Mediante el decreto 29544 promulgado este jueves, el Presidente Evo Morales obligó a la empresa italiana ETI Eurotelecom Internacional NV a transferir al Estado todas sus acciones en la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL). La compañía fue intervenida preventivamente por un plazo de tres meses.

La empresa italiana Stet adquirió 50 por ciento de las acciones de ENTEL en 1996, en el marco del programa de capitalización-privatización de empresas estatales impulsado por el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada. Posteriormente, Stet transfirió sus acciones a la italiana a ETI.

El Decreto Supremo 29544, promulgado en una masiva concentración en La Paz al conmemorarse el Día Internacional de Trabajo, nacionaliza la totalidad del paquete accionario de ETI, incluyendo a todas las empresas subsidiarias de ENTEL en Bolivia o en el extranjero.

El paquete accionario será transferido al Estado bajo la titularidad transitoria del Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, mientras se transforme la naturaleza jurídica de ENTEL.

ENTEL SA deberá ser transformada a la tipología sociedad anónima mixta, en el marco del Código de Comercio. Para el efecto, la Junta de accionistas deberá adecuar sus normas constitutivas y estatutarias en el plazo de 180 días calendario a partir del 1 de mayo de 2008.

El Estado pagará por las acciones nacionalizadas en función de una valuación en un plazo no mayor a los 60 días a partir del 1 de mayo de 2008. El ministro de Obras Públicas Oscar Coca espera que la negociación del precio con los representantes de la empresa comience este lunes. Los inversionistas serán compensados tomando en cuenta las inversiones realizadas.

Los pasivos financieros, tributarios, laborales, comerciales y regulatorios serán deducidos una vez que se efectúe la liquidación final a la empresa, toda vez que el Tesoro General de la Nación asumió todos los pasivos de la empresa pública ENTEL antes de la capitalización.

La Superintendencia de Telecomunicaciones (SITTEL) emitió la Resolución Administrativa Regulatoria RAR 2008/1056 disponiendo la intervención preventiva de ENTEL. Fue posesionado como interventor Joel Flores Carpio por un período de 90 días.

El interventor dijo que luego de la capitalización de ENTEL primó una visión capitalista de administración sin dar preponderancia a la participación del Estado. Ahora el objetivo es combinar la visión de emprendedores, el dinamismo de los trabajadores y una innovación tecnológica que dé como resultado el mejoramiento de los servicios.

El Superintendente de Telecomunicaciones Jorge Antonio Nava Amador explicó que la intervención técnica y administrativa en ningún caso significará la interrupción de los servicios.

El gobierno emitió el Decreto Supremo N 29543 que modifica el reglamento de la Ley de Telecomunicaciones a fin de permitir que las intervenciones dispuestas por la Superintendencia de Telecomunicaciones sean más eficaces y no estén sujetas a ninguna ambigüedad, y que sean de aplicación general.

Los dividendos que generen las acciones nacionalizadas serán destinados a la reinversión, el desarrollo tecnológico y el crecimiento de la empresa, en tanto que los dividendos que corresponden a las acciones recuperadas por el Estado por Decreto Supremo No. 29101 de 23 de abril de 2007 continuarán siendo destinadas al Fondo de la Renta Dignidad.

El Decreto garantiza la continuidad laboral de los trabajadores de ENTEL. Los contratos suscritos con terceros continuarán vigentes, mientras que los contratos con empresas vinculadas a ETI EUROTELECOM INTERNATIONAL NV serán analizados caso por caso para ser ratificados o dejados sin efecto. Los contratos de prestación de servicios o de consultoría suscritos con profesionales o firmas continuarán vigentes siempre y cuando no existan incompatibilidades legales.

Razones de la nacionalización

El decreto de nacionalización de ENTEL recuerda que pese a la existencia de disposiciones legales, la italiana ETI EUROTELECOM INTERNATIONAL NV nunca emitió acciones a favor de los ciudadanos bolivianos, por lo que éstos no recibieron dividendos ni participaron o delegaron su presencia en el Directorio de la Junta de Accionistas.

Al contrario, se produjo una descapitalización de la empresa porque los capitalistas italianos no invirtieron el monto prometido y distribuyeron ganancias entre los accionistas a través de un proceso de reducción voluntaria de capital.

Los representantes de ETI aceptaron negociar la transferencia de las acciones al Estado y participaron en tres reuniones con autoridades de gobierno, pero luego interrumpieron unilateralmente las reuniones.

El Presidente Morales aseguró que su gobierno trató de negociar con los italianos durante dos años haciendo muchos esfuerzos, pero lamentablemente no hubo voluntad en la parte privada.

El 23 de abril de 2007, el gobierno dispuso que las acciones de los ciudadanos bolivianos que forman parte del Fondo de Capitalización Colectiva en ENTEL SA, administradas por Futuro de Bolivia S.A. AFP y BBA Previsión AFP S.A, sean transferidas al Estado a título gratuito.

El consorcio italiano demandó a Bolivia ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) a fines de abril de 2007, días después de que el gobierno ordenara a dos AFPS transferir al Estado 47 por ciento de las acciones de ENTEL.

El gobierno dijo estar dispuesto a asumir un juicio internacional por la nacionalización de ENTEL. Sin embargo, recordó que de acuerdo a los artículos 24 y 135 de la Constitución Política del Estado, todas las empresas establecidas en el país se consideran nacionales y están sometidas a la soberanía, leyes y autoridades de la República.