Esa cruel carencia de pupitres e ítems de maestros en El Alto

enero 19, 2004Publicado el: 7 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Indiferencia estatal-municipal y manipulación dirigencial a la vista Esa cruel carencia de pupitres e ítems de maestros en El Alto Edgar Ramos Andrade Los déficits de ítems nuevos para maestros y personal administrativo pero también de pupitres en El Alto se han convertido en cotidiana como cruel realidad, ante la cual autoridades nacionales, municipales así como directores y dirigentes de las Juntas Escolares asumen decisiones salomónicas como crueles.

Indiferencia estatal-municipal y manipulación dirigencial a la vista

Esa cruel carencia de pupitres e ítems de maestros en El Alto

Los déficits de ítems nuevos para maestros y personal administrativo pero también de pupitres en El Alto se han convertido en cotidiana como cruel realidad, ante la cual autoridades nacionales, municipales así como directores y dirigentes de las Juntas Escolares asumen decisiones salomónicas como crueles.

Edgar Ramos Andrade (*)

Nuevamente dos fenómenos son notorios al inicio del año escolar en El Alto: 1) Marchas de protesta y otras formas de presión a las autoridades para la dotación de ítems de maestros y personal administrativo y, 2) La cruda realidad: suspensión forzosa de las inscripciones escolares y la poco explicable carencia de pupitres y muebles para escolares, colegiales, profesores, regentes, secretarias pero sobretodo para directores.

Esto que se ha vuelto algo repetitivo en varias regiones del país, tiene su particular ingrediente de cruda realidad en El Alto, municipio que parece más un pueblo abandonado pero super-poblado antes que una verdadera ciudad. A estas alturas, con tantas leyes y decretos en vigencia, parece mentira pero la educación fiscal y también la privada van de mal en peor.

Vayamos por partes.

Carencia de ítems y desatención cíclica

Cuando el lunes 12 de este mes algunos padres de familia fueron a inscribir a sus hijos en escuelas y colegios fiscales se encontraron con una novedad: Escuelas cerradas y solo algún encargo de la Junta Escolar o del Director al o la porter@ quien no sabe explicar la suspensión de las inscripciones.

Al buscar cerca e ese colegio al o la dirigente de la Junta Escolar, se va comprendiendo el problema: La Junta suspendió la inscripción escolar por una semana "por orden de la Federación de Padres de Familia (Fedepaf)" y, en algunos casos, ya se tienen advertencias contundentes: No habrá inscripciones nuevas por falta de ítems y de pupitres. En la Dirección Distrital de El Alto, los dos directores, Edgar Calderón (sector norte) y Eliodoro Tinini (sur) solo dejaron en los pasillos de sus oficinas, un cartel informativo sin mayor argumento.

Fedepaf reclama la creación de 1.027 items de maestros y de otros 322 para personal administrativo (secretarias, regentes y porteros) en 314 escuelas y colegios de El Alto, según la dirigente Marina Gonzales. Los presidentes de las Juntas Escolares, esas que fueron creadas por el artículo 6 de la Ley 1565 de Reforma Educativa comenzaron a sacar nuevamente sus estandartes hasta la Ceja y, de allí, marchar hasta el Ministerio de Educación.

Los antecedentes sobre la creación de ítems magisteriles nuevos para El Alto son: 250 (gestión 2000), 168 (2001), 800 (2002) y 607 (2003) según reportes de prensa.

Sin embargo, el problema parece ser otro: En julio de 2001 fue creado a nivel nacional un "Fondo Solidario Municipal para la Educación y la Salud" con un aporte anual de 27 millones de dólares para los 314 municipios. De ese monto, el Municipio de El Alto recibió, el año 2002 Bs 7.904.616 o sea, más de un millón de dólares, según cifras del Ministerio de Desarrollo Municipal (hoy Viceministerio de Participación Popular).

El artículo 7 de la Ley 2235 del Diálogo Nacional, del 31-7-01, señala que ese Fondo Solidario fue creado "con el propósito de cubrir el déficit de ítems del personal docente acumulados". Estos fondos provienen del Programa Ampliado de Alivio a la Deuda Externa para Países Pobres Altamente Endeudados (Programa HIPC-II) es decir, son fondos municipales provistos por Ley. ¿Alguien puede explicar cómo se manejan estos montos en El Alto? ¿Cómo se manejó más de un millón de dólares el año 2003 por ese mismo concepto?

