Debate en la UPEA: "Perspectivas de la explotación del gas boliviano"

enero 21, 2004Publicado el: 9 min. + -

Este miercoles a las 17:30 Debate en la UPEA: "Perspectivas de la explotación del gas boliviano" La carrera de Economía de la UPEA llevará adelante este miércoles en el Paraninfo de la UPEA el foro debate "Perspectivas de la explotación del gas boliviano" en el que participarán académicos y dirigentes sociales nacionales y alteños, se conoció oficialmente.

Este miercoles a las 17:30

Debate en la UPEA: "Perspectivas de la explotación del gas boliviano"

EL ALTO (SDI).- La carrera de Economía de la UPEA llevará adelante este miércoles en el Paraninfo de la UPEA el foro debate "Perspectivas de la explotación del gas boliviano" en el que participarán académicos y dirigentes sociales nacionales y alteños, se conoció oficialmente.

El objetivo de este debate es mantener la discusión abierta y democrática así como la concientización acerca de las potencialidades de explotación de ese recurso natural no renovable cuyas reservas convirtieron a Bolivia en una potencia sudamericana aunque también debates y hasta enfrentamientos con más de 80 muertes.

Los expositores invitados son el secretario ejecutivo de la COB Jaime Solares; el secretario general de la COR-El Alto Roberto de la Cruz; el secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores Campesinos de La Paz Rufo Calle, el investigador Anibal Aguilar Peñarrieta, el docente de la UPEA Iván Toro y el comunicador y activista Edgar Ramos Andrade.

El moderador de este debate será el vicerrector de la UPEA, Raúl Arias Murillo y el presentador el dirigente universitario Porfirio Mamani. El evento comenzará a las 17:30 de este miércoles 21 de enero. Los organizadores adelantaron que otorgarán certificados a los asistentes.

Durante la "Guerra del Gas", en septiembre y octubre de 2003 se produjeron "masacres en serie", torturas a soldados, manifestaciones intersectoriales masivas y un creciente pedido de renuncia del entonces presidente de la República, Gonzalo Sánchez de Lozada, quien el viernes 17 de octubre huyó a Estados Unidos, tras enviar un mensaje-renuncia al Congreso mediante fax, desde santa cruz.

Esta "guerra" ocasionó muertes en varias zonas de El Alto, Apaña, Uni, Ovejuyo, Huanuni, Patacamaya, Ilabaya, Warisata, San Julián y otras regiones, de acuerdo a la descripción del libro "Memoria de la Guerra del Gas" que será publicado en febrero próximo.

= = = =

Será en la UPEA entre el viernes y domingo

Congreso nacional de organizaciones juveniles

Entre el viernes 23 y el domingo 25 se realizará en la UPEA el Primer Congreso Nacional de Organizaciones Juveniles en la que se discutirá la posición de la juventud acerca de temas como el Acuerdo de Libre Comercio para las Américas (ALCA), Asamblea Constituyente, gas natural y otros, informó la dirigente universitaria Alejandra Apaza.

Esta reunión es el resultado de reuniones anteriores como el "Segundo Encuentro de lucha contra el ALCA" realizado en (La Paz); el Encuentro Nacional de Grupos Juveniles (Cochabamba), la Cumbre Social de La Paz y el Encuentro Social Alternativo realizado en noviembre en Santa Cruz, paralela a la Cumbre Iberoamericana de Presidentes.

Apaza indicó que a este encuentro tienen comprometida su asistencia varias organizaciones como Tinku Juvenil (Cochabamba), Indymedia (La Paz y El Alto) y otros. "Una especificación es que no podrán participar organizaciones que apoyan a instituciones gubernamentales o estatales porque en nuestra reunión analizaremos y resolveremos pronunciamientos de los jóvenes de manera independiente", dijo la dirigente.

La sede de la UPEA fue elegida como homenaje a la lucha por la autonomía universitaria y la participación de grupos juveniles en la "Guerra del gas" que costó al vida a más de 80 ciudadanos bolivianos y más de 400 heridos de diversa gravedad, entre ellos lisiados, discapacitados, quemados y personas que perdieron algún órgano vital.

Apaza indicó que mayores informaciones pueden obtenerse en la web www.gratisweb.com/congresojuvenilnal2004 o en los teléfonos 231-2799, 214-5094 y 712-89506.

= = = =

ENVIAR A REMBERTO

Como respuesta al perjuicio por el subdesarrollo boliviano en ultramar

Cómo bloquear económicamente a Chile

Edgar Ramos Andrade (*)

Sin entrar en consideraciones demagógicas sobre la reivindicación marítima --no explicada debidamente en el sistema educativo boliviano-- es pertinente ejecutar una campaña social (no siempre gubernamental) para bloquear económicamente al país vecino que nos tiene ahogados con sus frutas, alimentos envasados, ropa y hasta materiales electrónicos y de construcción, la mayoría de ellos internados de contrabando.

¿Por qué? Es necesario asumir una actitud social (de ciudadanos libres) ante lo que podría suponerse fue un bien montado aparato de transmisión de mentiras acerca del despojo del acceso boliviano a ultramar en 1879 y que recién en enero de este año, por paradojas del destino, fue explicado por un presidente de Venezuela.

Y es que, estemos o no de acuerdo con las poses y actitudes del presidente venezolano Hugo Chávez, éste mandatario dio una magistral lección de la historia de aquel despojo territorial ante un auditorio de periodistas chilenos, lo que luego desató una virtual "guerra psicológica" entre Bolivia y Chile con una notable intervención del presidente Mesa en la Cumbre Presidencial de las Américas, en Moterrey (México).

