Elecciones en Italia: El pais dividido en dos

Rodolfo Faggioni

abril 13, 2006Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Roma ? La coalición del centro-izquierda ha ganado las elecciones en Italia. Romano Prodi será el próximo ?Premier? remplazando al magnate Silvio Berlusconi que ha gobernado por cinco años. Una derrota amarga para el centro-derecha que ha hecho de todo para evitar ese fracaso. Berlusconi propietario de los tres canales más importantes de televisión privados, de diarios y revistas, de bancos y compañías de seguros, se ha hecho ver día y noche en sus pantallas televisivas atacando e insultando duramente la coalición de Prodi.

Ha atacado groseramente a la Magistradura, a los periodistas, a los corresponsales internacionales y a quien no la pensaba como él. Para poder ganar las elecciones, en sus filas había enrolado incluso a fascistas y ex-fascistas, no le ha servido de nada.

Su gobierno se ha caracterizado más por las leyes “ad personam” que ha hecho aprobar, gracias a la mayoría absoluta que disponía tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, que al famoso “contrato con los italianos” que prometía mares y montes.

Romano Prodi ha ganado por poco, pero ha ganado. La larga competición electoral ha dejado un País dividido y herido, un País incapaz de estrecharle la mano al vencedor, como se usa en las mejores tradiciones anglo-sajonas, a las cuales Italia quiere inspirarse. Ahora que todo ha terminado con la victoria de Prodi, sería hora de tranquilidad y lucidez, de racionalidad y de normalidad, Italia necesita todo esto. El problema es que no se ve nada de esto. Las divisiones “de tribus” creadas por el antiguo gobierno han dejado huellas indelebles y preocupan a Europa y al mundo entero. No es que Italia tenga un gran peso en la globalización que caracteriza al mundo actual, pero es siempre la quinta potencia industrial, es el “trait d’union” entre el Norte y el Mediterráneo, entre el Este y el Oeste. Geográficamente es uno de los países estratégicamente más importantes de la vieja Europa. Este es el motivo por el cual debería prevalecer la razón buscando soluciones adecuadas para que Romano Prodi pueda gobernar en tranquilidad formando un “equipo” de expertos que puedan llevar otra vez Italia a ser protagonista en el panorama europeo y mundial como lo ha sido siempre.

Sería bueno que la coalición de derecha no trate de obstacular al nuevo gobierno de Prodi, que haga una oposición constructiva y concreta, una oposición en el interès del país y que tenga el coraje, sobretodo, de aceptar la derrota, para que todo regrese a la normalidad: de todo esto tiene necesidad Italia.

Atrás