(Agencias).- El gobierno de Evo Morales aprobó un decreto que prohíbe la exportación de aceite. Hasta ahora, se ha restringido la exportación de carne bovina, carne de pollo, trigo, maíz, arroz y harina de trigo. Los agroindustriales del oriente se declararon en emergencia por el “golpe político” a la economía.

Entre enero y febrero, los productores de aceite exportaron 365.793 toneladas de aceite, superando las 350 mil toneladas exportadas en 2007, informó la ministra de Desarrollo Rural Susana Rivero.

En Bolivia se produce 420 mil toneladas de aceite al año, de las cuales 70 mil abastecen el mercado interno y 350 mil se exportan. Sin embargo, en solo dos meses de 2008, los empresarios sacaron fuera del país la totalidad del producto que debiera exportarse hasta fin de año. Paralelo al “boom” exportador, el precio del aceite subió en el mercado interno en un 30 por ciento.

Por ello el gobierno decidió prohibir temporalmente la exportación de aceite refinado y crudo de soya y girasol a través del Decreto Supremo 29480, aprobado este miércoles en gabinete.

“Antes no se pensaba en las familias bolivianas, se pensaba siempre en hacer negocio; ahora la prioridad es apoyar al sector productivo nacional, pero pensando en las familias bolivianas.Se trata deuna medida temporal que va durar el tiempo que sea necesario”, declaró Rivero.

El asesor de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) José Luis Baldomar declaró que esta medida”política” perjudicará al sectorproductivo y provocará la pérdida de mercados.

Los sectores productivos de Santa Cruz se declararon en emergencia preocupados por la “injerencia política en la economía”, que afectaría a 300 mil familias. Los productores afiliados a la Cainco se reúnen en un congreso el próximo martes para definir medidas.

Según los industriales, no hay razón para prohibir las exportaciones, ya que solo 15 o 20 % del aceite nacional abastece el mercado local.

A partir del 26 de marzo se comercializará aceite fabricado en Villamontes, con la soya adquirida por el gobierno, en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz a un costo de 8,50 bolivianos el litro. El Poder Ejecutivo decidió comercializar aceite barato debido a que los agroindustriales nacionales especulan.

La Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) denunció que el aceite barato que se vende en La Paz es subvencionado por el gobierno, y por tanto insostenible. El gerente general de la Cainco Daniel Velasco declaró a radio Erbol que el precio de la soya supera los 400 dólares la tonelada en el mercado internacional, lo que hace imposible lograr costos finales del aceite comestible que comercializa el Estado.

La producción de la fábrica de Villamontes es muy limitada porque su capacidad de refinación estimada es de 900 turriles mensuales, insuficiente para cubrir la demanda nacional, según la Cainco.