Mesa: con dios y el diablo

Isaac Bigio

junio 3, 2005Publicado el: 1 min. + -

Bolivia está polarizada en dos bandos. La central obrera y varios gremios empresariales piden la salida del presidente, pero por inversas razones.

Los sindicatos, que bloquean el altiplano y han "tomado" La Paz, demandan una asamblea constituyente y la nacionalización del gas. Los inversionistas (centrados en Santa Cruz) piden "evitar el caos", preservar el "libre mercado" y un referendo pro-autonomías regionales.

Mesa, siguiendo su estilo de eterno mediador, ha tratado de quedar bien con ambos extremos al convocar para la misma fecha a dicho referendo y a una constituyente.

La izquierda teme que tras el referendo se esconda la ambición de la "oligarquía cruceña" de separarse de Bolivia para quedarse con el gas haciendo acuerdos con "multinacionales". La derecha desconfía de una constituyente que pudiese ser "manipulada" por "rojos" que aspiran a remplazar el modelo "liberal" por uno "estatizante".

Atrás