El programa del MAS deja bien clara su apuesta esencial en contra de la corrupción. Desde el primer día en el gobierno aplicará esa norma, que se dejará ver por medio de medidas tajantes y radicales contra los corruptos, cualquiera que sea el puesto que ocupen, quien quiera que sean, sin distinciones de tipo alguno, al margen del carnet de partido que posean.

El MAS felicita públicamente a los dirigentes de la Red Anticorrupción por la Encuesta Nacional del Costo de la Corrupción y recuerda el 5º punto de su compromiso electoral contra la corrupción y la impunidad.

La citada encuesta, que avergüenza a Bolivia, está muy bien, pero hay que pasar de los datos a los hechos, a tratar con todos los medios de erradicar la corrupción de la sociedad, de la patria boliviana, indica el MAS en un comunicado.

Según el MAS, hay que sensibilizar a la sociedad civil en el sentido de que la administración pública nunca puede cobrar bajo cuerda por servicios prestados a la población. Y sensibilizar a los funcionarios del crimen contra la sociedad que significa cobrar al ciudadano por servicios que son gratuitos, por los que no se puede cobrar de ninguna manera. Igualmente, tendrá que mentalizarse el funcionario público de que tiene el sagrado deber de servir a la sociedad y de hacerlo de la forma más desinteresada y con la mayor eficacia. Quien no cumpla con estas normas elementales está de sobra en el servicio al ciudadano y el MAS, cuando sea Gobierno, se ocupará de que así sea: habrá actuaciones ejemplares contra quienes sean actores de la coima y de la corrupción pública. Se aplicarán las siguientes medidas cuando éstas sean efectivas:

el gobierno del MAS llevará al parlamento la Ley de Investigación de Fortunas Malhabidas, aplicable a los políticos que han pasado por los gobiernos de los últimos 20 años.

Confiscará los bienes de las personas sentenciadas por corrupción e impondrá penas de hasta 20 años de prisión.

La Ley Marcelo Quiroga contra la Corrupción y la Impunidad será sometida a referéndum de la nación, para que los ciudadanos se vean formando parte contra la gran cruzada que el gobierno del MAS emprenderá contra esta lacra de la sociedad boliviana.

El gobierno del MAS tendrá cero tolerancia contra los corruptos, hasta que las noticias sobre la corrupción dejen de serlo porque la corrupción se quede prácticamente reducida a cero y Bolivia pase a ser un ejemplo de administración limpia en nuestra región, confluye el comunicado del partido de Evo Morales.