En noviembre, cuando comenzaron las lluvias en todo el país, la Brigada Médica Cubana integrada por alrededor de dos mil colaboradores entre médicos y paramédicos, creó un puesto de mando a nivel nacional y en cada departamento para monitorear la atención a los damnificados. Desde el comienzo de la emergencia, 174 médicos cubanos han atendido a 3.888 evacuados de 830 familias y 12.530 no evacuados de 3.099 familias, totalizando 16.418 damnificados y 3.929 familias, en 31 campamentos ubicados fundamentalmente en los departamentos de Santa Cruz y Cochabamba.

Se han ofrecido 46.124 actividades educativas dirigidas a prevenir enfermedades transmisibles tales como dengue, malaria, leptospirosis, hantavirus, enfermedades diarreicas agudas y otras de transmisión vectorial y digestiva. Se ha suministrado a la población analgésicos, antiparasitarios, antibióticos, antinflamatorios y otros.En Chapare, zona duramente afectada por las lluvias y donde se ha reportado un brote de dengue, se encuentran cinco entomólogos y un epidemiólogo cubanos, que conjuntamente con miembros del Ministerio de Salud y Deportes asesoran una intervención epidemiológica mediante la cual se han inspeccionado 130.783 depósitos de agua, se abatizaron 36.222, se destruyeron 69.008 focos vectoriales y se fumigaron 12 506 viviendas.

La Dirección de la Brigada Médica Cubana tiene distribuido al personal médico en 85 provincias y 178 municipios de los nueve departamentos del país, fundamentalmente en zonas rurales y poblaciones de escasos recursos.

Toda la asistencia médica cubana, incluida la entrega de medicamentos se ofrece de forma gratuita y en coordinación con las autoridades locales.