Los gobiernos de Bolivia e Irán suscribieron hoy un acuerdo marco de cooperación, una declaración que impulsa el desarrollo y la cooperación entre ambos países y tres memorándums de entendimiento en materia agrícola, de comercio e hidrocarburos. Se acordó un financiamiento de hasta 100 millones de dólares para la ejecución de convenios, y decidió diseñar plan de cooperación industrial de cinco años por un monto de mil millones de dólares.

Los Presidentes Evo Morales y Mahmud Ahmadineyad celebraron los cambios políticos en Latinoamérica con el surgimiento y consolidación de gobiernos democráticos contrarios al neoliberalismo, y resaltaron el derecho de los países al desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficos, en el marco del tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares.

Morales y Ahmadineyad ratificaron su voluntad y compromiso de promover acciones políticas destinadas a la construcción de un “mundo multipolar” en aras de garantizar un mayor equilibrio y democratización de las relaciones internacionales. Ambos mandatarios fortalecerán el diálogo político y desarrollarán actividades de cooperación económica, comercial, cultural, científica, tecnológica, en inversión, construcción, manufacturas y otras áreas.

”Con el objetivo de fortalecer el diálogo político y bases comunes para futuros documentos bilaterales se firma un acuerdo marco que constituirá la base para los programas, planes, proyectos, convenios específicos y actividades que formen parte de la cooperación para el desarrollo entre Bolivia e Irán”, dice el documento rubricado por los mandatarios. Estos acuerdos se enmarcarán varias áreas económicas como la energía, minería, producción, industria, agricultura, infraestructura, forestación, agua, cultura, ciencia y tecnología, administración de recursos naturales, construcción y manufacturas. Este acuerdo marco abre la puerta a futuros convenios.

El memorándum de entendimiento en materia agropecuaria y de desarrollo rural, suscrito entre la ministra Susana Rivero y el viceministro de Irán Monsen Shater Shadejed, tiene el fin de aumentar la investigación para el desarrollo de tecnologías en el área agrícola, pecuaria, forestal y el intercambio científico y tecnológico a través del uso racional y sostenible de los recursos naturales. Se quiere facilitar el desarrollo de la cooperación técnica y científica mediante la formulación y ejecución de programas y/o proyectos en materia agropecuaria, gestión de recursos naturales, mecanización y tecnificación agropecuaria y de desarrollo rural.

Irán planea instalar en zonas rurales de Bolivia al menos 23 plantas procesadoras e industrializadoras de fabricación iraní. El diputado y presidente de la liga parlamentaria-boliviana-iraní Gonzalo Lazcano informó que las seis primeras plantas procesarán leche y papel. Están contemplados otros proyectos de innovación tecnológica en el altiplano para el mejoramiento de los camélidos, producción de quinua y leche.

Por otro lado, se acordó conformar un comité técnico binacional para desarrollar el comercio, la cooperación y asistencia técnica entre ambos países.

Se decidió también fortalecer la cooperación conjunta y complementación energética para aprovechar los recursos energéticos en bien de las dos naciones.Los ministerios de ambos países conformarán comités técnicos binacionales y las cancillerías supervisarán y evaluarán el cumplimiento del acuerdo en una comisión mixta que se reunirá periódicamente.

Se priorizará la exploración, explotación, petroquímica e hidroeléctricas. El ministro de Hidrocarburos y Energía Carlos Villegas informó que se conformarán sociedades anónimas en las cuales Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) tendrá mayoría accionaria. En el financiamiento de los proyectos energéticos, YPFB aportará entre el 10 y 15 por ciento y el monto faltante se cubrirá con créditos concesionales de Irán a 20 años plazo y 1,5 por ciento de interés. Se realizarán también proyectos en transporte y refinación de hidrocarburos. Villegas anunció que está proyectado adquirir al menos 15 equipos de perforación considerando que Irán tiene 350 unidades.

Alianza política

“Hemos tenido negociaciones constructivas y útiles, hemos quedado conjuntamente utilizar toda nuestra potencia para ayudarnos y esforzarnos en la ejecución de los proyectos con programas de construcción”, afirmó Mahmud Ahmadineyad, que está de gira por América Latina. Ayer se reunió con el Presidente de Nicaragua Daniel Ortega, con quien firmó un acuerdo por la paz. Hoy se encontró con Morales y luego viajará a Caracas, donde se entrevistará con el presidente Hugo Chávez.

Ahmadinejad expresó que Bolivia e Irán son dos compañeros que han decidido trabajar conjuntamente. Prometió que su gobierno estará para siempre al lado del gobierno de Bolivia buscando la erradicación de la pobreza de ambos países; “y los que quieran mal para nuestros pueblos no sacaran resultado alguno”.

En el encuentro histórico, Morales explicó que Bolivia tomó una decisión soberna de relacionarse con los pueblos que apuestan por la justicia e igualdad y que la firma con Irán es el inicio que abre el camino al medio oriente. Bolivia apuesta por la vía del diálogo para lograr la paz de los pueblos, porque cuando el bienestar se alcanza por la guerra es un bienestar de unos pocos, de los que temporalmente vencen, y no duran mucho. “Esta paz que vive el mundo es una paz falsa, la paz de la imposición, la paz del miedo, la paz de injusticia, la paz de la dominación, no es una paz real, es una guerra hipócrita y silenciosa que igual agrede a la humanidad”, dijo Morales.

La paz perpetua se basa en el respeto mutuo de nuestras diferencias y en el reconocimiento de la diversidad; la paz debe basarse en una justicia y un equitativo acceso a las riquezas.Morales repitió que el pueblo boliviano y los pueblos indígenas son de la cultura del diálogo y del entendimiento y que jamás promoverán la guerra, pero que tampoco se aceptará que a nombre de la paz se imponga el criterio del más poderoso. Morales convocó a trabajar por la paz perpetua, por la paz con igualdad y justicia social basada en la solidaridad, en la complementariedad, en el respeto mutuo y un acceso equilibrado a la riqueza.