Paz en San Simón

Ramón Rocha Monroy

septiembre 2, 2007Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Es bastante probable que el 64 por ciento que obtuvieron las autoridades electas de la Universidad de San Simón, les permita encarar un período de estabilidad, que se iniciará con el enorme desafío de encabezar el II° Congreso Institucional.

Juan Ríos Prado y Walter López Valenzuela, Rector y Vicerrector de la UMSS, serán posesionados este viernes, en un evento al cual hay invitados nacionales, como los ejecutivos del CEUB, el ministro de Educación y los ejecutivos de la Confederación Universitaria Docente; autoridades departamentales y municipales, Arzobispo; organizaciones sociales, como la COD, la Federación de Fabriles, la Federación Única de Campesinos, la Federación de Mujeres Bartolina Sisa, FEJUVE y otras; así como Decanos, Jefes de Carrera, jefes de Departamento y ejecutivos del Sindicato de Trabajadores Administrativos, entre otros.

Hace más de un año que San Simón ha vivido en medio de un escenario estudiantil adverso y conflictivo; pero es evidente que la gran mayoría de los estudiantes de base que concurrieron disciplinadamente a las elecciones, está cansada de tanto problema en la UMSS porque sólo quiere adquirir su profesión e incorporarse al mercado de trabajo. Esos estudiantes están cansados de soportar campañas y peleas entre docentes y estudiantes, caracterizadas por la intransigencia y la falta de voluntad para dialogar y conciliar extremos.

Las nuevas autoridades confían en el trabajo técnico de expertos que han trabajado el nuevo modelo académico para no ir con las manos vacías al II° Congreso. Es posible que se registren temas conflictivos, en particular el del voto universal, planteado por la FUL, así como el control social y la posibilidad de que la Autonomía sea desconocida por el Estado.

El voto universal plantea una ecuación simple: de un lado, 1.400 docentes; del otro, 55.000 estudiantes. Pero en realidad se trata de dos sectores que cogobiernan en términos iguales, al 50%, como no ocurre hoy en ninguna universidad del mundo, ni siquiera en la Universidad Nacional de Córdoba, donde nació la Autonomía. Esta es una ecuación compleja que necesita de una ponderación del voto; pero es posible que en el II° Congreso se discuta la incorporación del voto de los trabajadores de la UMSS, así como de los graduados de San Simón, a través de la Federación Departamental de Profesionales, como se estila en varias universidades latinoamericanas y de otros continentes.

El control y seguimiento de la comunidad al menos en la planificación estratégica de la Universidad Pública será un punto de análisis obligatorio en el Congreso. Quizá sea dificultoso extremar la presencia de los movimientos sociales en el gobierno universitario, tanto del Consejo como del Ejecutivo; pero es posible que se postule una instancia de control y seguimiento que se reuniría al inicio de cada gestión para certificar la transparencia y el cumplimiento de los objetivos de la educación superior.

Atrás