradecer a Iphuy o Iphuru (la Lluvia), que lo fortaleció para vencer a los Quechuas. Jallukipa compartió el olluko con sus seguidores y luego bajó corriendo del Apu para mostrar su fuerza; y al llegar al llano, danzó alrededor de los Ollukos.

Dice la nota que la danza es muy importante para los Aymaras, porque describe la relación entre el Creador (Apu) y su Creación (Shallka). El Apu crea danzando; «danza» su Shallka. Para los puneños, que son aymaras, "Dios es un bailarín; su Creación es una danza." Si el bailarín se detiene, la danza deja de existir y cesa la Creación.

Ojalá apreciemos la importancia de estos datos para recuperar el sentido más antiguo de nuestra Fiesta de la Cruz.

Atrás