El Salar de Uyuni es el atractivo que el Estado promociona con más fuerza para aumentar el flujo turístico. Ganan los departamentos de Chuquisaca y Potosí Entre 19 y 21 millones de dólares anuales genera la actividad turística en el circuito Sucre-Potosí-Uyuni La actividad turística en el circuito Sucre ? Potosí ? Uyuni crea 3.491 empleos directos y 5.585 empleos indirectos, indica un estudio realizado por técnicos de la consultora International Andean Services Ltda. (IAS Ltda.) con el patrocinio del Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecuarios (MACA).

El Salar de Uyuni es el atractivo que el Estado promociona con más fuerza para aumentar el flujo turístico. Ganan los departamentos de Chuquisaca y Potosí

Entre 19 y 21 millones de dólares anuales genera la actividad turística en el circuito Sucre-Potosí-Uyuni

La actividad turística en el circuito Sucre ? Potosí ? Uyuni crea 3.491 empleos directos y 5.585 empleos indirectos, indica un estudio realizado por técnicos de la consultora International Andean Services Ltda. (IAS Ltda.) con el patrocinio del Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecuarios (MACA).

Los ingresos del turismo en 2003 significaron el 3.05% del Producto Interno Bruto (PIB) y el 10% de las exportaciones totales. La actividad generó más de 60 mil empleos.

El Salar de Uyuni y las Lagunas de Colores atraen a 45.000 turistas extranjeros cada año, se verificó en la Reserva Eduardo Avaroa. Sin embargo, los ingresos que genera el turismo todavía son marginales en Chuquisaca y Potosí. En Chuquisaca no supera el 5% del PIB (2002), en tanto que la agricultura, actividad principal, llega a 25%. Lo mismo ocurre en Potosí, donde significa el 3.2% del PIB.

La oferta turística en el circuito Sucre-Potosí-Uyuni se basa fundamentalmente en factores histórico-culturales y naturales. Los productos y servicios que están disponibles para los turistas son de baja calidad y la infraestructura física es insuficiente. Los sistemas de información para el turista que visita la región son poco desarrollados, o finalmente no existen. La escasa información de Internet no es confiable ni precisa.

Se sabe de la existencia de un mercado juvenil potencial en Japón, Estados Unidos, Unión Europea y algunos segmentos con buen poder adquisitivo de los países vecinos, pero no hay acceso a financiamiento para atender este tipo de actividades y los créditos que ofrece el sistema financiero no convencen a las empresas.

Un estudio patrocinado por la Unidad de Productividad y Competitividad (UPC) en coordinación con el Viceministerio de Turismo, sugiere dar mayor valor agregado a los servicios ofertados. El turista que visita Perú gasta un promedio diario de 86 dólares americanos; en Bolivia desembolsa 50 dólares.

El gran salar

El Gran Salar de Uyuni es desde el pasado jueves 28 de octubre el Emblema del Turismo Boliviano. La inmensa costra salina de 10.582 kilómetros cuadrados de superficie única en su género en el mundo está ubicada en el departamento de Potosí a 3.653 metros sobre el nivel del mar y con una potencial riqueza de 9 millones de toneladas de litio y otros minerales estratégicos.

Hasta Uyuni, es posible llegar por vía terrestre, aérea y ferroviaria. Desde Oruro se puede escoger dos rutas terrestres, una que va directamente a Uyuni y otra por Potosí. La empresa Aerosur inauguró recientemente un vuelo semanal desde La Paz, hasta la población de Uyuni, la otra opción es el ferrocarril que une Oruro con Uyuni en siete horas, tiene dos frecuencias semanales.

Un hotel construido íntegramente con bloques de sal es la admiración de los turistas que duermen en camas de sal e incluso se exponen a un reparador baño con sal que se dice, tiene propiedades curativas.

La región encierra recursos naturales de extraordinaria belleza como la cadena volcánica y los geiseres cuyas columnas de vapor se elevan haciendo recordar la formación de la tierra. Están lagunas Colorada, Verde, Amarilla y Celeste, nominadas así por el color de sus aguas producto de los minerales que contienen.

Para el Presidente Carlos Mesa, el salar “es uno de esos lugares que se quedan absolutamente clavados en la retina, en el cerebro, en el espíritu y en el corazón”.