Tiene la complicidad del Viceministro de Asuntos Indígenas Marcial Fabricano, dice la denunciaIndígenas denuncian que un senador devasta territorio indígena y parque nacional Isiboro SécureLa Subcentral de Cabildos del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure denunció hoy que el senador del MNR Miguel Majluf ha tomado el Parque y Territorio Indígena, donde se encuentran saqueando madera, con la complicidad del Viceministro de Asuntos Indígenas Marcial Fabricano y algunos miembros de su recientemente creada “Organización del Sécure”.

Tiene la complicidad del Viceministro de Asuntos Indígenas Marcial Fabricano, dice la denunciaIndígenas denuncian que un senador del MNR devasta territorio indígena y parque nacional Isiboro Sécure(Bolpress.com).- La Subcentral de Cabildos del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure denunció hoy que el senador del MNR Miguel Majluf ha tomado el Parque y Territorio Indígena, donde se encuentran saqueando madera, con la complicidad del Viceministro de Asuntos Indígenas Marcial Fabricano y algunos miembros de su recientemente creada “Organización del Sécure”.Según la denuncia, durante los años 1996 y 1997 dirigentes de la subcentral del Territorioi Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), entre los que se encontraba Jouci Fabricano, sobrino del actual viceministro de Asuntos Indígenas, suscribieron varios contratos de manera ilegal, para explotar madera en las comunidades del Alto Sécure (Asunta, Oromomo, Areruta, Santa Domingo, San José y Totora).En 1998, agrega la denuncia, los nuevos dirigentes de la Sub Central desconocieron los contratos y expulsaron a las empresas y particulares, quienes dejaron parte de la madera tumbada en el bosque. Inmediatamente los nuevos dirigentes iniciaron acciones legales por la extracción ilegal en un área protegida. Por su parte los empresarios madereros iniciaron un proceso en la justicia en contra del TIPNIS, demandando el cumplimiento de los contratos. El año 2002, la Sub Central Indígena del TIPNIS solicitó el remate de la madera decomisada. Para verificar la factibilidad ambiental de la extracción de madera se realizaron evaluaciones técnicas con ayuda de la Cooperación Internacional, de acuerdo a las cuales y dadas las condiciones del área donde se encuentra la madera tumbada, no se recomendó su extracción en la forma tradicional en que operan las empresas, es decir con caminos forestales y camiones, sino únicamente con medios manuales, debiendo ser aserrada en el bosque y transportada a lomo de bestia.Los resultados de la evaluación técnica fueron aprobados en un encuentro de corregidores, en febrero del 2002, donde se dispuso además, que la forma más transparente de comercializar la madera talada era a través del remate con la participación del mayor número de instituciones posibles: Prefectura, Iglesia Católica. Superintendencia Forestal, etc.”Desesperados por apropiarse de esos recursos, a nombre de la organización del Sécure, Juan Fisher Fabricano, hermano de Jouci Fabricano y Constantino Teco, los dirigentes implicados en los contratos ilegales, aparecieron al frente de una nueva organización a la que denominaron Sub Central del Sécure. A un mes de su creación presentaron al Servicio de Areas Protegidas SERNAP una petición para el aprovechamiento de la madera y posteriormente exigieron al ex Ministro de Desarrollo Sostenible Ramiro Cavero, que autorice su aprovechamiento ´pero en ningún caso bajo la modalidad de remate?`”, dice la denunciaEn las últimas semanas, la organización de Fabricano, impidió la entrada al TIPNIS de los guardaparques indígenas, cuando ingresaban por el río Tijamuchi, por lo que el SERNAP-TIPNIS tuvo que replegarlos a su campamento de Asunta, de donde posteriormente fueron también desalojados. Aprovechando esta circunstancia, los empleados de la empresa Fátima quienes en un número mayor a 100 personas, se encontraban merodeando el TIPNIS desde principios de agosto, ingresaron al parque para talar más árboles. Lo anterior fue inmediatamente denunciado a la diputada Alejandra Sanchez de Lozada, de la Comisión de Desarrollo Sostenible de la Cámara de Diputados, pero lo único que generó fueron amenazas por parte del senador Majluf hacia los dirigentes del TIPNIS. Ninguna investigación fue iniciada. En lugar de ello, la diputada Sanchez de Lozada pasó la semana tratando de lograr del CIDOB el aval para su Proyecto de Ley de Areas Protegidas, que de ser aprobado, permitirá la explotación maderera, petrolera, minera y la construcción de grandes obras de infraestructura, como las cuestionadas rutas en Madidi (Azariamas-San José de Uchupiamonas-Apolo) y en el TIPNIS (Villa Tunari-San Ignacio de Moxos) todas ellas, con el único fin de facilitar la explotación de madera de bosques bien preservados de Bolivia.”Resulta evidente que se trata de una estrategia bien montada para terminar con áreas protegidas y territorios indígenas, en la cual las sendas abiertas en el pasado por el tráfico ilegal de madera pasan a ser carreteras legalizadas en áreas protegidas aunque ello signifique el fin de los parques”, agrega.