(ABI).- El Poder Ejecutivo elevó los aranceles de importación de productos con el fin de proteger la producción nacional, pero también para nivelar los gravámenes con aquellos que rigen en la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

El gabinete ministerial aprobó el Decreto Supremo 29359 que establece un nuevo arancel aduanero de importación que va en escalas de cero, 5 por ciento, 10 por ciento, 15 por ciento y 20 por ciento para la internación de ropa, manufacturas de maderas y cuero y productos agrícolas como la cebolla y el tomate.

Hasta antes de esta modificación estaba en vigencia el Decreto Supremo 22585 del 20 de agosto de 1990, que fijaba una gradación arancelaria que iba de cero por ciento y 10 por ciento, el primero para bienes de capital y el segundo para artículos textiles.

La nueva norma fue elaborada por el viceministro de Relaciones Comerciales Internacionales Pablo Guzmán. El principal argumento para definir la medida fue que el país es autosuficiente en la producción de dichos productos, en aquellos que no lo es no se tocó los aranceles explicó. Esta escala arancelaria modificada regirá a partir de abril de 2008.

Los empresarios calificaron este jueves como “un gran avance” en la política económica y comercial del país la decisión del gobierno y pidieron a la vez acompañar la medida con políticas de protección a la producción nacional.

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) Gary Rodríguez dijo que se deja el concepto de linealidad en la aplicación arancelaria, vigente desde 1985, que iba de cero a 10 por ciento, lo que evitó avanzar en políticas sectoriales. A partir de la disposición es importante que el Gobierno desarrolle otro tipo de acciones dirigidas a proteger la producción nacional, como la de luchar decididamente contra el contrabando. “Todas las acciones deben estar orientadas a salvaguardar empleos que es lo más importante cuando se abastece el mercado interno se genera empleo, y creo que la orientación es correcta”, señaló.

Con la elevación de aranceles también se permite igualar éstos a los que rigen en la unión aduanera andina, países que además cuentan con bandas de protección de precios, mecanismo que todavía no se aplica en Bolivia.

“El año 1985 cuando se implementó la política económica neoliberal se optó por arancel del 10 por ciento, ése era el nivel generalizado casi para el 90 por ciento (de las partidas arancelarias), sólo bienes de capital tenía del 5 o 0 por ciento, lo que difería de los aranceles de la CAN donde hay cuatro niveles de 5, 10, 15, 20 por ciento”, dijo.