Maragua y Colquechaca: Célebres casos de fraude electoral de la boñiga mirista

noviembre 26, 2004Publicado el: 5 min. + -

Valda, Lazo, Villa y Lazcano manejaban a gusto la provincia Chayanta Maragua y Colquechaca: Célebres casos de fraude electoral de la boñiga mirista La boñiga mirista (y sus actuales "clones") demostraron ser expertos en fraude, al menos desde 1989, cuando despojaron de sus escaños parlamentarios a Víctor Hugo Cárdenas y Róger Cortez. Ni qué decir de Maragua y Colquechaca, toda una antología en la historia electoral de Bolivia.

Valda, Lazo, Villa y Lazcano manejaban a gusto la provincia Chayanta

Maragua y Colquechaca: Célebres casos de fraude electoral de la boñiga mirista

La boñiga mirista (y sus actuales "clones") demostraron ser expertos en fraude, al menos desde 1989, cuando despojaron de sus escaños parlamentarios a Víctor Hugo Cárdenas y Róger Cortez. Ni qué decir de Maragua y Colquechaca, toda una antología en la historia electoral de Bolivia.

Edgar Ramos Andrade (*)

Los miristas son expertos en fraude electoral. Lo demostraron al "administrar eficientemente" célebres casos como los de la "Banda de los Cuatro" (1989), Maragua (1997) y Colquechaca (1999). En todos ellos consolidaron beneficios políticos y prebendas manipulando votos.

Cada caso fue particular como lo fue el beneficio para ese grupículo de dirigentes como el dueño del MIR (Jaime Paz padre y familia), los "cardenales" Gastón Encinas, Gonzalo Valda y Leopoldo López o dirigentes provinciales como Edgar "Chino" Lazcano.

Todo estaba orquestado por Oscar Eid, ese "cerebro político" procesado y sentenciado a cuatro años de prisión por encubrir actividades de narcotráfico del capitán Isaac "Oso" Cavaría, difunto "amigo íntimo" del Presidente Paz Zamora (1989-1993).

Fraude electoral es torcer leyes y procedimientos electorales y la voluntad del votante para beneficiar a determinado grupo, partido o persona que pugna por el poder a nivel nacional o municipal. Pero vayamos por partes.

Caso "La banda de los cuatro"

En la elección nacional de 1989 con Gonzalo Sánchez de Lozada (MNR), Jaime Paz (MIR) y Hugo Banzer (ADN) como principales candidatos, el traslado de las urnas se convirtió en un "mágico" cambio de resultados y de escaños.

El MNR había ganado la elección en Oruro y apareció segundo. En La Paz, Víctor Hugo Cárdenas (MRTKL) y Róger Cortez (PS-1) ganaron una diputación que les fue negada por ese "traslado de votos" realizado por cuatro delegados ante la Corte Electoral.

Entre esos delegados figuraban Róger Pando (ADN) y José Luis Paredes (MIR), connotados abogados, expertos en procedimientos electorales y con mucha habilidad para adulterar resultados y distribución de escaños. Todo fue de conocimiento (y connivencia) de Mauro Cuellar (ADN) presidente de la Corte Nacional Electoral.

Casos Maragua y Colquechaca

En la elección de 1997 el MIR hizo todo lo que pudo y quiso para que el "Chino" Lazcano sea diputado de la circunscripción 41 (Norte Potosí). Entregó gratis cédulas de identidad, pagó con fideo y otros alimentos a los jurados electorales de Maragua para adulterar resultados, secuestró en el Parlamento al notario electoral Miguel Sandy y presionó por medio de los "senadores cardenales" al juez René Ordóñez que investigó el caso, para tratar de ocultar la verdad. Todo esto se conoció tras la denuncia de periodistas de Presencia y Ultima Hora, con datos y documentos proporcionados por el diputado Edgar Cueto (MBL).

En 1999, los mismos protagonistas de la boñiga mirista hicieron de todo para que "El Chino" sea alcalde de Colquechaca. Este hecho provocó la remoción de los "notables" de la Corte Nacional Electoral, entidad que pese a las evidencias había entregado su credencial de alcalde a Lazcano...

En ambos casos el MIR demostró tener absoluto control de los sistemas electoral, judicial y policial de Potosí por medio de los senadores Edgar Lazo y Gonzalo Valda, y del ex director regional de Impuestos, Marco Villa. Los dos últimos son actuales diputados de UCS.

(*) Edgar Ramos Andrade. Comunicador UNLP. Investigador y activista social alteño.

¿Habrá otro fraude?

? En 1993 se denunció que Sánchez de Lozada ganó la elección con un informal caso de cohecho al prometer resolver la deuda de los prestatarios de FINSA (entre ellos miles de mineros "relocalizados"). La denuncia no pudo ser probada.

? En 2002 se conoció que Jaime Paz hijo (que declaró ante la Contraloría un patrimonio de 3 millones de dólares) recurrió a todo lo que pudo para se elegido diputado de la circunscripción 10 de La Paz. Ahora se postula para concejal paceño.

? En todo caso, no habría que descartar nuevos casos de fraude, especialmente de los miristas y sus derivados: UN y PP entre otros. La angurria de poder es tal que no miden las consecuencias de sus acciones fraudulentas. ¿Habrá fraude el 5 de diciembre?

Atrás