DOS PROBLEMAS FUNDAMENTALES

El problema de fondo parece tener dos aristas: 1) Ciertos grupos económicos (elitistas y oligárquicos) chilenos y bolivianos no han querido hablar ni debatir el problema de la meditarraneidad boliviana porque por encima de eso (para ellos) está el interés económico. 2) Los sucesivos gobiernos, bolivianos y chilenos, tampoco han tenido interés en discutir este tema y sí aumentar la enorme diferencia en el intercambio comercial de ambos países que, legalmente es de 1 a 4 favorable al empresariado chileno. Ni qué decir del contrabando que debe ser de 1 a 10, en contra de Bolivia.

En el primer caso sobran los ejemplos: Los empresarios Andrónico Lucksic y sus socios (de Chile) y Gonzalo Sánchez de Lozada junto a sus co-inversionistas (en Bolivia) tienen intereses económicos comunes en la explotación de recursos naturales en ambos países, como la mina chilena "La Escondida" o el complejo de plata San Cristobal (en Bolivia).

Lucksic es un empresario "intocable" para sucesivos gobiernos mapochinos, así estos sean "socialistas" como el caso del actual y crecientemente nervioso presidente de ese país, Ricardo Lagos.

En el segundo caso, la brecha comercial es creciente cuanto insostenible, al menos en la economía formal. Estadísticas del INE sostienen que las exportaciones bolivianas a Chile sumaron 31 millones de dólares entre enero y septiembre de 2003. En ese mismo período, Chile le vendió a nuestro país mercaderías por 89 millones de dólares. O sea, tres veces más.

Todas estas barbaridades son legalizadas por medio de los controvertidos cuanto secretos ACEs (Acuerdos de Complementación Económica) discutidos y firmados por representantes de ambos gobiernos, en los que se ponen las reglas de esa desproporción en el intercambio comercial legal.

Pero ¿qué decir del contrabando? Ahí están las uvas, manzanas, duraznos, enlatados de frutas, sardina y otros alimentos, ropa, artefactos (chilenos y de otros países de ultramar) que llegan sin pagar impuestos y son internados en "operativos de trasnoche" por Tambo Quemado o Pisiga. Obviamente no pasan por el control aduanero pero se sabe de verdaderas caravanas de contrabandistas, especialmente bolivianos, dedicados a esta actividad que también nos ahoga.

¿QUÉ HACER?

Hay dos acciones inmediatas cuanto urgentes: 1) Asumir una mentalidad crítica y 2) Ejecutar actividades que, como ciudadanos, podemos llevar a cabo.

En el primer caso, es obligatorio, imprescindible y hasta petriótico generar y asumir una postura mental crítica mediante lectura, análisis y debates de varios temas, entre ellos: La geopolítica chilena y su evolución histórica, el contrabando y sus perjuicios a nuestros industriales, microempresarios y gremiales (comerciantes), conocer perjuicios como la falta de acceso a la pesca, marina mercante, eventuales recursos mineros e hidrocarburíferos de ultramar y obviamente al comercio de importación y exportación sin tener que alquilar puertos como ocurre ahora.

En el segundo caso, hay un listado de actividades cotidianas cuanto sencillas que podemos llevar a la práctica para llevar adelante esta lucha por medios pacíficos:

Dejar de comprar alimentos, vestimenta e implementos industriales chilenos. Es decir, dejar de adquirir todo lo que sea o diga "Hecho en Chile" porque esos productos, casi en su totalidad, llegan por contrabando, en un fenómeno similar al de la ropa usada, que ocasiona cierre de fábricas textiles o de tejidos, los cuales, a su vez, ingresan también por puertos chilenos...

Decir, de la manera más amable pero convincente y argumentada, a los comerciantes de esos productos, que no los vendan por los perjuicios ocasionados y que se describen líneas arriba. Esto puede hacerse en tiendas (pequeñas y grandes), mercados, supermercados, ferias, casas importadoras y mediante conversaciones con familiares, vendedores y otros.

Informarse acerca del manejo discrecional de las élites empresariales (bolivianas y chilenas) y sus intereses, que están en el poder pero por encima de lo que establecen internamente los Estados y sus gobiernos. Por ejemplo ¿qué piensa el pueblo, el ciudadano chileno, sobre el despojo del que fue víctima Bolivia?

Participar en debates, foros, declaraciones en radio o televisión, marchas pacíficas, pronunciamientos de organizaciones de base, vecinales, sindicales o cívicas, en temas que tienen que ver con la reivindicación marítima y sus futuros beneficios para los ciudadanos bolivianos y sus hijos.

Probablemente, con estas acciones no lleguemos efectivamente a recuperar nuestra cualidad marítima. Los malos gobiernos de ambos países y las coherentes oligarquías hicieron (aún hacen) lo que quieren. Y es tan grande el poder que tienen los grupos económicos de élite, en ambos países, que la tarea se pone difícil mas no imposible de cumplir.

El Alto ya lo demostró: Se propuso y fue capaz de encabezar un dificultoso cuanto luctuoso proceso para la caída del que fue Presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, el empresario transnacional. Entonces, también es posible hacer respetar una soberanía económica muy venida a menos.

(*) Edgar Ramos Andrade, Comunicador UNLP, investigador y activista social.

Atrás