Se nombrará un nuevo Superintendente de Saneamiento que cuente con el respaldo de la Fejuve de El Alto

Agua: el gobierno cree que el contrato con Lyonnaise des Eaux tiene deficiencias; la transnacional está dispuesta a renegociar los términos

Un Reglamento de la Ley de Servicio de Agua Potable y Alcantarillado, instrumento legal que permitirá revisar, ajustar o adecuar el contrato que suscribió el Estado con el consorcio francés Aguas del Illimani, prepara el gobierno. A partir de 2005 las tarifas de agua potable serán cobradas en moneda boliviana y no en dólares como se ha estado haciendo hasta la fecha.

Se nombrará un nuevo Superintendente de Saneamiento que cuente con el respaldo de la Fejuve de El Alto

Agua: el gobierno cree que el contrato con Lyonnaise des Eaux tiene deficiencias; la transnacional está dispuesta a renegociar los términos

Un Reglamento de la Ley de Servicio de Agua Potable y Alcantarillado, instrumento legal que permitirá revisar, ajustar o adecuar el contrato que suscribió el Estado con el consorcio francés Aguas del Illimani, prepara el gobierno. A partir de 2005 las tarifas de agua potable serán cobradas en moneda boliviana y no en dólares como se ha estado haciendo hasta la fecha.El contrato con Aguas del Illimani no puede ser modificado por la Superintendencia de Saneamiento Básico, debido a que la Ley de Servicio de Agua Potable y Alcantarillado (Ley 2026) no cuenta con su Reglamento respectivo.”La vigencia del Reglamento es el primer paso que tenemos que dar para revisar el contrato”, dijo el ministro de la Presidencia, José Galindo.La Federación de Juntas Vecinales de El Alto (Fejuve) amenaza con iniciar un paro el lunes 10 de enero y exige al gobierno la revisión del contrato porque el consorcio francés aumenta las tarifas, pero ofrece un servicio de mala calidad. La organización vecinal demandó desde mediados de noviembre la intervención de la empresa debido a que no cumple con el aprovisionamiento de agua potable y alcantarillado en las zonas más alejadas y pobres de esa urbe. La presión social derivó en la renuncia del Superintendente de Servicios Básicos, Jhonny Cuellar, quien denunció la existencia de movimientos políticos contra la transnacional. El Poder Ejecutivo estudia el nombramiento de un nuevo Superintendente de Saneamiento Básico que cuente con el respaldo de los sectores vecinales de El Alto. Galindo informó que los primeros días de enero se iniciará una serie de reuniones y consultas con los diferentes sectores. Aseguró que el Poder Ejecutivo mantendrá una posición “neutra” y que no se “parcializará con nadie”. El viceministro de Saneamiento Básico, José Barragán, informó que la primera semana de enero de 2005 se convocará a la empresa Aguas del Illimani y a Fejuve con el propósito de analizar la problemática presentada en la ciudad de El Alto.Los franceses están dispuestos a revisar el contrato. El gobierno piensa que el contrato de concesión, como está concebido, no permite que la cobertura de agua potable y alcantarillado se realice de forma oportuna y por esa razón es necesaria la revisión.El contrato de concesión con la empresa francesa Lyonnaise des Eaux se firmó en 1997. Desde entonces, esa compañía administra la distribución del líquido vital en las ciudades de La Paz y El Alto. Se calcula que en ambas ciudades al menos 40.000 familias no tienen servicio de agua potable.