Paro cívico-vecinal movilizado alteño es total

octubre 10, 2003Publicado el: 3 min. + -
El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Tercer día de inactividad Paro cívico-vecinal movilizado alteño es total El Alto.- Miles de personas caminando kilómetros desde y hacia la Ceja por cuatro vías troncales (Juan Pablo II, 6 de marzo, camino a Viacha y Tiahuanacu), avenidas "regadas" de piedras, quema de llantas en desuso en estratégicas esquinas y nula actividad económica eran las características del contundente "paro cívico-movilizado" en El Alto.

Tercer día de inactividad

Paro cívico-vecinal movilizado alteño es total

El Alto, (SDI).- Miles de personas caminando kilómetros desde y hacia la Ceja por cuatro vías troncales (Juan Pablo II, 6 de marzo, camino a Viacha y Tiahuanacu), avenidas "regadas" de piedras, quema de llantas en desuso en estratégicas esquinas y nula actividad económica eran las características del contundente "paro cívico-movilizado" en El Alto.

La tercera ciudad de Bolivia por cantidad de habitantes (casi un millón de personas) y la primera en cuanto a su movilización, tiene una característica especial: Los presidentes de las más de 500 juntas vecinales, en los nueve distritos, han ratificado que el paro continuará pese a insinuaciones gubernamentales.

Por tercer día consecutivo, los alteños paralizaron esta ciudad repleta de migrantes aymaras, quechuas y mineros despedidos por el gobierno de Victor Paz Estenssoro (en el que el actual presidente fue ministro) bloquearon todo acceso a sus polvorientas calles.

Solo por las noches existe un tímido acercamiento de vehículos de servicio público (sin placa de ruta identificatoria para evitar represalias de los sindicatos de chóferes) aunque las precauciones son necesarias debido a grupos de jovenzuelos que buscan asaltar a los transportistas y pasajeros.

De día, las calles y avenidas están llenas de personas: amas de casa cargadas de sus "guaguas" (hijos cargados en aguayo a la espalda), jóvenes que deben ir a La Paz para asistir a clases en la Universidad, trabajadores de diversas ramas que desde alejados barrios alteños deben ir incluso hasta la zona sur de La Paz: Albañiles, porteros, cuidadores, maestros, carpinteros y otros que generalmente venden mano de obra barata.

De hecho, en interior de los barrios alteños no hay policía. Por ejemplo, en Santiago II, barrio de ex mineros, el reten policial fue asaltado al conocerse la muerte del minero José Luis Atahuichi y, por la mañana de este viernes, los dirigentes vecinales bloquearon la Plaza del Minero con un gran cartel de la Junta flanqueda con una wiphala (bandera indígena) y otra boliviana. Ambas llevan un crepón negro.

En la misma plaza, los dirigentes vecinales (ex mineros) comenzaron a recolectar alimentos no perecederos para sus ex compañeros que en dos grupos se encuentran en El Alto.

El primer contingente (100 mineros llegó a la Universidad Pública de El Alto (UPEA) en Villa Esperanza en tanto que el otro grupo (más de 700 mineros) se quedó en Ventilla tras los cruentos enfrentamientos con un saldo de dos muertos y atropellos a diputados del MAS y el disparo a un sacerdote.

La única ruta accesible es al aeropuerto internacional de El Alto, que es el único servicio de transporte nacional e internacional que sale de La Paz, capital boliviana que ha quedado cercada por la rebeldía vecinal alteña, que tomó la decisión política de exigir la renuncia del presidente-empresario Gonzalo Sánchez de Lozada.

Atrás