Miercoles 23 de abril del 2014
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> EEUU
Actualizado el 2013-01-03 a horas: 23:47:41

La noticia más censurada N. 21: Conservadores matan el correo y a su sindicato para privatizar el servicio

El Servicio Postal de EE.UU. reporta pérdidas récord

Washington, (PL y Mapocho Press).- El Servicio Postal de Estados Unidos anunció una cifra récord en pérdidas netas de 15,9 billones de dólares en el año fiscal concluido el 30 de septiembre de 2012. El USPS está bajo el asalto constante de los republicanos conservadores, y algunos demócratas “moderados”, que desde hace varios años apuntan a destruir el sindicato más fuerte del país y al correo mismo, en beneficio de los sistemas privados FedEx y UPS.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Según el diario The New York Times, el USPS que ya atravesaba por problemas financieros, dio un paso más hacia la insolvencia. Debido a las pérdidas en los ingresos Correos dejó de pagar, entre otros, algunos fondos para beneficios de salud de los jubilados.

Los informes financieros muestran que el volumen de correo sigue disminuyendo a medida que los estadounidenses recurren cada vez más a las formas electrónicas de comunicación. El volumen de correo total fue de 159,9 billones de unidades, un 5% menos al contabilizado el año anterior (168,3 billones).

El pasado 9 de octubre Naciones Unidas conmemoró el Día Mundial del Correo como un servicio que es “parte integral del creciente mundo digital” y de la actual era de la información y de las tecnologías de las comunicaciones. La efeméride recordada bajo el lema “Una nueva estrategia para un nuevo mundo” fue instituida en 1969 por el Congreso de la Unión Postal Universal (UPU).

Estamos en una época de teléfonos móviles e Internet, pero el correo no ha sido desechado, sino que es parte integral del creciente mundo digital, afirmó el director general de la UPU Edouard Dayan. El funcionario subrayó que ese servicio debe continuar su innovación y desarrollo eficiente, adoptar estándares comunes y explotar las nuevas tecnologías para diversificar y mejorar sus prestaciones.

Las oficinas postales, ya sean físicas o virtuales, sirven a las necesidades de comunicación de los usuarios en la realización de sus actividades, explicó Dayan. Entre ellas mencionó el pago de facturas, el envío o recepción de dinero, la adquisición de productos y el seguimiento de la ruta de paquetes, cartas y bultos a lo largo de toda la cadena de distribución.

Aseguró que los servicios tradicionales de cartas todavía constituyen la mayor parte de los ingresos de los correos y advirtió sobre la existencia de otras modalidades derivadas de la globalización, como el comercio electrónico. Esas operaciones ocasionan un incremento del movimiento de paquetes postales y, de acuerdo con estimados de los expertos, alcanzarán tres mil millones de euros en 2013, afirmó el titular de la UPU.

Por otro lado, instó a avanzar en mejores interconexiones de las redes postales para facilitar los intercambios y a diseminar el conocimiento y las experiencias técnicas para impulsar el desarrollo y la innovación de los productos y servicios del sector.

Recordó el Times que el Servicio Postal de Estados Unidos instó durante casi un año al Congreso a aprobar una legislación que le permita ahorrar costes al implementar la reducción del número de días de entregas en la semana, así como entrar en nuevas líneas de negocio.

Conservadores matan al USPS

El servicio postal de EE.UU. (USPS en inglés) está bajo el asalto constante de los republicanos conservadores, y algunos demócratas “moderados”, que desde hace varios años apuntan a destruir el sindicato más fuerte del país y al correo mismo, en beneficio de los sistemas privados FedEx y UPS. La ley de Responsabilidad y Mejoramiento Postal obliga desde 2006 al USPS a financiar completamente los subsidios por enfermedad de futuros jubilados, incluyendo paquetes de jubilación para trabajadores que todavía ni siquiera han nacido. Ninguna otra organización pública o privada tiene que pre-financiar el 100% de los subsidios para enfermedades futuras de gente que aún no existe. Así, el déficit divulgado de 9.000 mil millones de dólares del US Postal Service se debe en gran parte a la obligación de pagos de impuestos excesivos pagados al gobierno.

