(Cedla).- En estos últimos días en el país se ha desatado un debate en relación a sí existe o no un proceso inflacionario. El gobierno, la oposición y los analistas han entablado una discusión sobre las causas que estarían influyendo, ya sea para una subida parcial y estacional de precios ó un incremento generalizado de los mismos. Sin embargo, nadie hace mención sobre los efectos que tales situaciones provocan sobre los ingresos de los trabajadores.

Un primer aspecto sobre el que se debe llamar la atención es que del total del gasto en que incurren los hogares más pobres, en áreas urbanas, el 41,8% corresponde a gastos en el consumo de alimentos, mientras que este rubro en el caso del quintil de hogares más rico solamente significa el 14%.

En este sentido una elevación de los precios de la canasta alimentaria, si bien tendrá un impacto en el conjunto de la población, este tendrá mayores repercusiones entre los hogares pobres que destinan una mayor parte de su gasto en alimentación. Es también preciso indicar que los hogares pobres tienen un promedio de seis miembros, mientras que los hogares de mayores ingresos sólo tienen tres miembros y un nivel de ingresos cinco veces mayor.

Un segundo tema que debe señalarse es que la subida de precios se está concentrando en productos de primera necesidad, como el pan y cereales, y legumbres y hortalizas. Entre los hogares pobres el consumo de estos productos significa el 21,34% del total de sus gastos, mientras que el caso de los hogares más acomodados es solamente de 4,44%.Considerando el precio del pan de Bs. 0.30 que representa un consumo mensual de 350 panes en los hogares más pobres, es decir, 2 panes diarios para cada uno de los seis miembros del hogar; la subida del precio a 60 centavos implica para estos hogares compensar dicho incremento a través de la obtención de un ingreso adicional de BS 105, reducir el consumo de cualquier otro producto de la canasta familiar en dicho monto, o, finalmente, reducir su consumo de pan a una unidad por miembro.

De esta manera vemos, contradictoriamente, como ante la danza de cifras sobre un escenario económico “próspero” (incremento de ingresos por exportaciones de materias primas, remesas, superávit fiscal, etc.) los hogares de los trabajadores deben enfrentar el desempleo, bajos salarios e ingresos, condiciones laborales precarias, etc., que atentan contra sus condiciones mínimas de existencia.

BOLIVIA ÁREA URBANA 2003-2004ESTRUCTURA DEL GASTO DE LOS HOGARES SEGÚN QUINTILES

CONCEPTO 20% MAS POBRE20% MAS RICO

Gasto Total (En Bs.) 733 3.753

Alimentos y bebidas 41.80% 14.47%

Pan y cereales 14.37% 2.59%

Legumbres y hortalizas 6.87% 1.85%

Aceites y grasas 1.90% 0.54%

Carne 11.00% 4.27%

Leche, queso y huevos 1.68% 1.79%

Otros alimentos 5.98% 3.43%

Prendas de vestir y calzados 5.66% 5.52%

Vivienda, agua, electricidad, gas y otros 21.37% 25.76%

Transporte 8.05 9.28%

Otros 23% 44.97%

Elaboración propia con base en información del la Encuesta Continua de hogares 2003-2004 Metodología y Resultados del Instituto Nacional de Estadísticas