¡Ya está listo el Taller!

Ramón Rocha Monroy

junio 5, 2007Publicado el: 3 min. + -

Todo está listo para iniciar este martes 5 el Taller de Estrategias Narrativas para Novela y Cine que dirigiremos este servidor y escritores y guionistas invitados en el Restaurant NA CÚNNA (Av. Salamanca 577 casi Lanza, a media cuadra de la Plaza Colón, telf. 4521982) en horario de Tanda los martes y jueves durante un mes.

No es necesario ningún requisito para asistir, pues está diseñado para jóvenes de 15 a 99 años que les guste desarrollar su capacidad innata de contar anécdotas, memorias, chismes, chistes, frases felices, rutinas de teatro o de variedades, sketches y todas las formas de ese combustible de la buena tertulia que es la expresión oral.

¿Se han fijado que, entre nosotros, la buena anécdota se define siempre por una frase feliz? El humor norteamericano es un tanto distinto, pues suele también basarse en situaciones cómicas, en gestos y gags, en guerras de pasteles, sopapos, explosiones, caras tiznadas y pantalones que se caen; en cambio nuestro humor es oral: se define por la palabra oportuna y bien dicha.

Qué se yo: es como una pregunta casual que me hizo una bella damita. Me dice:

-Ojito, ¿vos conoces algún remedio para el mal de amores?

-Ay, hija --le digo--. Esa es una enfermedad de la Edad Media. Se cura con una penicilina.

-¿Y dónde consigo esa penicilina?

-En cualquier farmacia. Cualquier penicilina te sirve. Lo que importa es quién te la pincha.

¿Ven? Ahí no hay guerras de pasteles ni mil caras ni cien gestos: apenas una frase. De ese género es, por ejemplo, lo que cuenta un amigo peruano que tiene nombre de marquesina: se llama Antonio Andaluz, escribe como los dioses y vive en Santa Cruz (acaba de publicar un libro indispensable: Memorias de una Varona). Las cosas que escribe me han sugerido un chiste: durante la misa pasan el cepillo y un viejo amarrete no da ni un centavo para el atribulado cura. El monaguillo le pregunta por qué no da limosna y el vejete contesta: Sobornar al Altísimo es un pecado bajísimo.

¿Ven?

Con esos y otros recursos se construye una poética de la palabra (si vamos a escribir una novela) o una poética de la imagen (si vamos a hacer un guión de cine. Sobre estos temas me encantaría compartir con todos ustedes un par de astucias y sobre todo consejos de tres autores extraordinarios: Syd Field, maestro de guionistas y cineastas, Richard Tobias, ídem, y García Márquez (no es necesario presentarlo).

Al Taller hay que asistir relajado, como a una buena película o a una hora veinte minutos de amena tertulia. No es necesario haber leído nada ni menos ser intelectual ni estudioso ni erudito de esos que se atiborran de teorías y al final no crean nada, o de esos coleccionistas de libros que si saliera al mercado un desodorante con olor a libros, agotarían el stock, je.

¿Ta claro?

Vénganse, pues, al Restaurant Na Cúnna, que además es un pub irlandés y sede oficial del Centro Boliviano irlandés "James Joyce", donde hay cursos gratuitos de irlandés básico o gaélico o idioma celta que es tataranieto del idioma fenicio. ¿Pueden creer? Llamen al teléfono indicado o vengan a almorzar (les aconsejo la dieta vegetariana que se llama Menú de la Buena Suerte, porque ha sido cocinado con esencia de un símbolo de Irlanda: el trébol de cuatro hojas). O escríbanme a mailto:rochamonroy@gmail.com, porque también pueden hacerlo por Internet.

Atrás