Son 15 mil hectáreas
Indígenas armados retomantierras en Monte VerdeAl menos tres decenas de indígenas chiquitamos armados con escopetas recuperaron por la fuerza el miércoles pasado 15.000 hectáreas de tierras que forman parte de la TCO Monte Verde, ubicada en la provincia Ñuflo de Chávez del departamento de Santa Cruz.

Son 15 mil hectáreasIndígenas armados retomantierras en Monte Verde Al menos tres decenas de indígenas chiquitamos armados con escopetas recuperaron por la fuerza el miércoles pasado 15.000 hectáreas de tierras que forman parte de la TCO Monte Verde, ubicada en la provincia Ñuflo de Chávez del departamento de Santa Cruz.”No estamos atropellando ni avasallando a nadie, porque éstas son y siempre fueron nuestras tierras”, dijo Ignacio Macoñó, presidente de la Comisión Política Indígena (CPE), al diario cruceño El Deber. Los chiquitanos advirtieron que no saldrán del lugar hasta lograr la titulación de esos terrenos que, según ellos, les pertenece ancestralmente.El área ocupada estaba en poder de la Cooperativa Agraria Ganadera La Unidad. El predio fue dotado a 30 beneficiarios en julio de 1991 por el juez agrario Manuel Ignacio Castedo Hurtado, el mismo que dotó el predio de Bolibras, escandaloso caso de tierras que originó la intervención de las oficinas de Reforma Agraria en 1992. El Tribunal Agrario dispuso la parcelación de las 15.000 hectáreas en 30 propiedades de 500 hectáreas, pero no tomó en cuenta las ilegalidades cometidas en el proceso de entrega y utilización de dichas tierras. Posteriormente Castedo fue condenado por la Comisión del Congreso Nacional que investigó el caso.En 2002, el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) conminó a la empresa La Unidad a que desaloje dichos predios por considerar que la posesión era ilegal. En julio de 2003 el INRA emitió una resolución de desalojo para la cooperativa La Unidad y la Superintendencia Agraria denunció que dos de sus técnicos fueron amedrentados por civiles armados cuando intentaron inspeccionar los terrenos de la cooperativa.”Basta de impunidad. Monte Verde es territorio de nuestros antiguos, nadie nos lo volverá a quitar. Lo hemos recuperado para nuestros hijos y para siempre”, dice un comunicado del pueblo chiquitano firmado por dirigentes de la Central Indígena Paikoneka de San Javier y de la Central Indígena de Comunidades de Concepción.