La prepotencia polaca en la UE

Rodolfo Faggioni

junio 29, 2007Publicado el: 3 min. + -

ROMA – Los mayores obstáculos para firmar el nuevo Tratado de la UE destinado a sustituir la Constitución Europea, provienen del aislamiento británico y sobretodo de Polonia, mejor dicho de sus actuales gobernantes que pretenden tener más peso en relación a sus habitantes actuales, que según ellos, sin la invasión alemana y la última guerra mundial dónde ha sido exterminado el 20% de la población nacional, Polonia en la actualidad hubiese podido contar con casi 50 millones de habitantes.

Polonia insiste con esta actitud suya, desafiando a todos los países que componen la Unión Europea y pide que se cambie el sistema de voto a doble mayoría, previsto por la nueva Constitución, que se basa sobre el número de los países y sobre el número de los ciudadanos representados, que son respectivamente el 55% y el 65%. Varsovia pretende tener más peso en virtud de los seis millones de polacos muertos a causa por la invasión nazista.

En la última cumbre europea, entre los veintisiete Jefes de Estado y de Gobierno que se han reunido en Bruselas y que ha sido presidida por la señora Angela Merkel, Canciller de Alemania, se han tenido que hacer muchas concesiones a los gobernantes polacos, los hermanos mellizos Kaczynsky. Presidente de la República es Lech y el "Premier" es Jaroslaw, fundadores del Partido "Ley y Justicia", coaligados con la "Liga de las Familias Polacas" de Roman Giertych.

La principal villanía de este trío se llama en polaco "lustracja" que significa "limpieza". Estos señores han pedido a todos los funcionarios públicos, abogados, periodistas, profesores, editores, educadores, etc., por un total de 700.000 personas, que se presentasen durante el mes de Mayo delante de un llamado "Instituto de la memoria nacional" y declarasen si han participado o han tenido relaciones con los servicios de “inteligencia” de la Unión Soviética como el triste KGB o el SB polaco. Al que no se ha presentado o no ha dicho la verdad, la pena prevista es la suspensión por diez años de la vida pública. Es el mismo “Instituto” que ha pedido diez años de prisión para el anciano general Wojciech Jaruzelski que ha proclamado en 1981 el estado de emergencia, que impidió a las tropas soviéticas la invasión de Polonia. Los hombres más representativos de Solidarnosc como el ex-premier Mazowiecky o Brobislaw Geremek se han negado comparecer o someterse a esta farsa siniestra.

Roman Giertych, que es también Ministro de Educación ha prohibido que en las escuelas polacas y en las Universidades se lean autores como Dostoyevsky, Kafka, Camus y Goethe.

Junto a Alemania, Italia, España y Francia han sido los principales protagonistas de esta difícil gestión, cuyo principal escollo era el modo de ser representados en las votaciones y la designación del Ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Europea que durará en el cargo dos años y medio. Además las decisiones de Bruselas, ahora, serán a mayoría y no a unanimidad como estaba previsto.

No pudiendo ratificar el tratado, por ahora, Europa ha perdido sus símbolos fijados por la Constitución, que son la bandera y el himno nacional y ha retardado hasta el 2014 el nuevo sistema de voto.

Atrás