Más de 20 mil cooperativistas mineros llegaron el lunes a La Paz para protestar contra las medidas impositivas del gobierno a punta de dinamitazos y hoy festejaron también con dinamitazos el acuerdo firmado con el Presidente Evo Morales. Por el momento no habrá aumento del Impuesto Complementario a la Minería (ICM) para los pequeños productores y en 10 días se efectivizará un crédito de 10 millones de dólares en beneficio del sector.

Dirigentes de la Federación de Cooperativas Mineras (Fencomin) y autoridades de gobierno firmaron a las 5 de la tarde un acuerdo en la Vicepresidencia de la República luego de una ardua negociación e inmediatamente se suspendieron todas las medidas de presión.

El gobierno del MAS y los cooperativistas reestablecieron sus relaciones que habían quedado truncadas en octubre de 2006 debido a los cruentos enfrentamientos en la localidad de Huanuni. “Lamentablemente después de los hechos acaecidos en Huanuni nos hemos lastimado y ahora siento que nos hemos reconciliado, un reencuentro”, dijo el Presidente Morales, luego de la firma del acuerdo.

El acuerdo firmado establece que todos los bolivianos deben tributar para que el Estado pueda cumplir con sus obligaciones sociales; los cooperativistas entienden la necesidad de democratizar el sistema impositivo bajo el principio de progresividad, es decir que quien “más gana más paga”.

El secretario ejecutivo de Fencomin Andrés Villca dijo que el ICM quedó sin efecto, pero anunció que se buscarán otros mecanismos para que el gobierno perciba por otro lado más ingresos para el Estado. “El gobierno y cooperativitas pensamos que todos deben aportar al Estado, es por eso que junto a ellos vamos discutir el carácter progresivo, para que todos aporten a la economía del estado”, dijo el ministro de Minería Guillermo Dalence.

Además, el gobierno se comprometió a tramitar créditos para el sector por un monto de 10 millones de dólares a través del Fondo Minero (Fomin) en el plazo de 30 días, y a respetar contratos en ejecución y agilizar trámites pendientes y solicitudes de ampliación de áreas de trabajo.

Por otro lado, se acordó que la representación en el directorio de Comibol será proporcional: Dos representantes de Fencomin, dos representantes de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, y dos representantes del gobierno.

El gobierno también planificará, ejecutará e intervendrá en la conformación de mecanismos de control para la centralización de la comercialización de los minerales en base a estudios que beneficien al Estado boliviano y a las cooperativas mineras.

Los ocho trabajadores cooperativistas detenidos el martes portando cachorros de dinamita fueron liberados esta mañana. Cuatro de ellos, Samuel Choque Peñafiel, Juan Quispe Torrez, Martín Durán Quispe y Esteban Gómez Quispe, serán puestos en libertad con medidas sustitutivas, es decir con la presentación de garantes.