El Proyecto Censurado eligió esta noticia censurada N° 14 entre dos únicas fuentes. Éste es el laborioso análisis y entrevista a un líder sindical de Allison Kilkenny, publicado en Truthout, el 8 de septiembre 2011:

Los últimos ataques contra el USPS, son mucho más que los naturales signos de tiempos desesperados ante la puesta del sol de un servicio arcaico ante la competencia privada de Federal Express (FedEx) y United Parcel Service Inc. (UPS). Por el contrario, el Servicio Postal ha estado por años bajo el asalto constante de la derecha bipartidaria, que libra casi una batalla épica con el objetivo de finalmente derribar al mayor sindicato del país, el segundo mayor empleador de EEUU (después de Wal-Mart) y empujar cada vez más al país hacia el abismo de la privatización.

El Servicio Postal, que es más antiguo que la propia Constitución, se encuentra al borde del precipicio. Si se le permite caer a esta gran institución, que ofrece uno de los servicios más antiguos y más confiables del país, y el Congreso mata a su gran sindicato, entonces realmente no habrá derecho a negociación colectiva, ni contratos a los trabajadores y ningún sindicato estará a salvo dentro de EEUU.

Con la espiral de quiebra contra el USPS, el sistema público de correo históricamente incontrovertido, de repente se ha convertido en un tema candente. Es poco probable que una organización inspire tal histeria. El Servicio Postal no se paga con dinero de los contribuyentes, sino más bien está financiado en su totalidad por la venta de estampillas. Es fácil olvidar qué maravilloso es hoy, en 2011, poder enviar todavía por correo una carta clara, a través de todo el país, por menos de 50 centavos de dólar. Y si lo impresionante de esta hazaña aún no se ha hundido, intente el ejercicio mental de considerar qué más se puede comprar por US$ 0,44.

Aparece Darle Issa, “cazador neo-liberal” y congresista más rico

Hace sólo unos pocos años atrás que el USPS se consideró no sólo estable, sino próspero. El mayor volumen de piezas de correo que manejó este servicio en sus 236 años de historia fue en 2006. El segundo y tercer año de mayor actividad fueron 2005 y 2007, respectivamente. Pero hubo dos eventos orientados a paralizar a esta gran institución: uno elaborado durante los años de Bush y otro, concebido por el Comité de Supervisión de la Cámara, que preside el representante republicano Darrell Issa.

Tal vez fue su historia en auge lo que primero llamó la atención del Congreso sobre el Servicio Postal en 2006, cuando se aprobó la Ley de Mejora de la Responsabilidad Postal (PAEA, en inglés), que ordenó al USPS financiar completamente los beneficios de salud para los futuros jubilados. Parecía correcto que el Congreso exigiera la cobertura universal de salud. Pero incluso fue más allá. El Congreso ordenó la cobertura de futuros seres humanos.

“Es casi difícil de comprender de qué están hablando, pero básicamente me dijeron que el Servicio Postal tendría que financiar completamente los beneficios de salud de los futuros jubilados de los próximos 75 años y que tendría que hacerlo dentro de una ventana de diez años”, dijo Chuck Zlatkin, director de políticas del Sindicato Postal (Postal Union) para el Área Nueva York Metropolitana.

Era una orden imposible, y extrañamente, una tarea no compartida por ningún otro servicio gubernamental, agencia, corporación u organización dentro de EEUU. La norma significaba que cada 30 de septiembre, el USPS tuvo que aportar más de 5,5 mil millones de dólares al Tesoro para el financiamiento anticipado de los beneficios de salud de los futuros jubilados. Es decir, el Servicio Postal paga por empleados de un futuro de 75 años. El USPS está financiando paquetes de jubilación de personas que todavía ni siquiera han nacido.

La tarea imposible se hizo aún más difícil cuando Wall Street hizo estallar las economías del mundo. Fue esto, y no la aparición del correo electrónico, lo que se convirtió en partida de defunción del Servicio Postal. Zlatkin considera una excusa divertida cargar toda la "culpa a Internet". La red ya existía por bastante tiempo en 2006, el año más activo del USPS, por no hablar de que cada artículo comprado en Amazon y eBay –cada pieza de información dirigida a los accionistas y clientes de los bancos– todavía tiene que ser un caracol enviado por correo, lo cual es un volumen suficiente para mantener próspero al servicio postal. "Todavía tengo que encontrar la manera de enviar una camisa a través de la computadora", se rió Zlatkin.

