Representación didáctica reafirma que Taraco es cuna de la Morenada

junio 4, 2004Publicado el: 4 min. + -

Representación didáctica reafirma que Taraco es cuna de la Morenada Con pasos duros y firmes, los residentes de la localidad de Taraco realizaron hoy una demostración didáctica sobre las características particulares de la morenada de esta región, en el patio colonial del Museo Tambo Quirquincho.

Representación didáctica reafirma que Taraco es cuna de la Morenada

(SIM/GMLP).- Con pasos duros y firmes, los residentes de la localidad de Taraco realizaron hoy una demostración didáctica sobre las características particulares de la morenada de esta región, en el patio colonial del Museo Tambo Quirquincho.

Caracterizados con los trajes tradicionales de la citada comunidad, cinco de los más representativos y antiguos fraternos, realizaron una demostración de los pasos y coreografías que desde principios del siglo XX son ejecutadas por grupos familiares. La actividad cultural intenta demostrar a través de su danza, trajes bordados y documentos en mano que Taraco es la cuna de la danza de los barriles.

La sesión fue organizada por la Oficialía Mayor de Culturas y el Centro de Acción Cívico Cultural Deportivo de esta localidad, que hace una semana presentó el trabajo de investigación acerca de los orígenes de la morenada, basada en documentación tangible e intangible, la cual según Edgar Nina Ochoa -propulsor de la posición- avalan la legitimidad de Taraco como la cuna de la morenada boliviana.

De acuerdo con la información proporcionada por el investigador, la morenada de Taraco es bailada hace un siglo atrás en la festividad de la Virgen del Carmen, elegida como figura patronal de esta península. Una larga tradición de honor, habilidad manual y destreza corporal marcan las características que deben tener los integrantes de la comparsa taraqueña.

Entre los documentos que respaldan la hipótesis, se encuentran trajes bordados que datan desde antes de 1898 elaborados con hilos de seda de procedencia alemana (Gütennbergs), sombreros metálicos, botas de soldado y un contrato de banda de finales del siglo XIX.

La fiesta patronal es celebrada cada 16 de julio, antiguamente los participantes de la fraternidad eran exclusivamente personas que vivían en Taraco, grupos familiares que traspasaban la tradición de los bailes de generación en generación, como un símbolo de jerarquía y estatus social. Los elegidos para esta prueba de fe y devoción debían confeccionar personalmente el traje de moreno con el que participarían del rito.

La confección debía ser realizada bajo normas y medidas precisas de acuerdo a las instrucciones de un experimentado bordador, quien a su vez seria en jurado que decidía si el acabado era aceptado o descartado.

Con el paso de los años surgió una elite de bordadores, quienes habían adquirido todos conocimientos y la técnica para la confección; estos elaboraban los atuendos para solo para el danzarín que lo solicitaban personalmente

La figura central de la morenada recaía en el personaje del Achachi, posición privilegiada dentro de la fraternidad destinada al pasante de la fiesta quien además formaba parte de una cadena generacional de devotos bailarines. En la actualidad los componentes de la fraternidad de morenos de Taraco han flexibilizado las reglas, permitiendo que foráneos vinculados por relaciones de parentesco se integren a las filas de danzarines peninsulares.

La investigación asegura que los trajes de Taraco fueron exportados a otras regiones de La Paz y de allí se difundieron al resto del país, sufriendo modificaciones conceptuales y estéticas, sin rito y con variaciones muy severas.

La sistematización de esta documentación será publicada en un trabajo titulado "Ocho razones para declarar a Taraco como la Cuna de la Morenada Boliviana" del investigador Edgar Nina Ocho, el próximo mes de julio.

Atrás