Documental sobre el 11E

Ramón Rocha Monroy

enero 1, 2008Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

El 11 de enero, Christian fue el único de mis hijos en ir a la concentración. En todo caso, él no pensaba de ninguna manera ir porque quería viajar a Santa Cruz para su cumpleaños. Recuerdo que, a la hora del almuerzo, estuvimos hablando de que no deberíamos ser apáticos ni pasivos, porque no estaba bien que los cocaleros protestaran aquí, en la ciudad. Que protesten donde tengan que protestar, en sus lugares.

Yo les hice a mis hijos un comentario: tenemos nosotros familia en el norte de España, que son vascos y protestan en sus lugares, no van a Madrid a protestar. Eso les dije. Entonces mis otros dos hijos dijeron que tenían actividades y no fueron. Christian tampoco quería ir pero a último momento lo llamaron sus amigos…--recuerda Nelson Urresti.

Ese día dijimos: "Vamos a ir a la marcha" –recuerda la madre--. Una de mis hijas dice: "No, recién he llegado de mi trabajo, no, no quiero." Paola dice: "No, yo tengo que hacer maquetas", porque estudia Arquitectura; y Marcelo dice que debe preparar sus exámenes en la universidad. Entonces le hablo a Christian y le digo: "No seas flojo, vamos, tú no tienes nada que hacer." Y me contesta: "No, mami, si no va a ir ninguno de mis hermanos, me quedo nomás." Como qué, Christian estaba chateando en la computadora. Ya nos habíamos alistado y le digo: "Bueno, ahorita vengo"; y cuando estaba ya de salida, se fija en que yo iba con sandalias y me dice: "Ma, no vayas con sandalias, ponte zapatos para cualquier cosa." Subí a cambiarme tenis y en lo que subí justamente lo llamaron y le pasé el teléfono. Cuando bajé me dijo: "Ma, voy a ir a la marcha con ustedes." "Ah, bueno, entonces apúrate --le digo--, ya tu pa está saliendo. Llegamos a la puerta, y lo llamó otro de sus compañeros y le dijo: "Espérame, yo te voy a recoger porque no tengo polera blanca, prestame una polera blanca." Entonces dijo: "Va a venir ahorita el Gabo –uno de sus amigos-- y me voy a ir con él. Nos encontramos en la Plaza 4 de noviembre."

Blanca recuerda que al llegar al Burger King volvió a ver a Christian con sus amigos, ayudando a unos campesinos cocaleros que habían sido golpeados. Bajando el puente de Cala Cala, escuchó una detonación y vio a un joven que llevaban alzado porque había sido herido. Ella sospecha que los cocaleros cedieron al empuje de la avalancha del norte como una estratagema para atraerlos y emboscarlos. Nelson y Blanca siguieron a pie por El Prado sin resistencia. En la esquina de COMTECO, la gente de la ciudad había capturado a un cocalero y le revisaban la mochila. Blanca temía que una palabra bastara para que se desatara la violencia con el cocalero e intercedió para que lo liberaran.

Bastaba una palabra de alguien que diga: Péguenle, y lo pegaban porque fue creciendo la adrenalina --resume Nelson Urresti.

Estos son algunos párrafos del documental sobre el 11E que hemos producido este año bajo la dirección de Roberto Alem Rojo, con tomas exclusivas y entrevistas a un centenar de personas. Lo estrenaremos al cumplirse el primer año de esas jornadas luctuosas. ¡Estén atentos!

Atrás