Cuando la apuesta de los derivados de Wall Street voló al país, las empresas redujeron sus operaciones por la recesión y, por consiguiente, el Servicio Postal ya no manejaba sus volúmenes históricamente altos de correo. El boom terminó y comenzó la espiral de la muerte.

Al mismo tiempo, el USPS sangraba pagando dinero a los fondos de pensiones de los trabajadores. Una auditoría realizada por la Oficina del Inspector General del Servicio Postal llegó a la cifra de 75 mil millones de dólares en pagos excesivos de pensiones. A continuación, la Comisión de Regulación Postal, organismo independiente que realmente recibió más poder autónomo con la Ley PAEA, dispuso su propia auditoría independiente. La Comisión redujo el pago en exceso a 50 mil millones de dólares.

Tomando esos datos en consideración, se proyecta ahora un déficit de 9 mil millones de dólares del USPS, aparentemente poco dinero que podría ser fácilmente corregido con algunos ajustes contables de menor cuantía. “En realidad, se podría transferir desde los fondos de pensiones a los fondos de salud de los retirados”, dijo Zlatkin. 2Y no le costaría un solo centavo a los contribuyentes”.

El correo tiene ahorros más que suficientes

La Ley HR 1351, de 2011, de Recálculo Obligatorio y Restauración de Pensiones del Servicio Postal de EEUU, es una iniciativa de legislación patrocinada por el congresista demócrata Stephen Lynch, de Massachusetts. La Ley establece que la Oficina de Gestión de Personal hará la auditoría definitiva, para llegar a la cifra real de sobrepagos en exceso y luego aplicar los fondos anticipados de ese ridículo sistema al financiamiento del déficit. El Servicio Postal tendría, entonces, 5,5 mil millones de dólares al año para utilizarlos en el funcionamiento de sus servicios y mejorar las entregas del correo.

Esto eliminaría la necesidad de terminar con la prestación de servicios durante los sábados, cerrar centros de procesamiento de correo y no habría necesidad de despedir a 120.000 trabajadores (la fuerza de trabajo del Servicio Postal ya se ha reducido mediante la eliminación natural de más de 100.000 empleados en los últimos cuatro años).

Pero hay opositores políticos que no tienen ningún deseo de ver sobrevivir al USPS ante lo que, para todos los efectos, es una maniobra contable estúpida. A saber, los republicanos de extrema derecha y los demócratas y moderados fueron los promotores ocultos detrás de la Ley PAEA, y ahora están vendiendo con fuerza la misma narración de que el Servicio Postal está quebrado, la organización sindical es demasiado exigente y la única solución es recortarlo, cortarlo y, oh sí, recortarlo más.

Zlatkin dice que el nombre “Darrell Issa” huele como algo realmente asqueroso. Tuvo su primer encuentro con el congresista en mayo (2011), poco después que la American Postal Workers Union (APWU) y el Servicio Postal llegaran a un acuerdo de negociación colectiva. El acuerdo, a través de la devolución que ofrece el sindicato, garantiza que el Servicio Postal otorgue a los empleados más de 4 mil millones de dólares de lo acumulado en los ahorros durante la vigencia del contrato. En ese momento, el jefe del correo Patrick Donahoe aclamó el acuerdo como una victoria para el Servicio Postal, sus empleados y las personas a quienes sirven.

Sin embargo, como el sindicato se disponía a votar sobre el acuerdo, Issa convocó a una audiencia sobre el contrato colectivo. La medida fue totalmente sin precedentes. Aquí había una silla republicana del Comité de Supervisión asando a la parrilla al jefe general de correos sobre un acuerdo (Issa llama al contrato demasiado generoso) cuando un sindicato está en plena votación. "Hablo de manipulación de las elecciones", dijo Zlatkin.

Para Zlatkin, el único otro nombre que inspira tanto desprecio es Dennis Ross (R-Florida), también miembro del Comité de Supervisión. El “Secuaz de Issa”, como lo llama Zlatkin, fue tras el administrador de correos para revisar el acuerdo, exigiendo saber por qué no re-negociar el contrato.

