Bolivia y las nuevas lógicas políticas

diciembre 1, 2003Publicado el: 11 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Del descalabro partidocrático a la rebeldía y reconstitución nacional Bolivia y las nuevas lógicas políticas Edgar Ramos Andrade Hasta hace poco hemos vivido (aún vivimos) en medio de un autoengaño colectivo: Dudosos actos gubernativo-parlamentarios y grandilocuentes discursos vacíos. En los últimos cuatro años comenzamos a ver el "Descalabro partidocrático" (Lógica suicida) aún legitimado pero a la vez la "Reconstitucion nacional" (Lógica emergente) en proceso de legitimación.

Del descalabro partidocrático a la rebeldía y reconstitución nacional

Bolivia y las nuevas lógicas políticas

Edgar Ramos Andrade

Hasta hace poco hemos vivido (aún vivimos) en medio de un autoengaño colectivo: Dudosos actos gubernativo-parlamentarios y grandilocuentes discursos vacíos. En los últimos cuatro años comenzamos a ver el "Descalabro partidocrático" (Lógica suicida) aún legitimado pero a la vez la "Reconstitucion nacional" (Lógica emergente) en proceso de legitimación.

Hasta principios de octubre de 2003 era imposible pensar siquiera que los sectores sociales podrían echar del gobierno al representante "más lúcidos" del sistema económico liberal modernizado (neoliberalismo) el filósofo y cineasta Gonzalo Sánchez de Lozada (MNR), quien a su vez se sentía como un virrey en el paraíso impositivo y utilitario de las empresas transnacionales llegadas al país.

Este hecho es profundo en sí mismo aunque insuficiente, si hablamos de la reivindicación de la mayoría de los ciudadanos de un país en el que la discriminación, el racismo y la segregación, especialmente económico-social, es notoria. Pero es un paso.

Con la salida de Goni el Estado boliviano, dentro de la crisis latinoamericana, comenzó a experimentar cambios estructurales en el quehacer político, sobretodo en el de sus operadores formales (la clase política: parlamentarios, ministros y dirigentes partidarios) y más aún en el nivel de estratos sociales no especializados en esta actividad (los ciudadanos de ciertas regiones y sectores).

A partir de 1985 y de la puesta en vigencia del Decreto Supremo 21060 (del 29-8-1985) que implantó un nuevo sistema económico (neoliberalismo) por encima de la Constitución Política del Estado --ley fundamental del Estado-- los seis sucesivos gobiernos y sus operadores (Víctor Paz, Jaime Paz, Gonzalo Sánchez de Lozada, Hugo Banzer, Jorge Quiroga y otra vez el ahora derrocado Sánchez de Lozada) acostumbraron a los bolivianos al ejercicio político con formas de autoengaño nacional: La sociedad puede discutir cuestiones formales; lo estructural es decisión de las élites gobernantes.

Esas lógicas y acciones políticas, convertidas en prácticas cotidianas, comenzaron a transformarse, pasando del formalismo del auto engaño socio-político a un crudo y cruento realismo, que comienza a mostrar facetas de una sociedad que despierta políticamente y comienza a rebelarse pese a errores y contradicciones propias de los cambios que impulsa. Varios hechos muestran estos cambios.

DESCALABRO PARTIDOCRÁTICO O LÓGICA SUICIDA

Los "más grandes partidos sistémicos" de Bolivia ingresaron en una espiral de autodestrucción a partir de la práctica de ser y asumir gobierno (nacional o regional-municipal) mediante pactos que disfrazan "cuoteos" de cargos en proporción al número de votos obtenidos en elecciones cuestionadas o con fraudes, como los de 1997 y 1999 cuando el MIR hizo que lo que quiso en el Norte Potosí.

La lógica suicida está basada en la pérdida del poder en manos de grupos privilegiados que tiene un ejército de parlamentarios, autoridades de los tres poderes y hasta operadores mediáticos y "analistas". Los hechos cotidianos de esta lógica se resumen en:

1. Los gobiernos se formaron (en cinco gestiones constitucionales sucesivas) por medio de "alianzas partidarias rotativas" o "enroques" a cargo de partidos como MNR, MIR, ADN como principales protagonistas, con el apoyo de "socios menores" (MBL, UCS, Condepa, NFR, FRI, PDC).

2. Mientras eso ocurre con el poder, se distrae a la sociedad "tele-informada" con un show permanente, acerca de la designación de ministros, responsables de comisiones parlamentarias y funcionarios judiciales además de empleados menores de esos tres poderes sin tomar en cuenta idoneidad o capacidad mínima (el conocido "síndrome peguista").

