Kokumin Shinto

Isaac Bigio

julio 11, 2007Publicado el: 7 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Hasta antes que el Partido Nuevo del Pueblo (Kokumin Shinto) candidatease a Fujimori, éste era ignorado por la prensa mundial. Sin embargo, desde entonces, ha adquirido tal publicidad internacional que se ha convertido en el único partido japonés que aparece –según Google- en más noticias en castellano que en su propio idioma. Sin embargo, su trayectoria y potencialidades no son bien conocidos, cosa que abordaremos en este artículo.

OrígenesEn el 2005 el tema central de la política nipona fue el proyecto del primer ministro Junichiro Koizumi para privatizar el sistema de correo. Este es el más grande del mundo (emplea 400,000 trabajadores en unas 25,000 oficinas y administra ahorros por valor de $US 2,1 trillones). Cuando el Senado y unos 51 parlamentarios de su Partido Liberal Demócrata (PLD) no votaron a favor de su plan, Koizumi disolvió la cámara baja. El 8 de Agosto convocó a nuevas elecciones para el 11 de septiembre. En éstas sus partidarios lograron un gran avance pues pasaron a controlar más del 60% de dicha cámara (296 de los 480 diputados).Tras que Koizumi impidió que pudiesen candidatear por su partido varios parlamentarios que votaron en contra de la privatización postal, algunos de ellos se vieron a obligados a presentarse separadamente. Así surgieron dos nuevos partidos: el Nuevo Partido Nipón (Shinto Nippon), quien obtuvo 1,643,506 de votos (2.4%) pero solo un diputado, y el Nuevo Partido Popular (Kokumin Shinto), quien sacó 1,183,073 votos (1.7%) y 4 diputados. La razón por la cual el segundo consiguió más curules es debido a que tuvo una mejor votación en prefecturas rurales.Los rebeldes opuestos a la privatización no pudieron estructurar una fuerza alternativa al PLD, por lo que muchos de ellos han querido retornar al redil. En diciembre fueron readmitidos en el PLD el ex ministro de correos Seiko Noda y otros 10 disidentes. El mayor de los grupos escindidos (Shinto Nippon) ha estallado pues varios de sus líderes quisieran regresar al PLD.Fujimori candidatoCuando se produjo la escisión del Kokumin Shinto éste se llevó a 4 de los 109 senadores del PLD. Sin embargo, este 29 de julio se renueva la mitad de los 242 miembros de la cámara alta y Kokumin teme que sus 2 senadores que acaban con su mandato no sean re-electos. Buscando un golpe publicitario que les saque de su aislamiento, el Kokumin le ofreció a Fujimori una candidatura. Kokumin, quien nació oponiéndose a la mayor privatización del planeta, sabe que el presidente que más privatizaciones ha hecho en las Américas no encaja en su programa. Sin embargo, al llevarle en su lista consiguió un golpe publicitario que les ha ayudado a salir de su aislamiento.En estos comicios se eligen 73 senadores en 47 prefecturas y 48 mediante representación proporcional a nivel de todo Japón. Kokumin es tan chico que solo puede presentar un total de 9 candidatos en las prefecturas y 15 (incluyendo a Fujimori) por el distrito de toda la nación.PosibilidadesSi Kokumin no incrementa sustancialmente su base electoral no podría colocar a Fujimori ni a ninguno de sus candidatos dentro de los 48 senadores electos por todo el país. Fujimori asegura que su meta es que el Kokumin logre 3 millones de votos de los cuales un millón sea para él. Esto implicaría que la meta máxima del Kokumin es conseguir un 4% de los 68 millones de votantes japoneses, con lo cual raspadamente obtendría 2 senadores electos vía representación proporcional. Sin embargo, ello implicaría que Kokumin deba triplicar su electorado.En las actuales circunstancias el PLD está pasando por un mal momento y la tasa de popularidad ha bajado a la mitad desde el más del 60% que tenía en los últimos comicios. Esto se debe a recientes escándalos de corrupción, al hecho que se ha perdido la base de dato de 50 millones de pensiones y a que un ministro tuvo que renunciar por hacer apología de las bombas atómicas norteamericanas sobre Hiroshima. Los partidos que mejor pueden capitalizar ese descrédito son por el centro el demócrata (que nunca baja del 30% de los votos) y por la izquierda los comunistas (más del 7%) y los socialdemócratas (más del 5%). Todos estos tienen sólidas estructuras y tradiciones, decenas de miles de miembros y millones de votantes fieles.Kokumin no tiene una base militante y electoral o un perfil muy definidos. En ese contexto no le es fácil encontrar un nuevo nicho que le permita triplicar su votación. Fujimori, quien no puede hacer campaña en Japón, tan solo ha reunido a mil personas en un mitin público hecho con un video suyo en un camión-pantalla gigante. Encima, él busca cazar votos sin apelar a los principales temas que interesan a los nipones. Fujimori quiere aparecer como el hombre que podría lograr el retorno de varios japoneses capturados por Corea del Norte hace décadas. Esto no es lo que más preocupa a los electores descontentos por la corrupción o la crisis en el sistema de jubilaciones. Fujimori quiere mostrar las aptitudes que tuvo para liberar a los rehenes en la sede diplomática nipona de Lima como su credencial para tratar con Corea del Norte. Sin embargo, mientras en Lima él usó la fuerza, en Pyongyang él no puede emplear violencia alguna, pues los comunistas coreanos poseen misiles nucleares que Tokio carece.No es fácil que Kokumin gane un senador y menos aún que Fujimori sea el más votado de su lista. Si en Perú 2006 Fujimori dio la sorpresa de haber logrado ganar 13 de los 120 congresistas, esta vez en Japón no es lo más probable que él sea uno de los 121 senadores electos.

