La Paz, (ABI).- Una eventual indemnización a la empresa Aguas del Illimani por la rescisión del contrato de provisión de agua no procedería porque el concesionario descarta cambiar el contrato y ampliar su cobertura en el Alto, consideró el viceministro de Servicios Básicos, José Barragán.

La Paz, (ABI).- Una eventual indemnización a la empresa Aguas del Illimani por la rescisión del contrato de provisión de agua no procedería porque el concesionario descarta cambiar el contrato y ampliar su cobertura en el Alto, consideró el viceministro de Servicios Básicos, José Barragán.

Sostuvo que la “danza de millones” de dólares de supuesta indemnización es, en este contexto, simple especulación, más aún cuando aún no se conoce la posición oficial de la empresa después de plantearse, desde la Superintendencia de Saneamiento Básico, la terminación del Contrato por acuerdo mutuo.

“Si nosotros vamos por el camino de la rescisión de este Acuerdo, es porque el contrato no es suficiente para prestar servicios a los alteños y Aguas del Illimani no esta dispuesta a cambiar ese contrato; como es el caso, no creo que sea pertinente una indemnización”, explicó.

Luego de las movilizaciones sociales convocadas por la Fejuve-El Alto y la situación presentada en la empresa Aguas del Illimani, la administración del Presidente, Carlos Mesa, anunció el pasado martes la “terminación del Contrato de Concesión” en forma concertada y por las vías legales.

En los últimos días se advertía que el Estado tendría que pagar cerca de 60 millones de dólares de indemnización de concretarse la rescisión de este contrato de servicio. El Viceministro Barragán dijo que es una especulación hablar en estos términos, dada la posición de la empresa.

“Ni siquiera tenemos la respuesta inicial (de la empresa) para el tema de la terminación de la concesión por mutuo acuerdo”, afirmó y explicó que es necesario buscar el mejor camino para cumplir con la decisión asumida en relación a la empresa, cuya actividad es cuestionada por los habitantes de El Alto.

La Junta de Vecinos de la ciudad de El Alto denunció que la empresa no cumplió con compromisos de cobertura e inversión asumidos con el Estado y que incrementó las tarifas del servicio de agua. También se cuestionó los costos de instalación de este servicio básico, que superan los 400 dólares.

El Viceministro aseguró que no se provocaría un desabastecimiento de agua con la rescisión del contrato, porque la empresa debe cumplir con este servicio hasta que -según ley- los municipios, en este caso de El Alto y La Paz, asuman la responsabilidad en este tema.

Aguas del Illimani, en un comunicado de prensa, informó que evalúa la situación actual de la empresa después de haber recibido la comunicación de la Superintendencia de Saneamiento Básico de iniciar la “terminación del Contrato por acuerdo mutuo”.

Sin embargo, informó que también están a la espera del Decreto que respaldaría esta decisión para acordar una cita con la Superintendencia del ramo con el propósito de garantizar las condiciones, sobre todo para garantizar el servicio, la atención en oficinas y las condiciones laborales de los 400 trabajadores de la empresa.