El Alto, (APA).- La cantidad de harina con arancel cero que otorgará el gobierno nacional, no alcanzará para elaborar el suficiente pan para abastecer a los pobladores de la ciudad de El Alto, por lo que se verá obligados a comprar harina del mercado nacional, cuyo elevado precio generaría el incremento del precio del pan de 40 centavos a 50 o 60, según los panificadores alteños.

Las 16 mil toneladas que se importarán bajo el arancel cero, se traduce en 320 mil quintales que serán distribuidos hasta fin de año para evitar el alza del precio del pan, lo que sólo alcanzará para otorgar dos quintales a cada horno, ya que se debe distribuir en todo el país.

Según el informe del presidente de la Federación de Panificadores de El Alto, Constancio Gutiérrez, por la cantidad de harina que dispuso asignar el Viceministerio de Industria y Comercio a la ciudad de El Alto, a cada panadero le tocará a un quintal y tres arrobas, cantidad insuficiente ya que requieren de 4 a 5 quintales de harina para abastecer el alimento diario.

El dirigente considera que las autoridades de gobierno establecieron la cantidad en beneficio de El Alto tomando en cuenta los datos del Instituto Nacional de Estadística, que asigna a esa ciudad 600 mil habitantes, pero en los hechos ya ha rebasado el millón de ciudadanos.

Explicaron que para compensar la cantidad, los panaderos alteños se verán obligados a comprar harina del mercado nacional donde el costo del quintal sobrepasa los 190 bolivianos, por el que estarán obligados a elevar el precio de la unidad del pan. Gutiérrez reconoció que para mantener el precio del pan a 40 centavos en El Alto, se tuvo que reducir el peso con la finalidad de obtener un mínimo de ganancia.

Advirtió también que si la harina subvencionada por el gobierno se vende más en más de 150 bolivianos, también hay el peligro de que se decida la elevación del precio del pan.