(APA).- La Cámara de Ganaderos del Oriente, a través de sus frigoríficos que están distribuidos en varias villas, establecen los precios del kilo de carne en la ciudad de El Alto y La Paz, los cuales se constituyen en parámetros que toman los matarifes alteños, según los detallistas que venden el producto de primera necesidad que sufrió el alza de precio.

Esos frigoríficos que distribuyen la carne proveniente del Beni por piezas y que se denomina en gancho, son propiedad de los ganaderos del oriente, quienes están vinculados al movimiento de las logias y oligarquías de Santa Cruz, quienes se constituyen a través de sus partidos, prefectos y movimientos cívicos en obstáculos de los cambios que pretende concretar el actual Gobierno Nacional, encabezado por el presidente de la República, Evo Morales Aima.

De acuerdo al informe de los vendedores de carne al detalle en los mercados y friales de la ciudad de El Alto y La Paz, la carne puesto en gancho en los mencionados frigoríficos subió en los últimos días de 12 a 16 bolivianos. En base a ese precio se establecen los precios de la carne que provienen del Matadero Municipal de El Alto, donde se faenean reses que se rescatan de las ferias que se desarrollan en el altiplano.

Los comerciantes al detalle de la carne de res, explicaron que la carne que se vende en los frigoríficos de El Alto se lo hace por piezas que está formado por la paleta y pierna.

A esa situación, según los comerciantes detallistas se suma la falta de control por parte de las autoridades en las ferias, donde ganaderos de Chile y Perú que cuentan con más recursos económicos acaparan el ganado que es sacado en pie a esos dos países.