3. Son notorias las incoherencias y pretextos al enfrentar y tratar de solucionar la crisis económica estructural del país. Parches como el "Plan de Todos" (MNR-1993) o la "Ley Corazón" (De Propiedad y Crédito Popular, ADN-MIR, 1998) o el remanido "Hospital de Empresas" (o auxilio financiero a empresas casi quebradas) no funcionan.

4. La búsqueda y exposición de justificativos y pretextos para todo y para nada. Por ejemplo, el ex dictador Hugo Banzer, como presidente constitucional, apelaba a la frase "sensación (económica) térmica" para disimular la creciente gravedad de la crisis expresada en la falta de circulante.

5. Las votaciones parlamentarias para designaciones o aprobar leyes "delicadas": de trasnoche o de madrugada, sin quórum congresal reglamentario, o "en tiempo record", como ocurrió con la engañosa ley de "reclasificación de los pozos petroleros", en 1996 y que dio origen a la gran estafa petrolera a Bolivia.

Es común en estos cinco hechos la "cultura del ocultamiento de la información". Consultar acerca de una ley o decreto en el Parlamento o en el Gobierno es casi delito. Nadie informa a esos seres (los ciudadanos) "pre-pensantes" que no tienen derechos sino la obligación de consumir todo lo que el "marketing" (económico y político) les ofrezca.

LEGITIMACIÓN DE LA LOGICA SUICIDA

Existen dos operadores encargados de disfrazar de legitimidad las acciones de la lógica política suicida: 1) Los "grandes medios" de des-comunicación: redes de radio, TV y "diarios nacionales". 2) Los "analistas sistémicos", aquellos gurús de la política, muy venidos a menos.

La mayoría de los propietarios de esos medios sistémicos son parte de los esquemas gubernamentales. Tres ejemplos: a) A principios de febrero el diario "La Prensa" prefirió echar a su jefe de informaciones para evitarse problemas con el poder porque ese influyente medio estaba empeñado en "acompañar" a la actual gestión de gobierno de Goni. b) La red televisiva Uno es de propiedad del potentado cruceño Ivo Kuljis, jefe de Movimiento de Unidad y Progreso (MUP) que aliado a NFR llegó al Parlamento y al gobierno desde agosto de 2002. c) La red televisiva Unitel, uno de cuyos principales accionistas fue senador cruceño por el MNR, hablamos del potentado cruceño Osvaldo Monasterio Añez.

Los analistas políticos, aquellos "gurús" de la clase política (muchos de ellos ex o actuales dirigentes de partidos políticos "sistémicos") desfilan en espacios públicos de libros, radio, televisión o medios impresos, en los que destilan ideas concordantes con el poder. Ahí están Carlos Toranzo, Jorge Lazarte, Carlos Cordero, Cayetano Llobet, y otros "politólogos" que convirtieron la ciencia política en elucubración teórica al servicio del poder decadente

RECONSTITUCION NACIONAL O LOGICA EMERGENTE

Paralelo a ese proceso decadente, comenzó a surgir una nueva lógica en el quehacer político. Esto se expresó, en lo formal, en tres hechos.

1) Desde agosto de 2002 el Parlamento muestra otra cara: Campesinos, con lluch?u y masticando coca, convertidos en "honorables", pululan ahora por los pasillos parlamentarios. Casi estupefactos y aturdidos ante su nueva realidad y la de su poder de fiscalización y denuncia pública, aquellos diputados y senadores indígenas han hecho muy poco (en lo formal) ante la soberbia del poder aunque en lo real su aporte fue más que notorio.

2) Al inicio de la legislatura 2002-2003, el cuarto secretario de la Cámara de Diputados (es decir, directivo del parlamento boliviano) Germán Choquehuanca sin más tapujo arrojó el texto de la Constitución Política del Estado (la "ley de leyes") en plena sesión pero ni fue sancionado formalmente por ese hecho. ¿Qué contiene la Constitución? Probablemente, casi seguro, la legalización de ese engaño colectivo.

3) Un hecho asumido como cruda verdad en los pasillos parlamentarios, es la cíclica actitud de los nuevos parlamentarios campesinos, de amenazar, amedrentar y actuar, chicote o "qimsa charaña" en mano, en las sesiones en las que debe evitarse la aprobación de leyes o resoluciones consideradas "antisociales" o para frenar designaciones "cuoteadas" como ocurrió con el Tribunal Constitucional. Honorables "cholitas" fueron patéticas protagonistas de la impotencia de los directivos camarales que no atinaban a reaccionar ante la contundencia de la sola amenaza.

