El futuro Banco de Desarrollo, una de las dos entidades que el gobierno de Evo Morales creará para fomentar la producción nacional, cobrará una tasa de interés menor o igual al 10%. En la actualidad el sistema financiero cobra tasas que en algunos casos superan el 20%.

El ministro de Planificación del Desarrollo Carlos Villegas explicó que los créditos concesionales que llegan al país son al 2% y con 30 años de plazo, pero el prestatario final lo obtiene al 20% de interés en el sistema bancario.

El gobierno planea fusionar a la Nacional Financiera Boliviana (Nafibo), el Fondo de Desarrollo del Sistema Financiero (Fondesif) y los fondos Productivo Social (FPS), Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) y el Directorio Unico de Fondos (DUF), instituciones que funcionan en forma independiente, anárquica y desarticulada, para crear dos entidades bancarias que operarán en Santa Cruz y Potosí. El proyecto aún está en diseño, por lo que es difícil dar una fecha para la concreción de la fusión.

Según Villegas, Nafibo y Fondesif conformarán un solo fondo urbano, y el DUF, FPS y FNDR, un segundo gran fondo rural. Ambos constituirán el gran fondo base del Banco de Desarrollo con dos pilares, urbano y rural.

El gobierno del MAS pretende construir y desarrollar una nueva matriz productiva a partir de la generación de recursos con el negocio hidrocarburífero que se inviertan luego en la industria manufacturera, desarrollo rural agropecuario, vivienda, transporte y turismo. Se pretende mejorar la productividad de estas unidades productivas con la construcción de un Banco del Desarrollo con créditos baratos y a través de un Banco de Tecnología. Villegas garantiza que los beneficios llegarán a todos los sectores descentralizando ambas instituciones bancarias.

“Por el momento la idea es tener un banco en el Occidente, en los Valles y en el Oriente. Es decir, un solo banco con tres sucursales, de tal manera que en el Oriente estaría en Santa Cruz y en el Occidente en Potosí, lo que va a permitir ser más operativos, porque además no podemos definir un banco de tecnología con un tipo idéntico para todo el país; por ejemplo, la agricultura de Santa Cruz requiere maquinarias, equipos, implementos de trabajo diferentes a los que puede requerir Tarija, y otro tipo el Occidente, que produce quinua, papa, tarwi, etc”, explica.

El Banco de Desarrollo será una entidad financiera de segundo piso que concederá créditos concesionales. Se quiere que nadie pague más del 10%. Se hará una convocatoria para las instituciones de financiamiento que presten al 10% y de eso ganen un 2%.

El ministro asegura que van a participar muchas financieras. “Con que participen entre tres y cuatro bancos, nosotros ya cubrimos el país y éstas van a ser instituciones reguladas y no reguladas por el sistema bancario”, ejemplificó Villegas.