El 15 de marzo es el Día Mundial de los Derechos de los Consumidores, y este año Consumers International (CI) y las organizaciones de consumidores de todo el mundo están llamando a los gobiernos a terminar con prácticas inescrupulosas de comercialización utilizadas por la industria farmacéutica. La promoción no ética de medicamentos implica informar de una manera engañosa a los consumidores sobre los medicamentos que compran, llevándolos a potenciales riesgos para su salud.

Esto fue demostrado, por ejemplo, tras casos tales como el fármaco Vioxx de Merck y el Seroxat de Glaxo Smith Kline (GSK)[1]. Continuas investigaciones de CI han encontrado: · Las violaciones están alcanzando proporciones pandémicas: El estudio de Consumers International La Salud Patentada (Branding the Cure) encontró impactantes 972 violaciones al código de prácticas de la Asociación de la Industria Farmacéutica Británica (ABPI) entre 2002 y 2005. Además, 18 de las 20 compañías investigadas se negaron a revelar públicamente sus políticas de divulgación sobre enfermedades a la población en general, dejando sin respuesta las preguntas sobre a quiénes financian y cómo promueven sus productos[2].· El marketing se está haciendo aparecer como información: El sitio web de la compañía GSK: www.depression.com permite que los consumidores se vinculen online directamente con su antidepresivo Wellbutrin. Esto es apenas un ejemplo de cómo la industria hace ver la comercialización de medicamentos como información. Además, aunque este sitio web dice que esta información es para los consumidores de Estados Unidos, personas no-residentes en ese país están utilizando activamente tales servicios. En este caso específico, los visitantes estadounidenses son menos de la mitad de todos los usuarios. Otros visitantes del sitio son de países como Canadá, India, Sudáfrica y el Reino Unido, donde la publicidad de medicamentos sujetos a receta está prohibida[3].

Se hacen negocios con las enfermedades: La amplitud del autodiagnóstico es otra táctica online usada cada vez más por la industria para crear la demanda de los consumidores hacia los medicamentos. El sitio: www.viagra.com de Pfizer, urge a los consumidores a participar en la encuesta The Sexual Health Quiz (Encuesta sobre Salud Sexual). Como el sitio indica: “es una gran herramienta para descubrir si el Viagra puede mejorar su funcionamiento sexual. Imprima los resultados y llévelos la próxima cita con su doctor”. A pesar de estar dirigida a los consumidores de EE.UU., sobre el 70% de los usuarios de viagra.com son no-residentes en ese país[4].

CI ha estado abogando por una política apropiada de Responsabilidad Social de la Empresa (RSE) en relación a la industria farmacéutica, particularmente respecto a los derechos del consumidor a la seguridad, a la información y a la promoción ética de medicamentos. Con este objetivo, CI ha realizado diversas acciones en reuniones de la Organización Internacional para la Normalización (ISO) en Lisboa, y en la Asamblea Mundial de la Salud en Ginebra durante 2006.La campaña global de CI busca que las compañías y los gobiernos se hagan responsables de la protección de los consumidores ante este tipo de promoción de medicamentos, que hace afirmaciones engañosas o falsas respecto de un fármaco, que suprime deliberadamente sus riesgos y efectos secundarios, que usa las advertencias sobre enfermedades para publicitar y vender medicamentos y no para promover la salud. El estudio de CI La Salud Patentada reveló, entre otras cosas, que la autorregulación no está funcionando adecuadamente y que los gobiernos deben hacer más esfuerzos para asegurar la debida sanción contra las compañías que atropellan los derechos de los consumidores. [1] Ambos ejemplos están detallados en http://www.consumidoresint.org/campanas/diamundial2007_6.asp en la sección Riesgos para la salud.[2] El informe de CI, La Salud Patentada (Branding the Cure) comparó las prácticas de marketing europeas de las mayores compañías farmacéuticas mundiales con las normas de Responsabilidad Social de la Empresa establecidas en varios códigos empresariales. Las compañías analizadas fueron: Abbott, AstraZeneca, Admirall Prodesfarma, Bayer, Boehringer-Ingelheim, Bristol-Myers Squibb, GlaxoSmithKline, J&J (Johnson & Johnson) Lilly (Eli), Lundbeck, Menarini, Merck Sharp Dohme, Novartis, Novo Nordisk, Nycomed, Orion Pharma, Pfizer, Roche, Sanofi-Aventi, Schering AG, Schering-Plough y Wyeth[3] Ver: http://www.alexa.com/data/details/traffic_details?q=www.depression.com&url=www.depression.com (leído: 13 marzo 2007).[4] Ver: http://www.alexa.com/data/details/traffic_details?url=www.viagra.com (leído: 13 marzo 2007).