LEGITIMAR LA LOGICA EMERGENTE

La nueva lógica de pensar y hacer política tiene contados mentores o analistas. La censura a esos pocos intelectuales es abierta en los "medios y prensa nacional" por lo que se han combinado dos factores para buscar esa ansiada legitimación: 1) Trabajo de concientización de base sobre temas nacionales y regionales; 2) sistemas socio-políticos derivados en violentas formas de protesta para el cambio de normas jurídicas.

Es notorio el trabajo de varias organizaciones no gubernamentales, sindicatos, juntas vecinales, asociaciones gremiales de profesionales, organizaciones campesinas y profesionales independientes que llevaron a cabo centenares de debates sobre temas como el "Caso gas", ALCA, Asamblea Constituyente y otras.

En cuanto a los sistemas socio-políticos, se ha generado una cadena de situaciones:

1. En abril de 2000 junto al bloqueo campesino en el altiplano paceño y un inédito amotinamiento policial por aumento salarial, los "regantes" cochabambinos encabezados por la Coordinadora del Agua echaron a la empresa transnacional Bechtel (uno de cuyos socios es un prominente empresario ligado al MIR) la que sin hacer una inversión significativa manejaba discresionalmente las tarifas de agua potable, en medio de una escasez de ese elemento. El resultado de ese enfrentamiento fue un muerto, varios heridos y la modificación de la Ley 2029 de servicios de agua potable y alcantarillado sanitario tuvo que ser modificada por la Ley 2066.

2. En septiembre de 2000, tras multitudinarias y pacíficas movilizaciones, los trabajadores y vecinos alteños, encabezados por 10.000 bachilleres y 300 profesionales, a los que se sumaron luego las organizaciones sociales, lograron crear legalmente la Universidad Pública de El Alto (UPEA) y aunque el proceso de consolidación de la nueva U es dificultoso, no le resta el mérito histórico de crear un centro de formación superior gratuito, fiscal y público en medio de restricciones gubernamentales a la educación superior fiscal. El resultado: La Ley 2115 y su reciente modificación.

3. Entre marzo y junio de 2002, los mineros de Huanuni realizaron bloqueos de caminos que concluyeron con dos resultados: 1) La renuncia de una cuestionada alcaldesa del MIR y la reversión al Estado del yacimiento de estaño más rico del mundo, el Posokoni, que significó el "primer agujero" al Decreto Supremo 21060 mediante la Ley 2400 (del 24-7-02) que modificó el Código de Minería en su artículo 91.

4. En febrero de 2003, ante un "impuestazo" al salario decretado por el gobierno, la sociedad civil y hasta la Policía se manifestaron en contra y generaron una secuela de violencia parecida al terrorismo de Estado: 33 muertos por un poco explicado enfrentamiento armado entre policías y militares, alevosos asesinatos y saqueo a edificios de ministerios y partidos "sistémicos". El resultado: Cambios en la estructura de gobierno e incumplidas promesas de cambios.

5. En septiembre de 2003, los ciudadanos alteños, luego de semanas de movilización, lograron que el gobierno local (a cargo del MIR) anule los cuestionados formularios catastrales Maya y Paya, convertidos en nuevos impuestos inmobiliarios indirectos. La Ordenanza Municipal 090/2003 del 16-9-03 anuló definitivamente los controvertidos "formularios" Maya y Paya.

6. También en septiembre de 2003, comenzó una serie de movilizaciones sociales en contra del empresario-Presidente Gonzalo Sánchez de Lozada (MNR) a raíz de la tozudez gubernamental de querer vender gas en condiciones calificadas de "negocio de negros" para Bolivia. Entre el 9 y 25 de octubre de 2003, se producen más de 80 muertes y 400 heridos, a cargo de un gobierno que alega ser defensor de la democracia. El resultado: Gonzalo Sánchez de Loza, lúcido representante de los neoliberales y presidente constitucional, derrocado por una revuelta, huye del país.

Estos seis hechos (y otros más) se dieron en medio de una "dispersión dirigencial" casi antagónica pero otra emergente como la de los mineros de Huanuni; la aparición de medios de comunicación alternativos y el creciente trabajo de base en colegios, juntas vecinales, sindicatos, OTBs y otros.

Atrás