(ABI).- El gobierno aprobó este miércoles el Plan Productivo para la Seguridad y Soberanía Alimentaria 2008, a través del Decreto Supremo No. 29339, con el fin de garantizar el abastecimiento de alimentos en el mercado interno y frenar la especulación y ocultamiento de productos. El gobierno autorizó la importación de alimentos y estableció un mayor control en la exportación.

La ministra de Desarrollo Rural Susana Rivero expresó la preocupación del Ejecutivo por la situación que vive el país con la cadena de especulación de precios y el ocultamiento de productos que hace ver una supuesta escasez de alimentos resultado de acciones políticas que pretenden perjudicar al Gobierno.

La autoridad admitió que existe déficit en la producción de trigo y arroz porque no se satisface la demanda. En el primer caso porque la producción es mínima y, en el segundo, en atención al efecto que tuvo el fenómeno de El Niño en la zona de colonización de Santa Cruz, mientras que en los demás rubros que tienen que ver con canasta familiar no existe déficit a nivel nacional y los alimentos están en todos los mercados.

El plan establece el impulso de la producción nacional de alimentos y por ende la limitación del alza de precios, por medio de tres niveles y con una inversión de 58.9 millones de dólares.

En el primer nivel intervendrá la empresa de apoyo a la producción de alimentos (Emapa) que respaldará la producción de trigo, arroz, maíz, soya y proveerá insumos agropecuarios contando para ello con 42 millones 469 mil dólares.

En el segundo nivel se trabajará en la provisión de semilla de papa con una inversión de un millón 640 mil dólares y en el tercer nivel que corresponde al privado comunitario se realizarán transferencias no reembolsables de apoyo a la producción de maíz, también en su estado de choclo, papa, tomate y cebolla con una inversión de hasta 4.883.000 dólares.

La norma también autoriza la ampliación de la liberalización de aranceles hasta el 31 de marzo de 2008 para productos que tienen problemas como el arroz, trigo y maíz, se autoriza a la vez al programa PL 480, Emapa y a la Unidad de Proyectos Especiales a realizar importaciones directas de éstos.

Por otro lado, el plan productivo instruye a partir de la fecha el registro estadístico de toda exportación de arroz, maíz, papa, tomate, cebolla, trigo, carne, aceite y azúcar en el ministerio de Producción y Microempresa.

El viceministro de mediana y Gran Empresa, Eduardo Peinado, explicó que otra de las medidas que asumió el Ejecutivo consiste en la autorización de la importación de al menos 10 mil toneladas de arroz a través del programa PL 480 disponiendo para ello 72 millones de bolivianos.

Peinado indicó que a través de esta disposición se pretende demostrar al igual que ocurrió con la harina importada de Argentina que en realidad el producto no hace falta y que nuevamente actúa el ocultamiento y la especulación.

Rivero aseguró que algo muy delicado es lo que ocurre con la carne, uno de los principales productos de consumo familiar, debido a que prácticamente su precio y la disponibilidad del alimento se decide en Santa Cruz donde se encuentran instalados 18 mataderos de los 47 que hay en el país.

La autoridad explicó que en la actualidad no hay déficit de carne, incluso existe un superávit de 1.470 toneladas, debido a que el fenómeno de El Niño afectó fundamentalmente a Beni y no a Santa Cruz y porque además el sector ganadero se vio favorecido por medidas que facilitan sus tareas.

“Tenemos hato ganadero de 6.4 millones de cabezas de ganado, Beni tiene un 47%, Santa Cruz 32% y Chuquisaca 6%. En Santa Cruz el sector ganadero no fue afectado por El Niño, no subió el combustible y el ministerio implementó al menos cuatro medidas para favorecerlos”, dijo.