Sublevaste los corazones, Fidel

Y hasta las piedras bailaron

La historia, esa maga, ya te absolvió

Cuando abriste sus puertas

Y por allí entraron los yerberos

Los pescadores, los descalzos

La historia ya te absolvió, compañero

Cuando volviste a Cuba

Esa isla brava, esa isla martiana

Una patria, una inspiración, un faro.