Contundente paro en Potosí exigió reversión de concesiones en el Salar de Uyuni Potosí, (Jatha) – Potosí cumplió el martes un exitoso paro de 24 horas para exigir la reversión de las concesiones que fueron otorgadas en el Salar de Uyuni gracias a una ley que, según los cívicos, fue elaborada a la medida de los empresarios que estaban interesados en ese reservorio natural.

Contundente paro en Potosí exigió reversión de concesiones en el Salar de Uyuni

Potosí, (Jatha) – Potosí cumplió el martes un exitoso paro de 24 horas para exigir la reversión de las concesiones que fueron otorgadas en el Salar de Uyuni gracias a una ley que, según los cívicos, fue elaborada a la medida de los empresarios que estaban interesados en ese reservorio natural.

La medida de protesta fue dispuesta por el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) que advirtió con nuevas medidas de presión si es que el gobierno no dispone dicha reversión.

Desde La Paz, el viceministro de minería, Osvaldo Ramírez, anunció medidas preventivas para proteger el salar pero no dijo nada acerca de revertir las concesiones.

Comcipo aseguró que las concesiones están en la zona más rica del Salar de Uyuni que, según el informe Orstom, no sólo tiene bórax, litio y otros no metálicos con un potencial mercado internacional sino también más de 50 elementos, incluido el uranio.

El paro consiguió cerrar las puertas de instituciones públicas y privadas, exceptuando las de la Administración Departamental.

En las puertas de la capital, decenas de motorizados quedaron varados pues se procedió al bloqueo de esas zonas de acceso en cumplimiento a lo dispuesto por los dirigentes que asistieron a la última reunión del consejo consultivo.

Asimismo fueron cerrados los centros de abasto y los transportistas guardaron sus motorizados y se pudo apreciar durante la mayor parte de la jornada un vacío total en las calles potosinas.

Las únicas personas que no vieron el acatamiento del paro fueron las de la Prefectura departamental que indicaron que la paralización.

El presidente del ente cívico, Mario Rengifo, informó que el paro de 24 horas fue todo un éxito y ello daba cuenta de la madurez de los habitantes de la capital y las provincias que piden que el Estado revierta las concesiones que se encuentran asentadas en el Salar de Uyuni.

Explicó que los potosinos están convencidos que el proceso de adjudicación de las concesiones mineras estuvo plagado de hechos irregulares como la aprobación y promulgación de una ley que atenta contra una de las mayores riquezas del país.

Asimismo se cuestiona el accionar de la responsable de la Superintendencia de Minas de Tupiza, Pilar Vila, es ilegal ya que era una autoridad interina y, por tanto, sus actos como la entrega de las concesiones son nulos de pleno derecho.

También se pudo establecer que las personas que se adjudicaron las concesiones se adelantaron a la reglamentación de la ley 1854 y, por tanto, no son legales, es por ello que se exige que se reviertan a dominio del Estado.

Los dirigentes de las instituciones locales coinciden en la necesidad de lograr la reversión del total de las concesiones mineras pues la propuesta de establecer un “cinturón de seguridad” únicamente ataca la parte de la costra salina y de ninguna manera la región más rica donde están asentadas las empresas chilenas que cada día se llevan millones de dólares sin pagar a la región ni un solo centavo.

SILALA

Con relación a las aguas del Silala se definió que de no recibir una acción puntual para rescindir contrato con la empresa Ductec, tal como solicitan las organizaciones potosinas.

Los dirigentes de Comcipo sostienen que es importante rescindir el contrato con la Ductec y sentar las bases para que en el marco de la soberanía se negocie una compensación por el uso de las aguas potosinas por parte de los empresarios y población de los poblados de Atacama, Cerro Gordo y otras.

Actualmente el caudal que llega a Chile sería de 196 litros por segundo a través de un canal artificial que fue construido por la empresa Bolivian Railway sobre la base de una concesión conseguida en el siglo pasado para el funcionamiento de las locomotoras que hacían el servicio hacia Antofagasta.