Con la emisión de tres decretos supremos (29228, 29229 y 29230) el gobierno busca resolver el problema de la especulación y garantizar la provisión de alimentos básicos como el trigo y el arroz. Los agricultores bolivianos sólo producen el 25% del trigo y arroz que se consume en el país.

“El objetivo es garantizar el abastecimiento ahora y en el futuro; un decreto baja a cero el arancel para la importación de carne, el segundo sienta las bases para una la lucha frontal contra el contrabando de harina ya que Bolivia era un país tránsito del producto que venía de Argentina y que pasaba directamente a Perú, y finalmente el otro fecreto tiene que ver con la empresa de alimentos para lograr no sólo un abastecimiento inmediato y que bajen los precios, sino que se disponga de una producción para los próximos meses”, explicó el ministro de Hacienda Luis Arce Catacora.

Con el Decreto Supremo 29228 se autorizó temporalmente la vigencia del arancel cero para la importación de carne y animales a pie. También dispuso repoblar el ganado con la compra de vaquillas para lo cual el TGN destinará USD10 millones que serán otorgados a los medianos y pequeños productores en especie.

A través del Decreto Supremo 29229 se suspende temporalmente la exportación de harina de trigo, trigo y manteca animal o vegetal y se definen los mecanismos para controlar el contrabando de esos productos, así como las sanciones para quienes infrinjan las nuevas regulaciones.

El tercer Decreto Supremo 29230 autoriza la creación de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (EMAPA) que se conformará con un capital inicial proveniente del TGN equivalente a 192 millones de bolivianos. Las actividades de esta empresa son comprar y vender insumos y productos agropecuarios, la transformación básica de trigo y arroz, y la prestación de servicios, asistencia técnica para el sistema de productivo y el alquiler de maquinaria.

La unidad productiva iniciará su trabajo con un plan piloto de siembra de 70 mil hectáreas de trigo en los departamentos de Chuquisaca, Tarija, Potosí, Cochabamba y Santa Cruz, y 10 mil hectáreas de arroz en La Paz, Santa Cruz y Beni. La ministra de Desarrollo Rural Agropecuario y Medioambiente Susana Rivero dijo que EMAPA no sustituirá la actividad productiva ni competirá con los actores rurales, sino que se constituirá en un instrumento de apoyo.

Drásticas sanciones para los contrabandistas y especuladores

El DS 29229 establece que la harina de trigo importada a través del PL-480 sólo podrá ser utilizada en la elaboración del pan de consumo popular y no productos de pastelería. El uso en otro tipo de productos, la venta a precios superiores a los establecidos, el contrabando o la acumulación de stocks serán pasibles a sanciones drásticas, como la eliminación del registro de beneficiarios del PL-480.

Las personas que sean sorprendidas cometiendo el delito de agio o que desvíen a otros países harina de trigo, trigo, manteca vegetal o animal y pan serán procesados por el Ministerio Público y se les incautará la mercadería y los vehículos de transporte.

El pan incautado será entregado a los gobiernos municipales, quienes dispondrán su venta final, mientras que el PL- 480 redistribuirá la harina de trigo incautada. El trigo y la manteca vegetal o animal incautados serán entregados al Ministerio de Producción y Microempresa para que disponga su venta inmediata, indica el artículo 9 de la norma referida a las acciones legales contra los infractores.

El Ministerio de Producción y Microempresa otorgará a transportistas y comercializadores de trigo y harina de trigo formularios de control definiendo con claridad la cantidad, peso, número de placa, nombre del comercializador o del conductor y su relevo. También registrará el número de licencia de conducir y el destino final, a los comercializadores y/o transportistas. Los transportistas y comercializadores de trigo y harina de trigo que no cuenten con el formulario para realizar esta actividad serán sancionados con el decomiso del producto transportado.

Las organizaciones sociales y personas particulares pueden denunciar a quienes especulen, cometan agio o incurran en el delito de contrabando en la Aduana, y en oficinas de las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y los gobiernos municipales. Se les reconocerá un 10% sobre el monto recaudado.

La norma será aplicada por la Aduana a través del Comando Nacional de la Unidad de Control Operativo Aduanero (COA), que en frontera coordinará y ejecutará tareas con las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional para impedir la salida de los productos. Los gobiernos municipales, a través de sus correspondientes instancias, coordinarán también con la Policía las acciones necesarias para evitar y prevenir el agio y especulación de harina de trigo, manteca animal y/o vegetal y pan.

El 5% del monto recaudado por la venta de los bienes incautados se destinará al Comando Nacional de la Unidad de Control Operativo Aduanero (COA) de la Aduana Nacional, a las FF. AA. y a la Policía. El resto será depositado en el Tesoro General de la Nación, con un informe adjunto.