850 millones de personas mueren de hambre

Rodolfo Faggioni

noviembre 1, 2006Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

ROMA - ¿Es mas fácil que los potentes de la tierra se preocupen de los que mueren de hambre (según la última relación de la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, se trata de 850 millones de personas en todo el mundo), o que se preocupen del cambio de clima que está poniendo a riesgo la economía, la sociedad y el ambiente terrestre?

Por cuanto sean cínicos y naturalmente poco sensibles «los grandes de la tierra» frente a la desesperación de los hambrientos, se podría pensar que por lo menos podrían ser racionales y no egoístas, capaces de entender que si el clima cambia, cambia para todos. Pero parece que no les interese del futuro de la humanidad. En dos días el mundo se ha encontrado frente a dos relaciones terribles.

La primera es la relación llamada Stern, del nombre del funcionario del Banco Mundial que ha descrito con datos y previsiones espantosas el estado del clima. Luego, la relación anual de la FAO sobre el estado de alimentación en el mundo, que hace ver como esté muy lejos el objetivo de disminuir el número de hambrientos fijado en la «declaración de Roma» del 1996. Deberían de llegar a un máximo de 420 millones en el 2015, mientras que actualmente las personas que mueren de hambre en el mundo son 850 millones. El número continúa aumentando y se encuentran concentrados casi todos, en los países a fuerte subdesarrollo. No obstante las solemnes declaraciones de los «grandes», los hambrientos aumentan de cuatro millones al año, mientras deberían de disminuír de 31 millones cada año.

El «degrado ambiental» está entre las primeras causas del hambre. En enteras regiones de Africa, los cambios de clima han favorecido la escaces de lluvias y por lo tanto la aridez de la tierra. Países, antes con exuberante vegetación, se están convirtiendo en extensos desiertos. También están las reglas crueles e inhumanas de los tratados internacionales que impiden, por ejemplo, la comercialización de los productos de los países pobres e incluso prohíben que sean cultivados imponiendo monoculturas muy a menudo con semillas ogm, devastantes para los equilibrios ecológicos, económicos, demográficos y culturales.

Diez años de palabras, discursos, lágrimas e hipocrecías no han dado ningún resultado, los pobres y los hambrientos continúan aumentando, y lo singular de todo esto es que estos han sido los años del máximo desarrollo global.

¿Es aceptable todo esto en el tercer milenio?. Mientras se consideraba el destino de los «últimos», de los deseredados, pobres, hambrientos, enfermos, el cinismo dominante podía consolarse: el desastre pertenecía a otros. Hoy que el hambre y pobreza están intimamente unidos con con la crisis ambiental, es un problema que interesa a toda la humanidad.

Atrás