Seguramente habrá tanta explicación como pretexto para justificar lo injustificable. Lo evidente es que el Municipio de El Alto con un crecimiento poblacional de 9.2 por ciento anual y un 66.9 por ciento de ciudadanos en situación de pobreza, según datos del INE, sigue siendo una creciente explosión demográfica descontrolada y desatendida.

Bs 150 por alumno nuevo y por pupitre

El caso de los pupitres faltantes en los 314 establecimientos educativos es otra faceta de la dramática realidad. Según Fedepaf faltan aproximadamente 6.000 pupitres en todos los colegios y escuelas alteñas.

La Ley 2235 prevé este aspecto y dispone fondos municipales para el equipamiento, por ejemplo en el artículo 10 de esa norma que dispone un monto específico para equipamiento escolar, adquisición de materiales, mantenimiento de infraestructura escolar y dotación de incentivos que eviten la deserción escolar primaria.

Pero hay casos concretos. En el Distrito 2, dos colegios tienen patéticas como crueles formas de enfrentar este problema. La Unidad Educativa Horizontes I decidió tomar una medida salomónica: No inscribir más alumnos nuevos por falta de pupitres. "Antes los chicos nuevos se traían sus banquitos para sentarse pero igualmente teníamos muchos niños parados pero hemos resuelto evitarnos problemas" sostiene la señora Sara, directiva de la Junta Escolar de Horizontes I, cuyo presidente es Juan Martínez. En otras palabras, es prohibido estudiar en ese colegio para los vecinos y estudiantes nuevos de Horizontes I y zonas aledañas.

Otro colegio del sector, Puerto de Rosario, ubicado en la plaza Bolivia de la zona Horizontes Convifag --un establecimiento que el 2003 enfrenó problemas como la existencia de dos directores, dos juntas y acusaciones por presunto mal manejo de fondos-- tuvo otra solución, más operativa como cruel: Permitir (el año 2003) la inscripción de estudiantes nuevos pero previo pago de Bs 150 por alumno, "para la compra de pupitres"...

¿Si esto ocurre en zonas como Horizontes, qué pasa por ejemplo en Villa Ingenio, zona-miseria castigada por la crueldad gubernamental-militar en octubre de 2003 y por la permanente indiferencia de las autoridades nacionales y municipales?

¿Qué hacer?

Ante esta situación, tres parecen ser los caminos a tomar:

1. Los dirigentes de la Juntas Escolares debieran tomar en cuenta normas como la Ley 2235, que establece disposiciones y procedimientos para el caso de los pupitres e ítems faltantes, exigir con más argumento a las autoridades nacionales (y municipales) y no disponer cobros arbitrarios o prohibiciones directas a no inscribir, como ocurre en Horizontes en estos días.

2. La dirigencia alta de Fedepaf fue cuestionada varias veces por aparentes manejos discrecionales en las juntas escolares y en otros aspectos De hecho, el alcalde alteño reconoció en conversaciones reservadas que el presidente de Fedepaf (de apellido Lavayen) es militante del MIR, lo que dice mucho de la forma de manejar conflictos sociales, en este caso educativos. Otro dirigente, de apellido Tarqui, es conocido por su "contribución" al prolongado lío de la UPEA (el año 2000) cuando apoyó con su firma para aprobar la Ley 2115 que tantos problemas le trajo a esa nueva Universidad, durante tres años. Es posible que ahí también esté la falla de las juntas, de reclamar por medio de interlocutores no válidos que aparentemente desvían la cuestión fundamental del problema de los ítems y de los pupitres.

3. Mientras esto ocurre (cada año) y los colegios y escuelas privadas hacen su agosto, el Gobierno Municipal se empeña en ocultar estos problemas y, al contrario, gasta bastante dinero publicitanto el demagógico paliativo denominado "Bono Esperanza", muy parecido a un caramelo para los pobres.

(*) Edgar Ramos Andrade; comunicador UNLP, investigador y activista social.

Atrás