Noboa: ¿va o no va?

Isaac Bigio

octubre 17, 2006Publicado el: 3 min. + -

Mientras muchos aceptaban que Correa ganaría Ecuador antes de las elecciones abrimos la posibilidad que Noboa podría ser "el derechista duro que le deje los ‘moderados' a la izquierda o el hombre que haga que Ecuador firme el TLC".

Noboa quiere imitar a García queriendo ganar la segunda vuelta polarizando al país entre él y Venezuela. Si bien él podrá tener millones para gastar, él carece de un partido estructurado y su posición está a la derecha de quienes quedaron en tercer y cuarto lugar. Es este sector intermedio (quien votó por los ‘izquierdistas' Gutiérrez y Roldós) quien puede definir el balotaje.

Mientras Humala fue obligado a radicalizar su mensaje por que no le quedaba otra opción para enfrentar al APRA aliada al resto de partidos, Correa podría arreglar con la centroizquierda.

Muchos de los derechistas más exitosos son quienes giran al centro (Suecia, Inglaterra, Chile y Brasil). Si Noboa persiste en atacar a Correa de ‘comunista' llamando a ‘romper relaciones con Caracas', él podría estar trabajando para su enemigo al pegarse mucho a un extremo.

Noboa vs Correa

La elección del octavo presidente ecuatoriano en 8 años ha demostrado ser la más cambiante e impredecible de la región. Ninguna encuestadora acertó en sus pronósticos.

Ecuador podría tener la segunda vuelta más polarizada de las últimas presidenciales latinoamericanas. Noboa es uno de los suramericanos más ricos, es muy pro-TLC y acusa a su rival de ‘comunista’. Correa es el candidato latino que más afín se ha mostrado a Chávez, es muy anti-TLC y acusa a su rival de ser parte de una clase política corrupta.

Las diferencias entre los contendores del balotaje chileno y peruano no eran abismales (como si lo son en Ecuador). Mientras en Chile Bachellet y Piñera son pro-TLC y pro-monetarismo económico, y en Perú García y Humala se reclamaban ‘izquierdistas’ y ‘antiimperialistas’, la segunda ronda ecuatoriana será entre ‘duros’ de derecha e izquierda.

Tendremos un escenario tipo México o Bolivia con la diferencia que Ecuador tiene un balotaje donde ambos polos parten de porcentajes similares y las candidaturas menores ya han sido eliminadas.

Correa y Humala

Ambos tienen en común: 1) ser outsiders ‘antiimperialistas' que crecieron desde casi nada hasta encabezar iniciales preferencias; 2) haberse masificado tras haber ido a Caracas a recibir el aval de Chavez; 3) haber improvisado un movimiento aluvional y por ende heterogéneo y frágil; 4) contar con el rechazo de los partidos históricos y con la desconfianza de la izquierda tradicional.

Correa, sin embargo, ha demostrado ser mejor orador y estar académicamente más preparado. Mientras Humala acepta poder re-negociar el TLC, Correa rechaza este en cualquier forma. Si Humala se enorgullece en haber guerreado contra el ‘terrorismo', Correa se niega a calificar a las FARC como ‘terroristas' y pide a EEUU desmantele a la base que tienen en Manta contra la guerrilla colombiana.

Sobre Correa no pende ninguna acusación de violar derechos humanos ni ha promovido nacionalismos raciales. El no presenta lista al congreso con lo cual evade montar amalgamas que explotan al llegar a éste. Debido a que su perfil es más claro él puede ser un adversario populista más difícil para los sectores pro-libre empresa.

Atrás