Sábado 25 de octubre del 2014
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Internacional >> Latinoamérica
Actualizado el 2012-09-07 a horas: 01:03:46

Confirmada la alianza de Federico Franco con la burguesía agroindustrial y Monsanto

El presidente de Paraguay increpa a un obispo y aboga por los transgénicos en plena misa

El presidente de Paraguay Federico Franco interrumpió la homilía de monseñor Mario Melanio Medina, tomó el micrófono y en plena celebración eucarística defendió la legalización del cultivo de algodón transgénico y confesó que la medida se ampliará a otros cultivos.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

A pedido de la burguesía agroindustrial y por recomendación del Ministerio de Agricultura y Ganadería, el 20 de agosto el Poder Ejecutivo paraguayo liberalizó por decreto la importación de semillas de algodón transgénico Bollgard II, pese a que sectores sociales y campesinos demostraron que los cultivos transgénicos son nocivos para la salud de los agricultores, depredan la tierra y solo benefician a las transnacionales agroquímicas y a los latifundistas nativos.

La multinacional norteamericana Monsanto, aliada a los grandes productores de soya, el principal cultivo paraguayo, será la primera beneficiada con el cobro de millonarios royalties por el uso de sus semillas y agroquímicos, además de afianzar su dominio en el negocio algodonero.

La organización ambientalista After Vida explicó que el algodón transgénico fomenta un modelo de producción altamente perjudicial porque somete económicamente a los agricultores, cada vez más dependientes de semillas y agroquímicos importados.

Activistas de la coalición Frente Guasú, integrada por 20 partidos políticos y organizaciones de izquierda, denunciaron que el gobierno, las empresas transnacionales y sus aliados nacionales violaron leyes ambientales y de bioseguridad, al permitir la introducción de semillas transgénicas sin la evaluación previa de riesgos.

Monsanto y otras transnacionales transgreden todas las normas legales nacionales y tratados internacionales como el Protocolo de Cartagena, ratificado en 2003, que disponen evaluaciones de riesgo antes de liberar al ambiente cualquier organismo genéticamente modificado, recordó el Frente Guasú. After Vida exigió que se haga público el dictamen de la comisión de Bioseguridad que analizó el caso, principalmente en los temas de inocuidad alimentaria y licencia ambiental.

Con esos antecedentes, durante una eucaristía por los 132 años de fundación de Villa Florida, en la provincia Misiones, monseñor Mario Melanio Medina solicitó al presidente Franco que revise su decisión de dar vía libre a la utilización de semillas transgénicas en el país, sacando de sus casillas al aludido, quien se levantó de su asiento y pidió la palabra para responder a las críticas del obispo.

El jefe de Estado rompió el protocolo litúrgico, interrumpió la homilía del obispo, tomó el micrófono y defendió en plena misa las semillas transgénicas, alegando que “son algo de Dios a través de la ciencia y de la tecnología” que permitirá al ser humano modificar genéticamente el algodón, el maíz y la soya para resistir la humedad y las plagas, y de esta manera multiplicar la producción agrícola.

“¿Si los transgénicos van a perjudicar la salud o al ambiente, piensa que yo haría algo parecido? Si usted presenta un solo documento de una autoridad que demuestren que los transgénicos van a perjudicar la vida o la salud, nosotros vamos a cambiar de actitud”, desafió al obispo el presidente paraguayo transformado en abogado de los transgénicos.

El obispo Medina dijo que buscará informes científicos que demuestren a Franco los peligros de los transgénicos. Por lo pronto, la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas reiteró que existen decenas de evidencias científicas de los posibles riesgos para la salud humana, la seguridad y soberanía alimentaria y la biodiversidad.

La presunción de que el uso de la semilla de algodón Bollgard II resultará milagrosamente en la recuperación de la producción algodonera nacional y en copiosos beneficios para nuestros agricultores carece de fundamentos serios, puesto que soslaya los impactos colaterales, como por ejemplo el uso irracional de agrotóxicos y herbicidas y la virtual liquidación de la semilla local.

Las semillas transgénicas acabarán con las simientes nacionales libres de modificaciones genéticas, a las cuales acceden gratuitamente los pequeños productores, lo que implicará a la larga una cesión de la soberanía del país a una poderosa multinacional que ganará cada vez más influencia en la producción y exportación agrícola, advirtió el Frente Guasú.

Según varios estudios presentados por la oposición, la legalización de los transgénicos implica un riesgo para la salud de los agricultores, acompañado por el ya existente a causa de los agrotóxicos vendidos por Monsanto. La historia de esta multinacional no da posibilidad de creer mucho en la bondad de sus recomendaciones si se recuerda que fue una de las empresas contratadas por Washington para la fabricación del célebre Agente Naranja, usado durante la guerra de Vietnam, apuntó el periodista Javier Rodríguez, corresponsal de Prensa Latina en Paraguay.

A ello se suma el atentado al equilibrio ambiental con las deforestaciones y las privatizaciones de territorios arrebatados a campesinos e indígenas a favor de las empresas del agronegocio. Y es que la desigual tenencia de la tierra es uno de los más graves e injustos problemas en Paraguay; se estima que el 1% de los propietarios rurales acapara el 77% de la tierra cultivable.

En el corto tiempo de ocupación del poder, Franco concretó lo que muchos consideran una alianza con los intereses de las transnacionales, que ven ahora un camino más viable para consumar grandes negocios en el esquema agroexportador de la agricultura paraguaya.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 - 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 5

min.

... a fondo

CSUTCB, máxima instancia superior de las rebeliones

Felipe Quispe Huanca *

La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), como una organización de esencia y presencia de las naciones “indias”, cumple 35 años de vida revolucionaria. Ha sido una instancia superior, generó y regeneró las movilizaciones de los labriegos del agro y las ciudades, como una organización sindical ha (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

¿Será Argentina la primera en abandonar al sistema quebrado?

Dennis Small *

En un veredicto escrito por el idiota juez aristotélico Antonin Scalia, el 16 de junio la Corte Suprema de los Estados Unidos se (...)

Explorar El Capital

La actual crisis del capitalismo ha coincidido con un renovado interés en El Capital de Marx. La revista británica Socialist (...)

Capitalismo, violencia y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

De Libia a Venezuela pasando por Siria y México, Ucrania, Afganistan o Irak... en lo que va de la década actual hemos (...)

G77 + China: Elementos críticos para el debate

Carlos C. Peñaranda Pinto y C. Ernesto Peñaranda Sánchez

El grupo de los 77 es presentado como la organización intergubernamental más grande de los países en vías de (...)

la frase

Juan Evo Morales Ayma no ganará las próximas elecciones, pero las comprará, (ya) las está comprando…

Semanario Aquí

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014