“El mayor problema son los cambios a largo plazo que realmente tenemos que hacer para el Servicio Postal, en términos de su viabilidad”, le dijo Ross a Donahoe. “Espero que podamos empoderarlo para hacer más”.

Sumisión del jefe de correos

Nota al margen: Es interesante saber que el Partido Republicano se refieren al servicio postal como si fuera un negocio más que una entidad que presta un servicio público. El Servicio Postal no fue diseñado para apalear los beneficiarios.

Lo que quiso decir fue “empoderar para matar por hambre” al Servicio Postal y su sindicato. Desde ese día, Donahoe abdicó de su responsabilidad como director general de correos, de acuerdo con Zlatkin. Los convenios colectivos de negociación del APWU en el pasado han incluido protecciones de despido, que Donahoe inmediatamente ofreció como sacrificio a sus amos republicanos, cuando le pidieron eludir la protección de los trabajadores, por lo que podría destruir, para 2015, 220.000 puestos de la fuerza de trabajo.

“Todo lo que (Donahoe) está tratando de hacer es apaciguar a ese comité. Ha violado un contrato que ha firmado. Ha violado la legislación laboral. Desde mi entender, está violando la Constitución de Estados Unidos por ir al Congreso para que éste cambie la ley para modificar nuestros contratos”.

De hecho, Zlatkin dice que su capítulo del sindicato local está tan desilusionado con la conducta del jefe de correos que están poniendo una nota de prensa para pedir su renuncia o despido. “Él es un incompetente, quizás con buenas intenciones, o un testaferro engañoso para la gente que quiere privatizar el servicio postal”, dijo Zlatkin.

“Ley de Destrucción del Servicio Postal”

Poco después de reunirse con Donahoe, Issa introdujo el proyecto de Ley de Reforma Postal al Congreso, una ley que haría polvo al Servicio Postal, dijo Zlatkin. “[La ley] les dará las clases de poderes que el Súper Comité justo necesita hacer: romper los contratos y cerrar las oficinas de correo sin audiencias Se trata básicamente de la Ley de Destrucción del Servicio Postal”. El proyecto de ley tiene un co-patrocinador: Dennis Ross (R-Florida). Y ambos hombres acaban de pasar a estar a cargo del Comité de Supervisión de la Cámara. Entre la “Salvación del Postal Service” HR 1351 y la Ley de Destrucción del Servicio Postal, Zlatkin pregunta retóricamente: “¿Qué van a llevar a votación?”

La lucha de clases existe, pero ¡la van ganando los ricos!

Tiene sentido que el Servicio Postal se haya convertido en blanco para los políticos ricos, abrumadoramente blancos. Como ex comisionado asistente y secretario de prensa adjunto del ex presidente George W. Bush, Tony Fratto twiteó elocuentemente: “En los últimos 10 años podré haber visitado una oficina de correos en total 10 veces”.

Cuando usted puede entregar paquetes a su ayudante para que los despache a mayores precios por FedEx, entonces claro, la oficina de correos no puede ser para usted. Pero como explica Marcy Wheeler (bloquera de Empty Wheel), todavía hay un montón de gente que necesita los servicios del USPS: las personas pobres, las personas que utilizan un apartado de correos, la población rural que vive fuera de las áreas de prestación de servicios, pequeños empresarios tipo eBay, inmigrantes que envían paquetes a la gente de su país de origen y sin fines de lucro.

“Esto es parte de la lucha de clases y va en contra de los pobres y es una guerra de clases contra los trabajadores”, dijo Zlatkin. De las 34 oficinas de correos que el servicio postal estadounidense está considerando la posibilidad de cerrar en Nueva York, 17 están en el Bronx. El distrito sur del Bronx está clasificado como la circunscripción más pobre del Congreso de Estados Unidos.

“Cada vez que se rumorea el cierre de una oficina de correos, resulta devastador para el barrio donde está la sucursal”, dijo Zlatkin. “¿Qué pasa cuando nos involucramos con funcionarios electos y personas de la comunidad para tratar de mantener abierta una oficina de correos? Siempre aparece la misma gente: adultos mayores, personas con discapacidad, gente pobre y pequeños empresarios. Son las personas que más dependen del servicio postal porque realmente no pueden tener acceso o permitirse otras alternativas”.

