La Paz está cercada

octubre 10, 2003Publicado el: 4 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

La "guerra del gas" tiene bloqueos, paros cívicos y marchas, pero el gobierno sigue minimizando el conflicto La Paz está cercada Redacción Bolpress.com La sede de gobierno está cercada. Bloqueos, marchas, paros cívicos aislan a La Paz, la sede de gobierno, cuya población comienza a sentir las consecuencias del cerco impuesto por campesinos y pobladores de El Alto que rechazan la exportación de gas natural a mercados estadounidenses y pide la renuncia del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

La "guerra del gas" tiene bloqueos, paros cívicos y marchas, pero el gobierno sigue minimizando el conflicto

La Paz está cercada

Redacción Bolpress.com

La sede de gobierno está cercada. Bloqueos, marchas, paros cívicos aislan a La Paz, la sede de gobierno, cuya población comienza a sentir las consecuencias del cerco impuesto por campesinos y pobladores de El Alto que rechazan la exportación de gas natural a mercados estadounidenses y pide la renuncia del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

El conflicto, al que los sectores sociales llaman la "guerra del gas", comenzó hace cuatro semanas. En los primeros días los problemas estaban circunscritos a la región altiplano norte donde la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), dirigida por Felipe Quispe, instruyó un bloqueo de caminos reclamando la atención a un extenso pliego petitorio entre cuyos puntos se incluye el pedido de industrialización del gas en Bolivia y el rechazo a la incorporación del país al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA).

El bloqueo de caminos, comenzó en Nor Yungas, pero se extendió a la región de Sur Yungas y el altiplano del norte paceño, región en la cual el gobierno realizó un operativo para "rescatar" a turistas que quedaron cercados, pero dejando un saldo de 6 muertos más de una decena de heridos.

Según observadores, el gobierno buscaba debilitar el movimiento con el cansancio, pero en lugar de esto se masificaron las protestas y se extendieron a otras regiones. En la actualidad, los campesinos no permiten el ingreso de productos alimenticios a la ciudad para su comercialización.

La sede de gobierno quedó aislada por el bloqueo de rutas que vinculan al departamento con Santa Cruz y Cochabamba.

Cerco a La Paz

El cerco a La Paz, es un émulo del cerco que siglos atrás protagonizara Julián Apaza, el mítico Tupac Katari que a su muerte había anunciado "volveré y seré millones".

Esta semana, la Central Obrera Regional (COB) de El Alto, dirigida por Roberto de la Cruz, un indigenista identificado con el katarismo, dispuso un paro cívico indefinido exigiendo la renuncia del presidente Sánchez de Lozada o la anulación de la Ley de Hidrocarburos, un extremo considerado poco probable.

El paro cívico que se realiza en la ciudad de El Alto, por tercer día consecutivo, cortó la conexión entre la sede de gobierno y la urbe alteña, hecho que afecta a muchas personas, quienes tienen su actividad laboral en esta ciudad y deben trasladarse al lugar diariamente.

Este paro dejó a La Paz sin la provisión de combustibles al extremo que al momento 15 de los 24 surtidores de combustibles están cerrados. Según la Asociación de Comercializadores de Carburantes (Asosur), La Paz sólo tiene combustibles hasta el medio día del sábado.

Marchas

A este panorama se suman las constantes marchas que desde hace casi cuatro semanas se repiten a diario en el centro de la ciudad, obstaculizando la libre circulación de vehículos por las principales arterias y paralizando totalmente cerca al medio día la actividad.

Así también se conoció que campesinos pretenden tomar Milluni, donde se encuentran represas de agua, cortando el suministro hacia la ciudad.

Sin embargo, el presidente de la República, Gonzalo Sánchez de Lozada, persiste en su afán de minimizar la situación, señalando que la conflictiva situación social que se vive en el país, se reduce al departamento de La Paz, donde grupos reducidos de personas, con intereses políticos, pretenden desestabilizar el sistema democrático, pidiendo entre sus demandas la renuncia del primer mandatario.

Atrás