Sarko: Sí

Isaac Bigio

mayo 8, 2007Publicado el: 2 min. + -

Londres.- El sí que recibió ‘Sarko’ en las presidenciales francesas implicará que él crea sentirse fuerte para dar un viraje que afectará Europa y al mundo. El nuevo mandatario conservador marcará distancia con la forma en la que Chirac chocaba tanto con Bush y en la que éste se mostraba cauto en desmantelar el ‘estado benefactor’.

Sarkozy acercará París al eje Washington-Londres, buscará reactivar alguna forma de constitución europea y presionará al consejo de seguridad para tener una línea más hostil hacia Irán. En Francia él querrá fomentar el empleo y la inversión privada restringiendo la jornada laboral de 35 horas semanales, reduciendo beneficios sociales e impuestos a las ganancias y privatizando más servicios públicos.

Apenas él fue electo estallaron protestas violentas en varias urbes galas. En su primer discurso presidencial ‘Sarko’ se mostró cauto y conciliador. El quiere reformas a lo Thatcher que traigan ‘orden y trabajo’ pero teme desencadenar masivas protestas, dividir a su nación y no ganar las legislativas de junio.

La tercera vuelta francesa

En 1995 los republicanos gaullistas ganaron la presidencia francesa por 53% contra 47% del socialista Jospin. Sin embargo, cuando se produjeron las siguientes elecciones parlamentarias (1997) los socialistas ganaron ésta y le obligaron al presidente Chirac a tener que designar a Jospin como primer ministro con un gabinete de ‘izquierda plural’.

En Mayo 2007 Sarkozy volvió a ganar a los socialistas por el mismo porcentaje. Sin embargo, esta vez las legislativas se darán un mes y no dos años después de las presidenciales. ‘Sarko’ querrá aprovechar el momento para conseguir mayoría congresal absoluta y evitar así tener que ‘cohabitar’ con un parlamento y un premier izquierdistas.

Los parlamentarios franceses son electos por zonas y en dos vueltas. Con ese sistema se ha evitado que las extremas derecha e izquierda (que en el 2002 sumaron un 30% en las presidenciales) tengan mayor participación congresal.

Si bien ‘Sarko’ querrá sacar provecho del momento favorable a su triunfo, juega en contra suya el hecho que UDF (su eterno socio de la centro-derecha) esta vez no repitiríael mismo pacto con los gaullistas de votarse mutuamente en un segundo turno.

Atrás