Beneficiarios: FedEx y Upec

UPS y FedEx no están obligados a hacer lo que el servicio postal hace, que es entregar el correo en todos los lugares, incluso si el receptor se encuentra en terreno rural difícil de alcanzar, o en un barrio del centro de la ciudad considerado demasiado “peligroso” para otros servicios, como los taxis en que se debe viajar. Si cae el USPS, habrá otro golpe en la lucha de clases donde los pobres estarán aún más aislados de un servicio que pertenecía a todos.

Por lo tanto, aquí tenemos un servicio que atiende principalmente a los más desfavorecidos económicamente y emplea a más de 574.000 miembros del sindicato. No es de extrañar que se haya convertido en un objetivo apetitoso para el rancio Partido Republicano. Sería una pluma más en la gorra de Darrell “Cazador Neo-Liberal” Issa destruir uno de los mayores sindicatos del país y, al mismo tiempo, dar otro empujón a EEUU en dirección a la privatización total, con la paralización de los últimos grandes servicios públicos.

“Obama tiene que hablar con el país sobre trabajo”, dijo Zlatkin. “¿Va a hablar de la necesidad de mantener los puestos de trabajo de 120.000 postales, o lo va a ignorar? Me imagino que lo ignorará. El APWU fuimos el segundo sindicato en apoyar a Obama y, desde entonces, no ha sido lo que llamamos un buen amigo para los trabajadores de correo, ni de las personas para quienes trabajamos”.

Fuentes y referencias:

● Allison Kilkenny, “Postal Workers Under Assault in Planned Demolishment Privatization Plan,” Truthout, September 8, 2011, http://www.truth-out.org/last-union/1315492298.

● Matt Taibbi, “Don’t Let Business Lobbyists Kill the Post Office,” Rolling Stone, April 23, 2012, http://www.rollingstone.com/politics/blogs/taibblog/dont-let-business-lobbyists-kill-the-post-office-20120423.

http://www.mediafreedominternational.org/2012/04/11/conservatives-attack-us-post-office-to-break-the-union-and-privatize-postal-services/

Student Evaluator: Dane Steffy (Sonoma State University)

Faculty Evaluator: Peter Phillips (Sonoma State University)

Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



15 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 18

min.

... a fondo

Ley Minera del MAS: privatista y anti-indígena

Carlos Arze Vargas *

La Ley Minera ratifica la preeminencia de la actividad minera sobre otras actividades productivas como la agricultura, por lo que sus derechos se pueden imponer sobre los otros derechos, por ejemplo sobre la propiedad de la tierra agrícola. Está destinada a impulsar y fomentar la privatización de la actividad minera debido a que se hace irrelevante la reserva fiscal y se (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El mundo del K‘aqchiu

Raúl Prada Alcoreza

K‘aq es el sonido al picar la piedra; por onomatopeya se llamó a estos picadores de la roca k‘aqchirus, a su actividad (...)

Trabajo infantil, una dolorosa herida también en Latinoamérica

Cira Rodríguez y Leovani García Olivares *

La Habana, Bogotá, Santiago de Chile, Quito y Brasilia (PL).- La existencia de 168 millones de niños víctimas del (...)

Reflexiones metodológicas y políticas sobre “El capital en el siglo XXI” y el concepto de “capital”

James K. Galbraith *

El economista francés Thomas Piketty acaba de publicar un voluminoso libro, Capital in the Twenty-First Century (El capital en el (...)

Litio: Los “avances graduales” de la GNRE

Juan Carlos Zuleta Calderón *

El gobierno puede continuar el camino terco, tortuoso y equivocado -sin destino definido y a un muy alto costo para las generaciones (...)

la frase

El Presidente Evo es la resurrección del pueblo indígena, el Presidente Evo es como Cristo resucitado…

Álvaro García Linera, Vicepresidente de Bolivia

Por quién votará en las elecciones de 2014

  • Evo Morales Ayma
  • Juan del Granado
  • Samuel Doria Medina
  • Rubén Costas
  • Nuevo Partido de la COB
  • Votaré blanco o nulo

Encuesta vigente desde el 01-07-2013

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014

OraculoUmaLuna