Hillary Clinton continúa coleccionando escándalos

Rodolfo Faggioni

septiembre 17, 2007Publicado el: 3 min. + -

No obstante el semanario estadounidense "Newsweek" la considere como la virtual ganadora de las elecciones presidenciales del 2008 y por lo tanto el próximo presidente de los Estados Unidos, Hillary Clinton continúa coleccionando escándalos de carácter financiero como su esposo Bill durante sus ocho años de Presidente.

Las más que generosas donaciones de un modesto cartero californiano, de su esposa ama de casa y de sus hijos a la campaña electoral de la senadora de New York y ex First Lady son investigadas por el Wall Street Journal. El medio de comunicación ha descubierto que el empleado de correos chino-americano William Paw, tiene extrañas relaciones con uno de los mayores financiadores de Hillary, también él de orígen chino: el magnate neoyorquino de la industria de vestidos y de tocador Norman Hsu. El diario se pregunta si es una acción tentativa de evadir la ley electoral y sus límites de contribución. La noticia que da el matutino es reveladora de la vulnerabilidad de Hillary Clinton, que podría tener mucha dificultad en quitarse de encima, este nuevo escándalo que entorpecen esa máquina política de los Clinton.

Las polémicas han perseguido la administración de Bill Clinton desde el día de su elección a Presidente en 1992. Han empezado con la misteriosa inversión inmobiliar Whitewater al despido de los empleados de la egencia de viajes de la Casa Blanca en el llamado Travelgate, terminando con las mentiras en directa televisiva de Bill Clinton sobre su relación con Monica Lewinsky y el perdón del discutido financista Mark Rich. La lista se ha alargado en los años alimentando las dudas sobre la ética de los esposos Clinton.

Estas nuevas sospechas sobre los fondos electorales podrían debilitar mucho a la señora Clinton. El Wall Street Journal, pasando al microscopio cada contribución a su campaña electoral, ha puesto en duda la legitimitad de los 45.000 dólares donados por el modesto empleado William Paw, habitante en una modestisima casa en Daly City, California, una pequeña ciudad situada en los alrededores del aeropuerto de San Francisco. Esta suma es parte de los 200.000 dólares que los seis miembros de la familia Paw han donado a los candidatos del Partido Democrático de Hillary Clinton, no obstante que el sueldo de William Paw sea de 49.000 dólares al año.

El cotidiano ha descubierto curiosas coincidencias entre las contribuciones del empleado de correos de Daly City y el multimillonario Norman Hsu, que por cierto periodo ha transferido su residencia de un lujoso apartamento de Manhattan a la modesta casita de Paw. Por ahora no hay pruebas ciertas que Hsu haya haya usado la familia de Paw para donar más de lo que consiente la ley para la campaña electoral de Hillary Clinton También se quiere ver si hay otros prestanombres como el señor Paw y otros multimillonarios como el señor Hsu que violan la ley de los contributos a la campaña electoral.

Los legales de Hsu niegan cualquier sospecha y lo mismo hacen los componentes de la familia Paw. Seguramente pero los Paw han conquistado un lugar de honor en la "top five" de los núcleos familiares que más han contribuído a la campaña electoral de la señora Clinton, y ahora están en compañía de dinastías inmobiliares, del juego de azar y de los "hedge fund".

Atrás