Sábado 20 de diciembre del 2014
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Cartas
Actualizado el 2012-01-01 a horas: 22:42:56

Recibimos esta carta de varios dueños de restaurantes y bares clausurados poco antes de Año Nuevo

Carta al señor Intendente Municipal de Cochabamba

Periodistas por el cambio

Pasó el año 2011 y hemos pensado en todos los motivos de gratitud que tenemos por los episodios venturosos que nos ocurrieron en sus 365 días. Son tantos, que quisiéramos referirnos sólo a uno para expresarle nuestra gratitud al señor Intendente y al gobierno municipal.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress

Lo visitamos hace pocos días en ese templo de la justicia que es la Intendencia Municipal para preguntar por qué nos habían (clausurado) los centros de diversión y esparcimiento que tenemos en Cochabamba y por qué nos aplicaron multas que iban de 2.000 a 4.000 bolivianos. Debemos confesar que íbamos un tanto furiosos y dispuestos a enfrentarnos, pero nos recibió don Emilio Cortéz y de inmediato pudimos medir su estatura intelectual y moral: un verdadero sabio, un hombre culto y prudente en los conceptos que vertió y que merecen figurar entre los pensamientos más agudos de Hegel, Kant o nuestro Franz Tamayo. Al escucharlo, nuestras quejas se desvanecieron y comprendimos nuestra culpa en toda su enormísima magnitud.

Queremos agradecer también al asesor jurídico de la Intendencia, un profesional joven pero de un nivel técnico y humano superior, como que ya se le nota su futuro de Magistrado de la Corte Suprema y jurista de nota. El Intendente, en su infinita bondad, había pensado que se podía bajar las multas, pero el joven abogado no cedió: la ordenanza es la ordenanza y hay que cumplirla. ¿Pero acaso no se puede hacer otras boletas?, preguntó el Intendente y el abogado contestó que las boletas de multa ya estaban giradas y no se podía alterarlas ni en una coma.

El Intendente, en su infinita sabiduría, nos sugirió pagáramos nomás las multas y que recabáramos formularios de “desclausura” para dar fin al asunto. Entonces saltó el joven abogado y arguyó que de ningún modo se podía “desclausurar” nuestros boliches; que si queríamos, volviéramos a abrirlos, pero ellos no respondían de una nueva clausura, que podía llegar en cualquier momento, a la menor instrucción de las autoridades municipales.

Tardamos un poco en entender sus sabias enseñanzas: en efecto, ¿qué gana un ciudadano con tener seguridad jurídica, amparada por una licencia de funcionamiento vigente y legal? Nada. Cuánto mejor, más kafkiano, más literario es vivir en la incertidumbre y tener algo que nos quite el sueño. Al fin y al cabo es tan inútil dormir… Cuánto mejor es comerse las uñas pensando de dónde pagar sueldos, aguinaldos alquileres y consumo. Las dificultades ennoblecen el espíritu, lo educan, y las adversidades lo vuelven cada vez más templado y fuerte.

De modo que salimos muy contentos de ese templo de la justicia, que es la Intendencia, y nos fuimos a pagar gozosos las multas asignadas. Es cierto que nos agarraron en curva, porque es fin de año y tuvimos que pagar aguinaldos, como que estábamos sin un mango, pero nos dimos modos para prestarnos dinero y pagar las multas. Total, no hubo fiesta de año nuevo, pero sí nos alcanzó para un modesto vinillo espumante con el cual brindamos por la eterna salud de ese hombre maravilloso y justo que es el Intendente, y por ese abogado joven y sabio, que lo asesora.

Un motivo más para agradecerle al alcalde, tan simpático él, por haber depositado su confianza y el hueso de su gestión en el señor Intendente. Qué grato fue saludarlo y conocer al fin a una persona tan valiosa como el señor Intendente.

Las cosas se ponen difíciles para el que invierte, y quizás en algún momento haya que emigrar a otra ciudad llevando el capitalito que nos permitió abrir nuestros negocios, pero ¿dónde vamos a encontrar un hombre sabio y justo como el señor Intendente? Aun al precio de la clausura, de la multa y de la incertidumbre, las lecciones que nos dio fueron sublimes. Es cierto que sus argumentos no figuran en las ordenanzas que cita, y que las multas exceden las escalas fijadas: hemos leído la ordenanza 4030 y otras, y no hemos podido encontrar ni siquiera el eco de las sabias palabras del Intendente; pero no dudamos que las autoridades municipales sabrán recogerlas en nuevas ordenanzas que nos conviertan en una ciudad tranquila y respetuosa del sueño o de los insomnios de los viejitos de las OTBs, con hermosos monumentos de bronce a la práctica más importante del gobierno municipal: la clausura de boliches.

Un monumento al Gran Clausurador con la efigie del Intendente (¡o del señor Alcalde!) sería el más justiciero homenaje a esta época maravillosa que vivimos los cochabambinos. Una gestión municipal es muy difícil por la cantidad de escenarios en que se debe actuar, entre ellos la cultura, el urbanismo, la reforestación, el cuidado de los jardines, pero creemos que muy bien hace el alcalde en olvidarse de estos temas y centrar su apoyo en las honestas prácticas del señor Intendente. Por fin hemos aprendido a hablar y pensar en Castellanos. ¿Qué es eso de defender la chicha? Qué vergüenza. ¡Qué práctica de cholos! ¡Cuánto mejor es clausurar boliches y echar esa inmunda bebida al suelo!

Ya vendrán las próximas elecciones municipales y entonces seguramente recordaremos estas sabias enseñanzas para reelegir al señor Alcalde y rogarle que conserve, por siempre jamás, en la Intendencia, a un hombre tan sabio y justo.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 - 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 5

min.

... a fondo

CSUTCB, máxima instancia superior de las rebeliones

Felipe Quispe Huanca *

La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), como una organización de esencia y presencia de las naciones “indias”, cumple 35 años de vida revolucionaria. Ha sido una instancia superior, generó y regeneró las movilizaciones de los labriegos del agro y las ciudades, como una organización sindical ha (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

¿Será Argentina la primera en abandonar al sistema quebrado?

Dennis Small *

En un veredicto escrito por el idiota juez aristotélico Antonin Scalia, el 16 de junio la Corte Suprema de los Estados Unidos se (...)

Explorar El Capital

La actual crisis del capitalismo ha coincidido con un renovado interés en El Capital de Marx. La revista británica Socialist (...)

Capitalismo, violencia y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

De Libia a Venezuela pasando por Siria y México, Ucrania, Afganistan o Irak... en lo que va de la década actual hemos (...)

G77 + China: Elementos críticos para el debate

Carlos C. Peñaranda Pinto y C. Ernesto Peñaranda Sánchez

El grupo de los 77 es presentado como la organización intergubernamental más grande de los países en vías de (...)

la frase

Bolivia basa su demanda en las promesas formales de Chile que le ofreció a nuestro país un acceso soberano al mar

Carlos Mesa Gisbert

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014