El 3 de noviembre los presidentes de Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela suscribirán el acta fundacional del Banco del Sur, dando inicio a uno de los proyectos financieros más ambiciosos de Sudamérica. El anuncio fue oficializado hoy en Washington por los ministros de Venezuela Rodrigo Cabezas; de Ecuador Fausto Ortiz, y de Bolivia Luis Arce Catacora.

Las autoridades económicas de estos países anunciaron también que la Comisión técnica trabaja en los detalles del acuerdo constitutivo del banco para que pueda comenzar sus operaciones desde 2008. Otro importante anuncio fue que la ciudad de La Paz será una de las dos subsedes del Banco del Sur; la otra se encontrará en Buenos Aires, Argentina, y la sede principal, tal como se acordó anteriormente, se ubicará en Caracas, Venezuela.

“El anuncio de que una subsede estará en La Paz nos llena de orgullo a todos los bolivianos, y en especial a los paceños; esperamos que nuestros hermanos latinoamericanos se sientan tan felices como nosotros por el lanzamiento del Banco del Sur”, afirmó Arce.

Bolivia, agregó, “está complacida por este hecho que marcará un hito histórico a nivel financiero internacional. Vemos con esperanza la conformación de un banco que esta en el marco y la filosofía de los países latinoamericanos y que va a satisfacer la demanda de créditos de la región y, en especial, de Bolivia que al haber recibido condonaciones, encuentra las puertas cerradas a los créditos concesionales”, dijo Arce.

Estemartes, algunos de los Ministros de Hacienda de los países que conforman el Banco del Sur participaron del Center for economic and policy reseach, uno de los eventos alternos a la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) que se realiza en la capital estadounidense.

En la oportunidad, el Ministro Arce explicó que el Banco del Sur apoyará el proceso de fortalecimiento del Estado nacional después que el modelo neoliberal lo dejara “anémico y debilitado”.

“Requerimos financiamiento para fortalecer las finanzas públicas para YPFB, la empresa petrolera del Estado, las empresas mineras y otros emprendimientos estratégicos que no pueden encontrar financiamiento con tasas concesionales en los mercados internacionales. Para Bolivia es una buena oportunidad para que en sudamérica se eliminen las asimetrías en pobreza y distribución de ingresos”, afirmó Arce en una teleconferencia.

A los siete países que la próxima semana suscribirán el importante documento constitutivo se podría sumar Colombia, pues su presidente Álvaro Uribe pidió este mes la incorporación de su país a la nueva entidad multilateral de desarrollo. El ministro de Finanzas de Venezuela Rodrigo Cabezas informó que en estos días se definirán los estatutos del Banco pero que una de las alternativas con mayor consenso es la que buscará un aporte de capital proporcional “de acuerdo al tamaño de la economía de cada país”.

Asimismo, no se fijará un aporte de capital inicial sino que este dependerá del compromiso que tenga cada país con los objetivos y propósito del Banco. También se acordó que cada país miembro deberá aportar “igual o más” de lo que tienen con los organismos internacionales “para mostrar que existe una voluntad para construir el Banco”.

El Banco del Sur tiene el propósito de financiar proyectos de desarrollo y constituirse en una alternativa de financiamiento para los países sudamericanos, apoyando con crédito, pero con una ingeniería financiera sólida y con criterios elevados de intermediación financiera, los proyectos de desarrollo en la región. En la senda de una integración “no retórica”, la iniciativa está orientada a superar las asimetrías dentro y entre naciones sudamericanas, dirigiendo su mayor atención al financiamiento de proyectos sociales en educación y salud.