La cadena productiva de las oleaginosas en su conjunto, (productores primarios, industrias transformadoras y exportadores), expresa su marcada preocupación por los recientes acontecimientos en relación a las negociaciones de un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia, Perú y Ecuador con Estados Unidos y la virtual ruptura de la Comunidad Andina, anunciada por el Presidente de Venezuela. La Comunidad Andina se constituye en el principal mercado receptor de las exportaciones oleaginosas de Bolivia.

El líder de la Asociación de Productores de Oleaginosas (Anapo), Carlos Rojas, opinó que la firma del TLC significará la virtual destrucción de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y la casi inmediata desaparición de mercados para la soya boliviana.

Las negociaciones del TLC que están en su etapa final van en franco detrimento de los intereses bolivianos dentro de la Comunidad Andina. Los productores bolivianos se enteraron de que Colombia, Perú y Ecuador se encuentran en un proceso acelerado de negociación con Estados Unidos, el que en materia de oleaginosas generaría un mecanismo de eliminación inmediata de los aranceles andinos para todos los productos oleaginosos (grano, torta, aceite crudo y aceite refinado etc..), en beneficio de la oferta norteamericana.

Por otro lado, se están presentando problemas de incumplimiento por parte del gobierno Venezolano, que han provocado una significativa disminución de las ventas bolivianas a dicho mercado. A lo que se suma el anunciado retiro de ese país de la Comunidad Andina, lo que significaría la virtual desaparición de este bloque comercial.

Ante esta grave amenaza, la Cadena Productiva de las Oleaginosas de Bolivia exige al gobierno de Eduardo Rodríguez realizar gestiones inmediatas, urgentes y directas al más alto nivel de los Mandatarios Andinos, con el objetivo de revertir esta situación y de generar el entorno comercial que permita a Bolivia seguir compitiendo de manera justa en sus mercados.

En riesgo 500 millones de dólares

De seguir con el nuevo proceso de negociaciones comerciales entre los miembros de la Comunidad Andina y Estados Unidos, se pone en riesgo la consolidación y el futuro de un sector responsable de generar 500 millones de dólares, que son el 25% de las exportaciones nacionales, afectando a mas de 120.000 empleos, sin dejar de lado las cuantiosas inversiones realizadas por mas de 700 millones de dólares, reduciendo el aparato productivo agropecuario en su conjunto. Se corre el riesgo de llegar a un colapso económico regional, indica un comunicado de Anapo.

“De generarse esta nueva situación, advertimos a la población boliviana y a la comunidad internacional que se corre el grave riesgo de que Bolivia vuelva a insertarse dentro del circuito ilícito de coca ? cocaína”, añade el documento.

Las negociaciones que por su lado realiza Venezuela con el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la apertura de su propio mercado a productos oleaginosos norteamericanos fractura la comunidad andina, que quedaría despedazada si se concreta también el TLC de Colombia Ecuador y Perú con Estados Unidos.

Estados Unidos ejerce fuertes presiones para que los países andinos desgraven inmediatamente las oleaginosas. “Lo que mas nos preocupa es que Perú ha sido el primero que se ha abierto totalmente. Ecuador y Colombia aún insisten en que haya una desgravación paulatina para los productos mas sensibles, en quince años”, dijo.La situación para los productores cruceños ha llegado a tales extremos de desesperación que “en pocas palabras, estamos diciendo, señor presidente agarre su avión, vaya a estos países y solucione el problema”, sostuvo Rojas.