¿Una Constitución racista?

Ramón Rocha Monroy

mayo 7, 2008Publicado el: 4 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

A primera lectura es fácil percibir que la nueva Constitución tiene la máxima extensión horizontal de la democracia, en una línea transversal que abarca prácticamente todas las relaciones sociales. Esa línea horizontal es irrenunciable porque ha sido ganada a pulso en una lucha de siglos contra la exclusión. Lo que es negociable es la línea vertical de funcionamiento del gobierno: todo el tema de jurisdicciones y competencias centrales o autónomas. ¿Puede, entonces, ser calificada de racista? Magda Lidia Calvimontes, constituyente tarijeña, viene en mi auxilio con un correo muy oportuno del cual selecciono algunos argumentos:

"Si ser racista es darle lo que les corresponde a los bolivianas y bolivianas que son indígenas (llamados así los pueblos de oriente), originarios (los pueblos del occidente) -los mismos que existen antes de la colonia española- y las comunidades campesinas (aquellos que viven de la producción de la tierra en condición de exclusión, en condiciones de pobreza, explotación), SÍ es una Constitución racista,

"Si ser racista es proteger a las mujeres victimas de violencia, SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista es proteger a los niños y niñas, adolescentes y jóvenes, de la violencia, derecho a la identidad, a la filiación de sus padres desde el nacimiento, SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista es proteger a la familia, preservando que no sean despedidos de sus fuentes de trabajo el padre ni la madre cuando el bebé esta en gestación hasta que cumpla un año, SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista es establecer que el Estado debe otorgar recursos económicos a los que no lo tienen para que puedan educarse hasta salir bachiller, como el bono Juancito Pinto, SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista es proteger los recursos naturales para que beneficien a todos los bolivianos y bolivianas, para que no se vendan a precio de gallina muerta, SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista es castigar a todos los corruptos, establecer la imprescriptibilidad de los delitos contra "los ladrones de cuello blanco", que nunca más podrán ser funcionarios públicos, a todos los que otorgan contratos a sus parientes, a aquellos que manipulando a fiscales y jueces logran actualmente la paralización de procesos de responsabilidad en la Fiscalía General de la República, SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista es la entrega de los títulos de bachillerato gratuitos y de manera inmediata, SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista es establecer que todos los bolivianos y bolivianas tienen derecho al agua, al alcantarillado, a la luz, a las telecomunicaciones, SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista es proteger a los adultos mayores reconociéndoles su derecho a la jubilación (Renta Dignidad), SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista es proteger a los discapacitados, obligando al Estado a cumplir políticas públicas prioritarias, SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista es obligar a las Prefecturas a otorgar los recursos a los municipios para que establezcan políticas públicas a favor de las mujeres, niñas, niños y adultos mayores, SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista es reconocer las formas de organización de los pueblos indígenas, pueblos originarios y comunidades campesinas, respetando sus usos y costumbres;, pueblos indígenas cautivos, manejados por patrones que violan a las hijas de los indígenas y no pagan salarios justos, SÍ es una Constitución racista

"Si ser racista implica la redistribución de la tierra a favor de muchos en contra de las 16 familias que acaparan las tierras productivas, SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista implica que las autoridades judiciales deben ser elegidas, previa calificación de sus méritos, sin apoyo de ningún partido, por voto popular y no por un grupo de personas que tienen el poder, SÍ es una Constitución racista.

"Si ser racista es reconocer el derecho de los departamentos productores de recursos naturales a sus regalías, Sí es una Constitución racista.

Magda Lidia subraya que si la nueva Constitución permite realizar una revolución en democracia y visibilizar a todos los invisibles del país, y aun así es calificada de racista, ella se autodenomina como racista.

Atrás