Sistema japonés

Japón tiene un sistema de 5 partidos: el gobiernista Liberal-Demócrata y su aliado teocrático budista Komeito; y los opositores Demócrata, Comunista y Socialdemócrata. Fuera de éstos hay una constelación de decenas de candidatos independientes, fuerzas locales y partidos esporádicos que aparecen en las elecciones pero cuyo peso en el parlamento es poco o nulo. Uno de estos mini-partidos es Kokumin. Este, hasta antes de postular a Fujimori como su candidato, estaba ignorado en la prensa mundial. Más, desde entonces, este debe ser el único partido japonés que –tal como lo revela Google- aparece en más noticias en castellano que en su propio idioma.

Fujimori pronostica que Kokumin sacará 3 millones de votos siendo un millón para él. Esto que puede sonar mucho en Perú, pero en Japón tan solo es el 4% y 1.3% de los votos, respectivamente. Esta es una meta muy ambiciosa que implicaría elegir solo a dos senadores vía representación proporcional y que Kokumin lograse triplicar su votación.

En las últimas elecciones generales peruanas sólo 6 de los 23 partidos inscritos lograron alguna de las 120 bancadas. Fuera del congreso se quedaron 17 listas que sacaron entre el 2.3% y el 0.1% de los votos. Algunas de éstas estaban ligadas a políticos conocidos como Olivera, Borea, Diez Canseco o Salinas.

Este 29 de julio se eligen en Japón 121 senadores. Solo 5 de las decenas de fuerzas que compiten en estos comicios tienen asegurados conseguir varios curules. Sin embargo, dentro de éstas no está Kokumin, el mini-partido que postula a Fujimori.

La base electoral del Kokumin sólo le permitió lograr el 0.8% de los 480 diputados que se eligieron en 2005. Para que Fujimori entre al parlamento nipón él debería lograr incrementar sustantivamente la votación del Kokumin, pues con la que hoy éste tiene ni él ni ninguno de sus candidatos podría ser uno de los senadores electos mediante representación proporcional.

Atrás